cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

16 min
Capítulo 35: ¿Te olvidaste de mí?
Ciencia Ficción |
10.09.20
  • 0
  • 0
  • 63
Sinopsis

Continuación de esta bizarra historia

Está por llegar la media noche en Megido, la última batalla entre el bien y el mal se está desarrollando y la situación en estos momentos se ve inclinada a favor del ángel rebelde, el cual mira con satisfacción como su última amenaza desaparece en frente de él, luego gira hacía el humano que lo acompañó durante su estadía en el mundo.

Al ver la mirada de Lucifer sobre Emilio este comenzó a temblar, y solo atinó a decir un pedido presa del temor que sentía en ese momento.

-Hazlo rápido – No quería sufrir una tortura innecesaria si esta podía evitarse.

El rostro de Lucifer se puso serio y dio como respuesta una negativa que sorprendió a las dos personas que se mantenía en esa sala con él.

-No puedo hacerlo.

-¿Qué a qué te refieres? – Pregunto conmocionado el joven, no entendía como alguien que pudo desaparecer a Carla en segundos tendría un impedimento para hacer lo mismo con el.

-Hay reglas en este juego ¿sabes? Creo que tu amigo sueco se olvidó de mencionártelas, pero déjame iluminarte un poco – Comenzó a explicar mientras se ponía la espada al hombro - ¿Crees que si yo pudiera eliminar a los humanos directamente necesitaría haber enviado a alguien como Carla o los otros en primer lugar? La primera condición que se me impuso en esta prueba, es que si iba a demostrar que las creaciones de mi padre le darían la espalda es que yo no podría eliminar a ninguno de los humanos que se mantenían fieles a él directamente, por lo que me vi forzado a usar otros métodos a través de la historia, con enviados de mi parte sembrando confusión, creando guerras y rivalidades, es relativamente fácil cuando entiendes que los humanos son criaturas que se dejan llevar mucho por sus propias ambiciones egoístas y que algo que detestan es aceptar que alguna vez se equivocaron… no prefieren entablar un combate antes que admitir que no tienen la razón. 

Al oír esto Emilio quedó sorprendido, pero tenía sentido si él hubiera actuado directamente desde el principio esta guerra hubiera terminado hace mucho.

-Eso no quiere decir que este a salvo precisamente – Continuó con su explicación Lucifer – Las condiciones para que yo gane en todo esto es simple, en unos minutos no puede haber nadie fiel a mi padre pisando la ciudad de Megido, objetivo que como puedes ver está muy cerca de cumplirse.

El pequeño alivio que sintió Emilio comenzó a desvanecerse, el ejército de la tierra unida estaba ganando y a este paso no le quedará nadie que lo pueda ayudar sobre la faz de la tierra, si tan solo pudiera darle esta información a sus compañeros podría hacer algo, pero no había manera. “Diana debió considerar en que tengamos algún medio de comunicación con el frente de batalla, pero le dio prioridad a no tener elementos que puedan hacer ruido”

-A los únicos que puedo hacer daño son a los enviados directos de mi padre, como te habrás podido apreciar –El ángel caído prosiguió con la descripción de la situación mientras que señalaba con la espada el lugar donde desapareció Salvador- Y obviamente a los míos propios, es por eso que una vez que vi que esta guerra estaba ganada me deshice de Carla, ahora solo queda tomar el control de la situación.

Lucifer comenzó a caminar hacía la ventana y al momento que daba algunos pasos de su espalda salieron siete hermosas alas de luz similares a las que Diana mostró en sus últimos momentos, luego de ello, comenzó a elevarse a una altura de casi 20 metros sobre la estructura donde se encontraban Emilio y Zeitan.

-Queridos Luciferistas – La voz de Lucifer retumbaba en toda la ciudad como si tuviera incorporado parlantes de gran potencia dentro de su cuerpo – Primero que nada me presento ante ustedes, yo soy quien envío a Carla meses atrás a guiarlos me pueden conocer como Lucifer, Abadón, Belcebú, Samael, Leviatán, entre varios otros nombres según su cultura.

Los disparos cesaron en ambos bandos, el ver a  un ser sobrenatural realizar tal proeza captó la atención de todos los combatientes que impresionados por un fenómeno tan antinatural detuvieron sus acciones. Pero lo más impresionante es que cada persona lo escuchaba hablar en su lengua materna lo que sorprendió aún más a algunos.

- Es mi deber informar que mí, hasta hace unos momentos,  representante Carla Moon ha caido luchando valientemente contra el último enviado de mi padre al cual logró llevárselo consigo, algunos de ustedes lo conocieron como “Salvador”, pues temo decirles que el ya no está más entre nosotros.

Se pudo escuchar lamentos y reacciones diversas en ambos bandos, pero los que comenzaron a mostrar expresiones de desolación fueron los miembros del ejército formado por Hu Jong  y Kang, por su lado Emilio pensaba “Mentiroso… está tratando de manipularlos a todos y no hay nada que pueda hacer para evitarlo”

-Sin duda es una gran pérdida para nosotros –Continuó con su discurso Lucifer – Pero el mayor daño se lo llevaron definitivamente nuestros enemigos al haber perdido a su mejor soldado. Pero esto no significa que debemos aniquilar a todos sus aliados continuando con este combate innecesario… A todos aquellos que se han unido para tratar de vencer al ejército que Carla logró reunir les hago esta oferta, su derrota es inminente creo que incluso desde sus limitadas perspectivas lo pueden entender, por lo que si tiran sus armas al suelo, se rinden y se ponen de rodillas ante mi… les perdonaré la vida… No es necesario que se derrame más sangre por parte ninguno de los dos ejércitos.

El silencio reino durante unos segundos, los soldados de la tierra unida esperaban la reacción de sus enemigos, los cuales se miraban mutuamente esperando que alguien de la iniciativa. En la estructura de comando Zeitan observaba por una ventana con expectación de ver como todos sus enemigos se rendían, en otra ventana  a unos metros Emilio también observaba pero esperando lo peor, ya que el rendirse sería la solución más razonable, de todas formas esta guerra ya tenía un claro ganador.

El silencio se rompió por nuevos disparos desde una zona del ejército aliado, pero estos no iban contra soldados de la tierra unida sino que estaban dirigidos a Lucifer.

-Prefiero morir de pie a arrodillarme ante este monstruo – Se le escuchó decir a Hu Jong al tiempo que utilizando un rifle de asalto de largo alcance trataba de disparar a su nuevo enemigo – Yo vine aquí por la victoria o la muerte más jamás por una rendición.

La imagen de su comandante inspiro al resto de su ejército y el combate se retomó, algunos volvían a tratar de ganar control sobre la ciudad mientras que otros disparaban a la figura alada sobre la estructura de control enemiga sin éxito dado que el objetivo era muy pequeño y lejano.

-Que así sea… Terminen con ellos mis valientes guerreros y serán recompensados al amanecer del nuevo día –Se le escuchó decir a Lucifer mientras descendía nuevamente a la estructura.

Aun con la espada de Dios en mano y con una mueca de enojo el ángel caído desciende entre Emilio y Zeitan y le dirige unas palabras al primero.

-Algo que siempre me impresionó de ustedes es que son demasiado impredecibles, quien iba a pensar que una raza que se mata a si misma por interpretar diferente un mismo mensaje pueda unirse de esta forma.

Luego miró a la luciferista y le ofreció la espada.

-Hey tu… has algo útil y mata a este chico… No puede haber nadie fiel a mi padre aquí y el tiempo ya se está acabando.

A la chica la proposición la agarró de sorpresa, ella nunca había matado a nadie, había visto videos de homicidios y esas cosas para darse una imagen de chica ruda, pero jamás le había quitado la vida a un ser vivo, en realidad era una persona muy amable que hasta solía rescatar gatos en abandono, por lo que no sabía que hacer en ese momento pero presentía que si no obedecía podía correr el mismo destino que Carla.

Por su lado Emilio comenzó a estudiar la situación, la joven media aproximadamente metro y medio y no parecía ser muy fuerte físicamente, él no era una persona violenta y jamás le había levantado la mano a una mujer pero si su vida dependía de ello tendría que dejar la caballerosidad de lado “Maldición Diana, ¿Por qué nunca me enseñaste a pelear?” pensaba mientras que diseñaba su estrategia de sobrevivencia.

Zeitan comenzó a avanzar hacía lucifer aun con dudas, mientras que Emilio retrocedía para poder ganar algo de espacio, pero la atención de los tres cambio cuando se escucharon sonidos de fuertes golpes en la estructura donde se encontraban pero venían de la parte opuesta a donde se estaba realizando el combate.

Estos rápidos golpes iban desde la base hacia la parte más alta y cuando llegaron a la cima, se pudo ver surgir a un soldado del ejército de la tierra unida el cual con una gran agilidad atlética surgió por detrás de la pared y se colocó en posición de ataque como un animal salvaje.

Antes que cualquiera pudiera distinguir bien al recién llegado este se lanzó con todas sus fuerzas contra Lucifer a tal punto que daño la estructura la pared que había trepado para ganar impulso.

El movimiento fue tan rápido y violento que el líder la tierra unida no pudo defenderse y cayó al suelo, mientras que el recién llegado le daba golpes a una velocidad tan devastadora que el sonido era similar al de una ametralladora.

Pero a los pocos segundos, este ser saltó lejos de su enemigo y se pudo ver su silueta femenina y cabello largo, Emilio casi grita de emoción cuando le pareció ver el rostro de Diana en ella, pero al visualizar mejor se dio cuenta que no era ella… pero si era alguien que él conocía e igual expresó su alegría con una gran sorpresa.

-¡GEN X!

La chica que habían dejado en Cachemira, estaba ahora con él enfrentando a su enemigo más peligroso, a diferencia de la última vez que se vieron, cuando su expresión era de incomodidad y fastidio, ahora se podía ver una sonrisa de seguridad en su rostro.

-¿Quién eres tú? –Comenzó a decir Lucifer al tiempo que se levantaba apoyándose sobre la espada, había sido golpeado pero no era algo grave – Ni yo ni mi padre podíamos enviar a más aliados, el tiempo límite para eso se cumplió hace meses.

-Ho… pero yo llevo en este mundo meses –Respondió Gen X sin perder su sonrisa que parecía dar a entender que estaba segura de poder darle la vuelta a la situación - ¿Quién crees que ayudó a Diana y a este niño a sacar la espada que tienes en tu mano?

-No lo puedo creer, Gen X –Comenzó a hablar Emilio visiblemente animado -¿Te comunicaste con Diana? ¿Ella te dio la idea de vestirte como un soldado enemigo verdad? Al igual que nosotros.

-No he hablado con ella desde que nos separamos en Cachemira –Respondió Gen X con un gesto de desagrado - ¿Realmente crees que es tan difícil pensar en vestirse como el enemigo para pasar desapercibido?...Es una estrategia que usaban los antiguos ninja en Japón cuando se infiltraban como jardineros a las residencias de sus enemigos y replicada por varias otras sociedades… Estuve incluso desde antes que Salvador los transportara dentro de la ciudad, solo me mantenía a la espera de la señal para entrar en escena.

-¿La… señal? –Pregunto contrariado Emilio -¿Te refieres a la caída de Salvador o al sacrificio de Diana?

-No… Ellos dos me tienen sin cuidado…- Comenzó a explicar Gen X al tiempo que señalaba el combate atrás de ellos – Mi señal para entrar en acción siempre fue esta.

La joven comenzó a caminar hacía Lucifer, sin dejar de hablar.

-Debía de esperar a que los humanos te rechacen… ¿Lo ves Satanás? Aun con la espalda contra la pared existen personas que no se rendirán ante ti… Sabíamos que intentarías llevarlos a todos a tu bando… pero confiamos en que un grupo por más pequeño que sea te rechazaría.

El ángel caído apretó los dientes con furia y se lanzó a atacar a Gen X con la espada.

-¿Y eso que importa?- Comenzó a decir mientras que trataba de cortarla por la mitad – Los fieles a mí los superan en número y casi no han podido entra en Megido, es solo cuestión de tiempo para que todos caigan, incluyéndote.

Ante el asombro de Zeitan y Emilio, Gen X esquivaba los cortes de su enemigo con gran agilidad, luego de doce intentos fallidos, la chica da un gran salto para alejarse de su perseguidor y evaluar la situación.

Primero ve a Emilio al cual sonríe con astucia, luego gira hacia Zeitan y corre hacía ella, al llegar a su lado la toma de la cintura y le dice tranquilamente

-¿Bailamos?

Gen X levanta a la chica fácilmente con una mano y como si fuera un saco de poco peso la lanza hacía la cara de Lucifer reduciendo considerablemente su campo de visión, situación que aprovecha para acercarse.

Ante esta maniobra inesperada el líder de la tierra unida hace un rápido corte sobre un brazo y la cintura de Zeitan, haciéndola gritar de dolor a la chica segundos antes de morir, pero este movimiento ocasionó que la sangre le cayera en el rostro impidiéndole ver adecuadamente, por lo que trata de cortar nuevamente hacía adelante, pero Gen X había cambiado su dirección y entrando a atacar por el costado izquierdo con una patada en las piernas logra hacer que Lucifer pierda el equilibrio y caiga al suelo.

Emilio no puede creer lo que está viendo, la chica que recién ha llegado está tomando el control de la situación, ve con esperanza como salta sobre su enemigo para posiblemente atacarlo nuevamente como cuando llego, esa idea desaparece cuando ve como la punta de la espada de Dios sale por la espalda de Gen X y ella comienza a retroceder con el arma incrustada en su cuerpo.

-Bueno, muy divertido y todo pero hasta aquí llegaste. –Comienza a hablar lucifer mientras que se pone de pie y ve con tranquilidad como su oponente comienza a trastabillar mientras que pierde sangre por la herida.

Para sorpresa de los que la observaban Gen X no ha perdido la sonrisa, la cual ahora se veía ligeramente opacada por un hilo de sangre que comenzaba a brotar se boca.

-Es cierto… Hasta aquí llegué… Pero mi misión nunca fue la de eliminarte.

-¿De que estas hablando? –Le espetó el ángel con ira – Con esa espada en tu cuerpo no te queda ya nada más que desaparecer.

-Yo estoy aquí para recompensar a los que  se mantuvieron fieles a nuestro padre así sea en la situaciones más difíciles… -Respondió la chica al tiempo que tosía sangre – Y darles una segunda oportunidad… Es por eso que mi verdadero nombre es… Génesis… Esto comienza de nuevo.

El cuerpo de Génesis se convirtió en pequeños puntos de luz, los cuales se elevaron hasta el cielo, en donde se multiplicaron y dispersaron en siete direcciones diferentes sobre el campo de batalla como si fueran relámpagos para luego comenzar a caer sobre los soldados de la alianza mundial que yacían en el suelo sin vida.

A los pocos segundos James Burt abre los ojos nuevamente, y junto con el todos los soldados aliados que habían caído durante el combate, pero ningún miembro de la tierra unida fallecido se levantó.

La mayoría de los combatientes que se pusieron nuevamente de pie, además de sentirse recuperados del cansancio, tenían sus municiones casi sin uso, en especial los que cayeron primero. Si bien la tierra unida tenía el dominio de la situación esto le había costado la pérdida de más de la mitad de sus miembros, ante este nuevo grupo armado, con energía y disperso por toda la zona de guerra no le queda otra opción más que comenzar a retroceder rápidamente.

Desde la base de control de la tierra unida, Emilio observa como sus compañeros comienzan a avanzar hacia donde él está y los soldados enemigos no pueden hacer nada para detener esta nueva fuerza de ataque que los supera en número y recursos.

-Lo hemos conseguido. – Se dijo el joven para sí mismo. –Tomaran el control de Megido en breve.

Se giró para ver a Lucifer quien sabía que no podía hacerle daño por lo que el mismo había dicho, esperaba verlo desesperado y mostrando la derrota en el rostro, pero estaba sorprendentemente calmado.

-Un excelente movimiento viejo… muy bueno no lo voy a negar. –Se le escuchó decir a Lucifer – Lástima para ti que yo también me guarde algo para una emergencia como esta.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 36
  • 4.67
  • -

Que aburrido que es hablar sobre mí....

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta