cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Café de la piedad
Amor |
23.11.18
  • 4
  • 13
  • 1187
Sinopsis

"Uno, busca lleno de esperanzas El camino que los sueños Prometieron a sus ansias... Sabe que la lucha es cruel Y es mucha, pero lucha y se desangra Por la fe que lo empecina... Uno va arrastrándose entre espinas Y en su afán de dar su amor, Sufre y se destroza hasta entender: Que uno se ha quedao sin corazón... Precio de castigo que uno entrega Por un beso que no llega A un amor que lo engañó... Vacío ya de amar y de llorar Tanta traición ..." Fragmento del tango "Uno"

 

¿Para qué le voy a mentir, Galeaso? No lo invité a tomar este café para eso.

Venía escapando de esa escuela sin libros que machaca y machaca la cabeza. Es menester que uno haga lo que otros dicen, porque es conveniente. Una obediencia debida para no declinar el poder. Como una dictadura para toda lo que resta de vida, que como si fuera poco, se vuelve cárcel.

Uno a veces, persigue otros cielos.

Es difícil vivir así, entre tanto atropello. Lo empujan hasta echarlo de casa con el asunto ese de los mandatos, en la escuela con los preconceptos, en el trabajo con los estereotipos, en la vida con las circunstancias. Ni los pensamientos lo dejan a uno en paz con tanta idiotez organizada.

¿A usted le parece, Galeaso? Tropezar y tropezar hasta encajar no es sano. Es el modo con que se van perdiendo o abollando las piezas y cuando se quiere uno acordar, ya no hay formas de rearmar el rompecabezas. Uno no es juguete de nadie.

Hablando de cabezas, mi hermano era de los que no dejaba títeres con mollera. Algunas de sus maravillosas máximas todavía rondan como merodeadoras furtivas y lo vistan a uno en los momentos de ocio.

Uno está en las antípodas.

A uno le gusta disfrutar de la mujer como ser humano integral, como una compañera ideal. Por ejemplo: Isabel canta como los Dioses, esa es una afirmación que enaltece a una mujer, la vuelve majestuosa. Sabe interpretar, que es mucho más profundo aún. Gabriela a la hora de filosofar lo pasa a uno por encima veinte veces y vuelve como si nada al lugar donde parió sus pensamientos, uno la  queda mirando atónito, con más dudas que certezas. Claudia en sus sueños, visita otros mundos, sus manos hacen y deshacen con sapiencia. Crea con desparpajo, pareciera para ella todo un permanente deja vú, su obra conquista los sentidos. Raquel tiene el don supremo de saber incluir, saber compartir y uno no está hablando de caramelos o tostadas con manteca. Cuando uno platica con ella todo fluye, es un ser de luz. Miriam mientras cocina o ceba mate sabe escuchar, para completar el momento apoteótico, es muda, por lo que nunca va a decir una palabra fuera de lugar.

No lo mire a uno como si nunca hubiese conocido mujeres así, Galeaso, queda feo. ¿A usted le parece arruinar esos momentos mágicos metiendo uno mano en algún escote o bajo la falda? ¿Existe en verdad la amistad entre el hombre y la mujer? ¿O solo es una utopía que dura hasta que uno se enamora del otro, o de otro y ahí se cae en la cuenta que ya no habrá amistad posible? ¿O en realidad uno se enamora siempre de cómo es uno cuando está con el otro y tienen razón los agoreros que afirman que el amor es un acto solitario?

Uno no quiere aburrirlo, si tiene que ir vaya, Galeaso. Pero antes atienda esta situación, como le decía, uno esquiva manotazos de derecha e izquierda, zigzagueando como gallina perseguida, no quiere caer en la trampa. Porque en definitiva, fanatizarse es eso. Más aún con esa filosofía de arcaicos argumentos y peores actos de fe. Sería morir un poco, tal cual  dormir la siesta.

Siempre hay un puntapié inicial. Un día entre aburrido y distraído, como quien no quiere la cosa, de tanto ir a buscar quien sabe qué, uno encuentra abrazos, caricias, besos, despierta a los placeres del sexo, idealiza y se desconcierta.

¿Hay amor sin sexo? ¿Es el sexo hacer el amor? ¿El deseo es el motor del amor? ¿Quiere un jugo de naranja, Galeaso?

 Uno se ve en la obligación de reflexionar sobre el amor, sopesar la ecuación entre amar y ser amado, testear la capacidad de saber amar y dejarse amar. Debatir sobre la inalterabilidad del amor, considerar lo dañino que resulta el hastío. Hay quienes piensan que lo más hermoso, como en el fútbol es la imprevisibilidad del resultado, en cambio hay quienes apuestan su sueldo en favor de un cero a cero aburrido y sin riesgos disputado en cancha neutral. Todas las variables son válidas, si hasta quien jura amor eterno gusta de cambiar la ropa entre temporadas para sentirse vivo y renovado.

El hombre debe dejar de lado los pruritos y cuestionarse, examinarse, desafiarse, deje de amagar y pida esas dos medias lunas, Galeaso, que va a hacer zozobrar la historia.

Uno comete el atroz error de suponer. A pesar que los Toltecas advirtieron que no debe hacerlo, supone que está viviendo la experiencia amorosa más alocada, superadora e inédita que pudo haber vivido ser humano alguno. La vanidad colabora gustosa.

Hasta que un día, sentado en la cama, se da cuenta que está solo en la pieza, siente que al hablarle, se habla a sí mismo y las palabras rebotan burlonas en el piso.

Uno descubre que ella sólo cree en ella y las partes que ha ido rejuntado por el camino. Ha cerrado filas y vuelve a esa estructura de bicho de metal que solamente abandona para amar. Allí se convierte en el maravilloso engranaje de la máquina amatoria que lo tritura y deja  rendido a uno a sus pies. Cuando ella ama, uno siente la pérdida del peso específico, la piel se torna una frontera difusa e imperceptible. Sería un facilismo afirmar que el tiempo se detiene, al contrario, uno disfruta con fruición que el reloj pierda su traje de tirano hereje y suplique recobrar el protagonismo con que atormenta. Hasta tocar el éxtasis, momento preciso en que regresa otra vez a su metálica crisálida, al ostracismo de su mundo interior y uno a mendigar. Se nota que ella ha escuchado lo que uno no ha querido, pero al revés. Cosas de tribus, uno piensa, no es para cualquiera amar las diferencias. 

Definitivamente uno está seguro que las cosas sólo les suceden a los demás, es como si el instinto de conservación se hiciera extensivo a todo lo que uno posee, llámese bienes, sentimientos, deseos, idiotez, absolutamente todo.

La vida pasa y uno anda a las vueltas en esa rueca de querer y no poder, de necesitar y no contar, de amar y no saber a quién. Hilando preguntas. Consumiendo frases de autoayuda.

¿En eso se transforma el amor? ¿Qué necesidad hay de volverse desconocidos cuando la palabra juega a favor? ¿Pero qué necesidad, Galeaso, de mojar las medialunas en el café?

Mozo, la cuenta. Comenzó a lloviznar, a uno le encanta caminar bajo el agua canturreando algún tango. Los hombres de verdad son los que mejor saben llorar.

Uno ha quedado encantado de conocerlo, Galeaso, cuídese mucho.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy buenas las reflexiones de Galeaso, como sus precisas pincelas de humorismo. Buenísima tu pluma, Romula.
    Sus relatos hacen de esta página una página mejor. No se deje desanimar, este ranking y nada es lo mismo. A los buenos escritores, gracias a los trolls, hay que buscarlos del 100 para arriba. Bárbaro
    Gracias Fransesc. Tus apreciaciones son muy interesantes, un abrazo.
    Gracias Carlos. Siempre acertado en tus comentarios. Eres un gran motor. Un fuerte abrazo.
    Gracias Jovato. Escribir un buen tango es algo que podría figurar entre mis suelos no tan lejanos. Un abrazo.
    Gracias Yazmin. Un abrazo
    Leomaria Gracias. Hacer pensar es cumplir un sueño. Un abrazo.
    Gracias Lorenz. Vale así era un oído alquilado, sólo estaba interesado en el café y las medialunas jajaja. Un abrazo.
    Un gran escrito especulativo sobre el amor. Hay libros que dicen que nadie sabe lo que es el amor. Yo creo que esto es algo subjetivo porque depende de la subjetividad de cada cual. Así y todo los tangos siempre tienen razón porque es muy difícil el amor ya que el hombre y la mujer son dos seres diferentes, y es preciso que entre ellos siempre haya un acuerdo como entre la patronal y los sindicatos. Y sí se puede ser amigo de una mujer, porque yo he tenido experiencia de eso; aunque también este aspecto hay que consensuarlo con la otra persona. ¡Un abrazo!
    Hola amigo. Excelente filosofar sobre una de las bases del ser humano...el amor. Cuanta más sensibilidad tiene la persona, más se cuestiona todo el mundo del amor... y creo que a tí, te sobra. Yo conozco gente que no se ha enamorado nunca y mucho menos se ha hecho ninguna pregunta. Al leer una página del Quijote, unos ven muchas implicaciones y otros casi ninguna. Con el amor pasa parecido, para unos ha sido algo trascendental y otros no saben lo que es, todo depende del grado de madurez aue se tenga. Un abrazo
  • Alimenta al lobo. Parecerá juego. Él no sabe de eso, lo quiere todo. Y no es un juego de palabras.

    Viajar es un placer. Es un abrir los sentidos a disfrutar todo lo que se revela y nos llena el alma. A veces es imposible.

    ¿Que hace que no podamos hablar francamente de la realidad? Si todo es máscara, la vida no llega a ser algo. Se convierte en escenario del ridículo. Ficción diaria para darnos cuenta por la noche del terror de no ser ni significar nada para nadie. Y en esa ausencia de nosotros mismos, nace la obsesión por el otro, por lo otro. El fracaso de lo compartido, del mundo a partir del otro.

    El tiempo lo cambia todo. A veces no hay respuestas. A veces no hay perdón. Lo que perdura está grabado en un lugar con clave.

    Llegué por mar hasta el Golfo. En esos barcos había mucha más gente que en otros que había navegado. Me senté a comer mis frutas y escuché las habladurías de la gente. El Oráculo de Delfos siempre dice lo correcto a señores o viajeros. Y fui con mi pregunta hasta él. Con ojos inexpresivos habló.

    El espíritu navideño del dueño de un restaurante, provoca una fuerte reflexión sobre la condición humana en una joven cocinera, que debe modificar algunos detalles para cumplir con los deseos que se le pidieron.

    Un encuentro casual con un perro de la calle. Una reflexión sobre la conexión mística con esas criaturas inocentes que entran en nuestras vidas y las marcan.

    Experiencias que viven y sufren los niños se convierten en miserias de adultos. Victimas o victimarios, para los inocentes siempre da igual.

    Gastemos el tiempo y las energías en ser felices.

    "Uno, busca lleno de esperanzas El camino que los sueños Prometieron a sus ansias... Sabe que la lucha es cruel Y es mucha, pero lucha y se desangra Por la fe que lo empecina... Uno va arrastrándose entre espinas Y en su afán de dar su amor, Sufre y se destroza hasta entender: Que uno se ha quedao sin corazón... Precio de castigo que uno entrega Por un beso que no llega A un amor que lo engañó... Vacío ya de amar y de llorar Tanta traición ..." Fragmento del tango "Uno"

  • 55
  • 4.61
  • 13

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta