cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Carta a Isabel
Amor |
22.02.18
  • 1
  • 2
  • 896
Sinopsis

En este momento decir cualquier cosa es quitarle importancia a lo que siento.

Estoy seguro que muchos hemos querido vender nuestras almas al "Diablo" y no en una sino en repetidas ocasiones.

Por los variopintos motivos que tenemos los humanos (algunos un poco mas originales que otros) de intentar este pacto o venta.

También debemos conocer que el Diablo se guarda muy mucho en adquirir según que almas  y según porque motivos.

Desconozco si en una de las veces que se la intente vender el "Diablo dijo si". Cuando las cosas nos están saliendo mal y no parece que una divinidad protectora acuda para ayudarnos es cuando nuestra "alma" pasa ha ser un objeto de intercambio para este singular personaje.

Yo quería muy poco, solo lo suficientemente poco, como para vivir con dignidad, poder pagar mis exiguas facturas de gas luz agua casa... y aquí es donde aparece la vanidad humana, también por la posibilidad de permitirme algún capricho que otro, como un ordenador, poder ir al cine y quizá  ir a comer en ocasiones fuera de casa a un sitio no muy cutre.

Para mi era muy importante encontrar a alguien a quien amar, y que también me amase (ahora es cuando deberían sonar arpas y timbales) pero hasta eso sacrifique par poder realizar una petición lo mas "aseada" posible, descarnada, sin ninguna floritura, ya que conocía que si pedía lo típico de dinero,

trabajo estratosférico... o alguna otra salida de tono, Satanás no se fijaría en mi. Tomaría mi petición como tantas otras que arroja para que ardan a los fuegos del Infierno. Mi petición era tan escasa, paupérrima, desolada, (y era tal mi desesperación) que probablemente llamaría su interés.

En ocasiones cuando uno va a una casa de empeños a vender algo y pide demasiado poco por ello, el comprador tiene conmiseración por el incauto, desinformado y desesperado vendedor y con alguna frase (tal vez acompañada con un gesto paternal) nos dice que lo que queremos vender vale más de lo que pedimos y nos ofrece alguna mejora con respecto a nuestras pretensiones.

Tal vez esto ha sido lo que me ha pasado a mi, el Diablo me compro mi Alma por más de lo que le pedí.

Pero lógicamente como Señor del Mal, artero engañador se debe estar partiendo de la risa, enredando en algunas  cuestiones de mi vida.

Estoy seguro que por ejemplo en nuestros intentos de comunicación, en mas de una ocasión he percibido la "pezuña" de "Belcebú"  por reiteradas, dificultosas y embrolladas que son. Ya no se que hacer, se que sobre mi pende una maldición y es que según parece deberé  continuar mi camino como pedí y no como en verdad quería , vagar solo, solamente sin poderme comunicar ni contigo ni con otras personas, siendo lo suficientemente diferente para no encajar.

Se que le puedo resultar tan patético, que me tiene cierta simpatía.

Por eso espero de alguna manera me tenga cierta conmiseración y me permita poder expresarte mis sentimientos y que quizá quien sabe cual es su retorcido plan una oportunidad para los dos  (pero una oportunidad de verdad y no llena de contratiempos, malos entendidos, royos filosóficos y demás "mandanga" )

Con todo mi cariño.

Pd. desconozco si te van a llegar estas líneas o si ocurrirá algo en su camino que las condene a un naufragio.

Por eso como en las películas cuando el Protagonista piensa que va a "morir" o va a perder definitivamente a la chica, le confiesa su amor, yo lo hago también. Me gustaría que pudiéramos ser todo lo felices que nos permitiéramos juntos, que aprendiéramos los dos a respetarnos, a no darle tanta importancia a según que cosas, que ambos pudiéramos curar nuestras heridas con el amor del otro y no viéramos gigantes donde solo existen molinos.

Y si no pudiera ser, te deseo todo lo mejor de lo que en este momento soy capaz.

Te amo.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Lo leí y... Es un poco rebuscado. Igualmente es un punto de vista, otra persona puede opinar distinto; para mi le das más importancia a las metáforas que al mensaje en sí.
    Estuve a punto de leerlo, hasta que vi el emoticón
  • En este momento decir cualquier cosa es quitarle importancia a lo que siento.

    En ocasiones, si puedes llegar a conocer íntimamente a alguien, te puede sorprender totalmente. Y es como si fueran 2 personas, la que conoces en su trato "cotidiano" y la que se abre a ti con sus sentimientos y su dulzura, y sabes que has encontrado a quien necesitabas encontrar... Pero esos momentos terminan... volviendo "la otra persona" la que no te trata bien, con la que no debes convivir pues no es buena para ti. Si no hubieras conocido su lado sensible, amoroso, tierno, lleno de luz... habría sido más fácil. Ahora estas totalmente perdido.

    El amor y sus consecuencias. Quizá encuentres a alguien de quien te enamoras y tal vez seáis muy diferentes en comportamientos y en sentimientos, pero el "amor" es así. Muy pocas personas cambian, somos lo que somos, ni si quiera el amor puede ejercer ese milagro (nunca pierdo la esperanza de que las cosas sean mejores).

    El amor y todas sus consecuencias.

    Mejor con sentido del humor, tomar distancia, aprender a reírnos de nosotros mismos y con los demás.

    Distintas sensibilidades que por azahar del amor se unen, aunque no tengan nada que ver es el amor normalmente el de uno de ellos que por un cierto tiempo las hace funcionar… y después queda la añoranza de lo que pudo ser y no fue. “Tan real, quizá, como la vida misma.

    En una ocasión escribí una serie de relatos sobre el final de la “humanidad” y el principio de otras formas de vida, sobre todo en las consecuencias no tan evidentes que esto podría provocar

    DURA POCO Y ES DIFÍCIL DE MANTENER.

    En la siguiente serie de relatos, de la que este es una muestra, trato el “Alma” y sus consecuencias desde diversos puntos de entendimiento… , lógicamente no entro en su existencia, pues no creo que nadie pueda hacerlo aunque “algunos” se empeñen en que sí.

    Antes de estos, quizá haya otros y después seguro, pero considero cada uno de ellos significativo para intentar ser un poco más feliz y que los que nos rodean también lo sean.

Para conseguir las cosas que uno quiere hay que saber esperar activamente.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta