cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

13 min
Capitulo 85 y epilogo.
Ciencia Ficción |
07.04.22
  • 5
  • 6
  • 705
Sinopsis

En el capitulo de hoy: última entrega y epilogo de esta serie, que tengo que reconocer que se ha alargado más de lo que pensaba. Tengo el problema de enrollarme mucho. Espero que haya sido del agrado de los lectores. Muchas gracias a todos.

Este relato lo encontraras también en:

http://lashistoriasdelcalvo.blogspot.com/

                               *      *     *     *     *

 

La explanada que había frente a la entrada principal de la Escuela Naval de Nueva España estaba petada de gente. Muchos vehículos vaciaban su contenido humanoide y de pequeñas maletas de los cadetes. En un espacio próximo aterrizaban los vehículos aéreos que igual que sus compañeros rodantes vomitaban decenas de estudiantes y sus familias. La lanzadera de Marta había aterrizado allí e Itziar, acompañada por su madre, su abuela y sus tías, había descendido arrastrando su trolley. Al pie de la rampa, la esperaba el director de la escuela: no iba a haber ningún tipo de acto protocolario porque Marta lo había prohibido.

—Buenos días mi señora, —le saludó el director ofreciéndole la mano.

—Buenos días señor director, —respondió Marta aceptando la mano. Cómo no iba vestida de almirante no era necesario el saludo militar. Todas las demás también iban de civil—. Le presento a mi hija.

—Buenos días futura cadete, —saludó ofreciéndole la mano.

—Mi señor, es un honor.

—No hemos podido impedir que estén presentes las cámaras de televisión, pero tienen vetado el acceso al interior.

—También hay muchos familiares que en lugar de entrar la están esperando: quieren verla.

—No, si al final vas a terminar firmando autógrafos mama, —bromeó Itziar.

—O haciéndose selfis, —añadió Cortabarría.

—Anda, tira para adelante, —la dijo su madre mientras los demás reían—. A esta átela corto que cómo se descuide…

—No se preocupe mi señora: estoy acostumbrado, —dijo el director riendo.

Cuándo entraron en la explanada, decenas de personas se acercaron a la comitiva para saludar a Marta y es que era una figura legendaria en Hispania y en El Baldío, y además, venia acompañada por Cortabarría. Que duda cabe que esta había conquistado gran parte de la zona ocupada por Tardasia, pero Marta había traído la paz definitiva, primero con Tardasia y posteriormente con Kahanam.

Con mucha amabilidad, los escoltas fueron abriendo paso hasta el acceso principal. En el interior se notaba mucha actividad y la sorpresa fue que allí la estaba esperando alguien a quien Itziar quería mucho.

—¡Kaxila! —gritó la futura cadete nada más que la vio abrazándola rápidamente.

—Oye, —dijo Marta mirándola detenidamente—. ¿Eso que veo es una tripa?

—¿Estás embarazada? —preguntó Itziar y frunciendo el ceño volvió a preguntar—. ¿Por qué no me lo habías dicho?

—Era una sorpresa cariño, —respondió la emperatriz llenándola de besos.

—Que estás ¿de uno o dos meses? —preguntó Marta.

—De algo más de uno.

—Pues sí que se te nota, —comentó Inés dándola un par de besos también.

—Inés, las hembras tardasianas tienen una gestación muy corta, —dijo Itziar—. Lo sabe todo el mundo.

—Pues yo no tía lista, —respondió Inés.

—Ni yo, —respondió Mira.

—Pues yo menos, —añadió Cortabarría.

—Y yo no digamos, —dijo también Esther.

—Podéis decir lo que queráis, que aquí no voy a escuchar vuestras bobadas, —dijo Itziar con el ceño fruncido.

—Las echaras de menos, —dijo su madre acariciándola el pelo. Y mirando a Kaxila preguntó—. ¿Entonces para enero o febrero?

—Finales de enero.

—Y ¿sabemos quién es el padre? —se interesó Itziar.

—No, no. Ha sido por inseminación artificial.

—Espero que sea una niña, —dijo Itziar.

—Por supuesto mi amor, —respondió la emperatriz riendo—. Esta y la siguiente. Voy a tener dos embarazos seguidos: ya sabes para asegurar el trono. Es que tu madre se pone muy pesada con ese tema.

—Te comprendo: en ocasiones es muy plasta.

—¡Pero será posible la mico esta! —exclamó Marta mientras los demás reían.

Todos subieron a la primera planta dónde estaba el dormitorio que la había asignado y que compartiría con otra cadete, que resulto ser de Kánaster y que se quedó muy impresionada cuándo vio a quien iba a tener de compañera.

A la hora fijada para que los acompañantes salieran del edificio residencial, todos lo abandonaron dejando a los cadetes solos.

 

 

Al día siguiente, Marta llegó al palacio de la presidencia porque tenía una importante reunión. La estaban esperando el presidente de la República y el canciller Xelar.

—Ha llegado pronto, —le dijo al canciller al darle dos besos.

—Sí, quería comentar algunas cosillas con el presidente antes de que llegaras.

—Bueno: peligro, —bromeó Marta—. En España decimos: “reunión de pastores, oveja muerta”.

—A ti no te calificaría de oveja, —dijo el presidente riendo—. Sentémonos, antes de que sigas con los refranes.

—Sí, será lo mejor, —añadió el canciller—. Bueno, cuéntanos.

—Cómo ya saben por los informes que les hemos enviado, la situación en Kahanam esta estabilizada. Nuestros equipos científicos han encontrado una forma de reactivar la estrella y la sociedad kahanamita ya no corre peligro. La base de control que hemos instalado en el sistema vecino es autosuficiente económicamente gracias a la extracción de minerales estratégicos en el propio sistema.

»Hace año y medio, enviamos en dirección al origen del Brazo de Orión dos naves no tripuladas que han ido sembrando de sensores y repetidores de señal todo el recorrido. Actualmente tenemos controlado casi mil quinientos años luz y hemos podido comprobar que nuestras sospechas se han confirmado. Todo está devastado, no hay nada, no hay ningún planeta con posibilidad de albergar vida. Según nuestro criterio es muy difícil que alguna civilización hostil proveniente del Brazo de Sagitario pueda llegar hasta nosotros con naves tripuladas. Queda la posibilidad de que pueda haber incursiones directas de un brazo a otro por espacio libre, pero es muy remota y además ya estamos trabajando en ello para instalar estaciones automáticas de espacio profundo.

»Seguimos con el plan de desmovilización de tropas que ya teníamos en marcha, porque para este último conflicto no hemos necesitado a la infantería. Hay un cambio en ese plan y es que algunos efectivos van a pasar a la Guardia Civil. Cómo ya saben, hay un acuerdo para que la benemérita pase a ser definitivamente una policía federal intermundos, además de seguir con sus atribuciones actuales de protección y control de las rutas comerciales.

»Actualmente, según mi criterio, Xelar y El Baldío, no tienen ningún tipo de amenaza exterior. Talíssia ha emprendido la vía de la democracia y además su nueva flota de guerra esta compuesta por naves de tecnología española por lo que dependen totalmente de nuestros suministros. Lo mismo ocurre con Orión y Tardasia. Además, todos dependen de nuestros nuevos portales para sus exportaciones comerciales. Además, ha habido un cambio significativo con la emperatriz que parece que definitivamente quiere consolidar el imperio: esta embarazada.

—¡No me jodas! Por fin, —exclamó el presidente mientras que el canciller se echaba a reír al ver su reacción—. Cuidado que se ha hecho de rogar, aunque lo siento por el padre.

—No hay padre, —dijo Marta riendo—. Ha sido por inseminación artificial.

—A mí me vale, —dijo Tórkurim.

—¿Y para cuándo tenemos retoño imperial? —preguntó el presidente.

—Retoños: va a tener dos embarazos seguidos. El primero a finales de enero y el segundo más o menos para agosto, —y ante la cara de perplejidad que pusieron los dos, añadió con humor—: las hembras tardasianas tienen un embarazo más corto. Lo sabe todo el mundo.

—Pues yo ni idea.

—Pues anda que yo.

—Eso me lleva a afirmar, —continuo a Marta— que la situación geoestratégica ha cambiado profundamente desde que tomé posesión del cargo. En las circunstancias actuales no hace falta una guerrera al frente del ejército aliado, sino un diplomático… o diplomática.

—Antes de que sigas, presta atención, —dijo el canciller Tórkurim—. Los dos llevamos muchos años en nuestros cargos y tarde o temprano hay que poner fin a eso.

—No me jodan que se quieren ir los dos, —dijo Marta.

—Mira Marta, —dijo el presidente—. Cuándo termine este periodo habré estado veinte años en el cargo y ya estoy harto. A mis nietos los veo de tarde en tarde y ahora que voy a tener una más, quiero aprovechar. Mi intención es no presentarme a la reelección.

—A mí me pasa algo parecido, pero sin nietos, al menos por ahora. Ya estoy cansado.

—Por lo tanto, ahora no te puedes ir.

—¡Joder! Menuda cara, —exclamó Marta—. ¿Ustedes se van y yo me tengo que quedar?

—Es un último servicio que te vamos a pedir, —dijo Tórkurim.

—Además, así vas pensando en tu sucesor para…

—Ya sé quién tiene que ser mi sucesora, —le interrumpió Marta—. Luque por supuesto.

—Ya nos lo imaginábamos, —dijo el canciller riendo—. En el plazo de un año voy a renunciar cuándo este aprobado y en marcha el nuevo paquete legislativo que por fin va a abrir el Consejo a las hembras Xelar.

—¡Joder! Ya era hora. Cuidado que les ha costado.

—Y todo esto es gracias a ti y a Cortabarría. Vuestra permanente presencia ha abierto muchas mentes y ahora, por primera vez puedo conseguir que se apruebe. Ya sabes que las hembras han ido escalando a los niveles más altos de la administración, pero todavía quedaba esto.

—Lo que queremos Marta es que continúes hasta que nuestros sucesores estén consolidados en el cargo, —dijo el presidente.

—Ayer entró tu hija en la Escuela Naval. Puedes retirarte cuándo salga, ¿qué lo hará en cinco años? —preguntó el canciller.

—En seis. Ha entrado dos años antes de la edad oficial y tiene que hacer un curso preparatorio.

—¿Eso es legal?

—Por supuesto: ya se cambió la ley en tiempos de Cortabarría para fomentar el alistamiento.

—Bueno, pues eso es lo que queremos, que continúes unos años más.

—Y ¿en quién ha pensado para sustituirle? —preguntó Marta mirando al presidente—. Porque seguro que ya ha pensado en alguien.

—En tu amiga la ministra de defensa, —contestó riendo.

—Genial, —dijo Marta y mirando al canciller—. ¿Y usted?

—Va a haber continuidad no te preocupes: mi partido esta en unos índices fantásticos.

—¡Joder! Ya me están liando. Lo vuelvo a repetir: tienen mucha cara, —y después de permanecer unos segundos en silencio, añadió mirando al presidente—: vale, de acuerdo, continuaré hasta que la niña termine la Escuela Naval, pero siempre que su sustituta este de acuerdo.

 

EPILOGO.

 

Seis años después, Marta estaba en la entrega de diplomas de los nuevos alféreces. Desde hacia un año estaba en la reserva y Luque ya la había sustituido. Impecablemente vestida con su uniforme blanco y con sus principales condecoraciones cómo siempre elegidas por Inés y entre las que por supuesto destacaban la Laureada y la Gran Cruz Naval, esperaba la llegada de su hija para entregarla el despacho: iba a ser la ultima. A su lado, la nueva capitán general entregaba también despachos. Al otro lado el almirante Marchena. En la tribuna de autoridades destacaba la presencia de la emperatriz Kaxila, vestida de civil acompañada por su hija más pequeña: la mayor y heredera al trono imperial, se había quedado en Tarnagóm.

Cuándo llegó la última fila, Itziar se paró delante de su madre y las dos se saludaron militarmente. Marta la entregó el despacho y después las dos se fundieron en un cariñoso abrazo mientras la madre llenaba de besos a la hija. Después, rompiendo el protocolo cómo era previsible, Luque la abrazó también y a continuación Marchena.

 

 

Muchos años después, Itziar Buendía llegaría a ser almirante y tendría a su cargo un grupo de batalla naval. Nunca combatió porque heredó un Baldío en paz, un Baldío obra de su madre, de su abuela y de los lideres políticos que siempre las apoyaron.

La democracia se instauró definitivamente en Tardasia y Talíssia con paso firme. Incluso Orión, aunque más tímidamente, también avanzó en ese sentido. Con el tiempo, ya con Luque en la capitanía general y con la que fuera ministra de Defensa, ahora cómo primera presidenta de la República, Tardasia y Talíssia entraron a formar parte del Parlamento Federal y de la unión Fiscal y Financiera de El Baldío.

En la Tierra, España había ampliado su territorio con la anexión por referéndum de algo más de la mitad de la antigua Francia, incluida Córcega. La nueva frontera se apoyaba en el eje Cannes, Lyon, Rennes. Con la incorporación de territorios afines a Bélgica, Luxemburgo, Suiza e Italia, solo quedaban tres pequeños territorios independientes en las cercanías de la antigua capital.

Después de una cruel guerra civil, lo que quedaba de Alemania emprendió el camino de la recuperación con el apoyo de Naciones Unidas y de España.

Rusia nunca se recuperó. Bielorusia se había anexionado toda la Rusia europea, pero Naciones Unidas no la había permitido aproximarse al río Volga. El régimen bielorruso estuvo permanentemente vigilado por Cascos Azules con apoyo de España.

En el norte de África, toda la región del Rif marroquí se unió a España mediante referéndum convirtiéndose en una nueva comunidad autónoma. Las ciudades autónomas se convirtieron igualmente en entes autonómicos. Melilla amplió su territorio desde el Rif hasta la frontera con Argelia incluyendo Nador. En la zona occidental, Ceuta se expandió hasta Tetuán, Tánger y Larache.

China nunca llegó a ser un peligro. Férreamente vigilada por Naciones Unidas y España, no se la permitió expandirse anexionando territorios fronterizos, al contrario, con el tiempo el Tíbet se convirtió en un ente políticamente autónomo. Sus mercados internacionales fueron desapareciendo por la competencia de productos de más calidad con origen en los países de la órbita española. Su economía se reconvirtió para un consumo mucho más interno. Finalmente, el régimen comunista-capitalista chino se derrumbó dando paso a la fragmentación del país que por fortuna fue pacifica y supervisada por Naciones Unidas.

Todos estos acontecimientos los vivió Marta en persona desde la segunda fila de su jubilación. También vivió momentos tristes cómo la muerte de Cortabarría y de la emperatriz Kaxila.

Gracias a los avances médicos de España e Hispania, y a sus nanobots, vivió hasta los 112 años. Su fallecimiento, a causa de un tonto accidente de senderismo, provocó un fuerte impacto en El Baldío y en todos los mundos e imperios asociados. Todos los más altos mandatarios estuvieron presentes en el funeral de estado que se celebró en Mandoria. Sus cenizas fueron esparcidas en las Montañas Azules que ella tanto amaba y que fue dónde falleció.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias Serendipity
    Publicaste el primer capítulo en agosto de 2020 y mi primer comentario fue en el segundo, augurando que iba a ser una serie digna de leer. Y tenía razón. No imaginaba cuántos episodios nos ibas a entregar, pero con el tiempo El Baldío, nombre que invita a pensar en algo yermo y árido, se convirtió en una intrépida historia llena de vida y sentimientos, igualdad y camaradería. Y humanidad. Pero lo más importante, se convirtió en lectura imprescindible. La que siempre encontraba para distraerme. Marta y tu historia quedaréis por siempre en mi memoria, Calvito. Mil gracias por compartirla y hasta siempre.
    Muchas gracias eleachege
    Una excelente e interesante historia. Releere capitulos porque simpre se aprende algo de composición y redacción.. Saludos, Calvito.
    Muchas gracias
    Lo mejor de lo mejor en tus relatos... La voy a volver a leer
  • Este es un relato de amor, lealtad y compañerismo. Pienso que una mujer puede estar profundamente enamorada sin caer en la sumisión y que un hombre puede estar profundamente enamorado sin caer en la posesión. Espero haberlo conseguido y si no es así pido disculpas. En el capitulo de hoy: ¿Quién es José Luis?

    Este es un relato de amor, lealtad y compañerismo. Pienso que una mujer puede estar profundamente enamorada sin caer en la sumisión y que un hombre puede estar profundamente enamorado sin caer en la posesión. Espero haberlo conseguido y si no es así pido disculpas. En el capitulo de hoy: el reencuentro.

    Este es un relato de amor, lealtad y compañerismo. Pienso que una mujer puede estar profundamente enamorada sin caer en la sumisión y que un hombre puede estar profundamente enamorado sin caer en la posesión. Espero haberlo conseguido y si no es así pido disculpas. En el capitulo de hoy: se conocen.

    En el capitulo de hoy: última entrega y epilogo de esta serie, que tengo que reconocer que se ha alargado más de lo que pensaba. Tengo el problema de enrollarme mucho. Espero que haya sido del agrado de los lectores. Muchas gracias a todos.

    En el capitulo de hoy: Marta visita el mundo enemigo.

    En el capitulo de hoy: todo preparado para el ataque final.

    En el capitulo de hoy: compás de espera para la batalla final.

    En el capitulo de hoy: batalla, segunda parte.

    En el capitulo de hoy: ¡guerra!

    En el capitulo de hoy: planes de futuro.

  • 91
  • 4.78
  • 5

Soy un escritor aficionado sin ningún tipo de pretensión: solo quiero contar historias.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta