cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Celestial: Capitulo 01
Amor |
26.02.13
  • 4
  • 2
  • 2281
Sinopsis

Una vida algo anormal, marcada por un hecho secreto que marca a Fiorella, la protagonista de esta pequeña novela. El destino tiene escrito un reencuentro con ese recuerdo, puede que para destruirla o fortalecerla, esa sera decisión de ella.

Celestial

CAPITULO 1

Otro ascenso, ¿Qué empleado no querría que le subieran el sueldo? Yo, porque ese gran dinero que recibiré será mi única compañía, ya que nunca he tenido ni una bendita relación. Aunque, por fin, mi inteligencia, ya que no soy de esas chicas que usan su belleza, me ayuda a que aunque sea una vez en los cinco años que llevaba trabajando para Torres inc. Me ascendieron a otra sucursal como secretaria del presidente, un cargo importante y no para cualquiera, tuvieron mucho en cuenta de que llegue tarde a la repartición de belleza.

Así me encuentro, pensando en el silencio de la reducida sala de mi departamento en Buenos Aires, la capital de Argentina

Todo es normal para mí: otro sábado por la noche que paso absolutamente sola, mientras personas de mi edad se divierten o tienen sexo por toda la ciudad. Bueno, tan sola no, solo en compañía de mi gato, Mot. Si, ya se, ¿De dónde saque un nombre tan ridículo? Pues es un juego de letras, si lo miras al revés dice “Tom” por Tom Felton (Actor británico y mi amor imposible) y Tom Riddle (Lord Voldemort, personaje de ficción que creo JK Rowling, escritora de Harry Potter y mi mayor idola, lleno mi infancia-adolescencia con sus libros). Es blanco, con manchas detrás de sus cuatro patas, una cola casi negra pero con la punta blanca y una nariz, mitad marrón y mitad color piel; ese es mi raro gato, además, de que parece un perro porque vive caminando detrás mío y muerde todo lo que se le pone enfrente.

-Toc, toc.

Golpe en la puerta, miro el reloj antes de ir a atender, son las once y media, por lo que solo tengo dos opciones posibles: es un asesino en serie o, mi mejor amiga, Romina que me viene a buscar para salir. Si me preguntan prefiero la primera opción, es la menos dolorosa.

-¡Fiorella Balboa! ¡Abre la puerta, se que estas ahí! –Su voz aflautada llego desde el otro lado de la puerta, por un instante pensé en llamar a seguridad diciendo que era una vecina-. ¡Abre porque si no llamo a Andrés!

Diablos, maldito fue el día en que se hizo amante de mi vecino más próximo y esté, muy amablemente, le pasaba hasta el mas mínimo detalle de mis idas y vueltas en el edificio. Romina es un rubia, alta y con curvas que está empeñada en que yo lleve aunque sea una mínima parte de toda la vida social que ella lleva con sus cinco mil amigos del facebook, los mas de cien de la oficina, los treinta del gimnasio (casi todos hombres entre los que se encuentran cinco de los cuatro profesores que tiene)  y los viejos compañeros de la facultad, la secundaria y la primaria que en total son como unos quinientos. Además, está el grupo de los ex’s, es la única chica que conozco que hace de sus ex novios sus nuevos mejores amigos varones.

Que contradictorio resulta que mi mejor amiga sea tan popular mientras yo tengo menos de cincuenta amigos entre todo lo que he hecho en mi vida, trabajos, escuela y cursos; si es que llego a la cifra.

-Hola, Fio –Dijo con una sonrisa de oreja a oreja, venia con un montón de bolsas que me hicieron sospechar sus próximas palabras-. Esta noche salimos a un bar.

-No –Respondí cortante, ella se había instalado con sus cosas sobre mi sillón favorito y me miraba con un puchero.

-Sí, lo harás porque de lo contrario, en cinco minutos tu madre recibirá una llamada reveladora sobre las mentiras que su hija le dice –Contesto con seguridad, esa chica si sabia extorsionar.

-Eres de lo peor, ¿Sabias? –Una mueca apareció en mi rostro, no quería preocupar a mi madre con mis “problemas psicológicos y de autoestima” como llamaron los muchos doctores mentales que me atendieron luego del fatal suceso. Ella demasiado había sacrificado por mí, no podía ir y decirle: “Mira, mama, nunca he salido con un chico, aun soy virgen y el único espécimen masculino que me ha visto semi desnuda es Mot”.

-Sí, lo sé –La satisfacción lleno sus ojos dorados, era increíble que se tomara como halagos los insultos.

-Pero, ¿Para qué quieres que vaya? –le dije, antes de empezar a enumerar las bastantes excusas que siempre uso en estos casos-. Nunca me sacan a bailar, no me gusta beber y claramente prefiero quedarme en casa con un libro.

-Eso no es cierto –grito-. Te sacan bastante a bailar pero eres TU quien no los alienta a hacerlo nuevamente.

-Pues claro, porque  mientras están bailando conmigo me preguntan cómo se llama la rubia que estaba sentada conmigo –Bajar mi autoestima preguntándome por ella me convertía en un cubito de hielo: fría, cortante y seca.

Aunque cuando no lo hacían, tiendo a encontrarles defectos: baboso, narigón, me toco el trasero, solo quiere sexo, etc. La cosa es que nunca lleve un número de teléfono, o di el mío.

-Nada de eso, ve y ponte esto –La expresión de éxtasis que tenia me dio un escalofrió, eso no anunciaba nada bueno porque en otra persona puede que esa sonrisa significara que recibía un pequeño regalo, en Romina Escalante significaba que se había salido con la suya y hecho una maldad.

Me pasó una bolsa roja y me fui a mi dormitorio, mientras ella revolvía mi alacena en busca de comida chatarra, su favorita. Era inimaginable que una mujer con la figura de ella, casi talla modelo, comiera como un cerdito que no ha comido en semanas, pero es así, come hasta por los codos sin engordar ni una talla.

Dentro de la bolsa había unas pantis negras de red, un mini vestido negro con lentejuelas y unos zapatos negros de taco alto, un conjunto que seguramente me quedaría tan ridículo que parecería un paquete mal envuelto. Pero me puse esa ropa, solo para que vea lo horrible que me veo con ella.

Cuando salgo de allí me sentía tonta: ese vestido era demasiado apretado, tanto que no me podía inclinar, y los zapatos, ni hablar, parecía que andaba sobre zancos. Cuando ella me vio, una sonrisa de lunática apareció en su blanca faz.

-Listo, ¿Contenta con mi apariencia de espantapájaros?

-Estas hermosa, vamos.

Claro, que otra cosa te va a decir tu mejor amiga, se supone que básicamente es su deber decir que estas bien.

-Vamos, mientras más rápido se te salga de la cabeza esta tonta idea, mas pronto estaré de vuelta en casa.

En el aparcamiento del edificio estaba su cero km esperándonos para llevarnos al centro de la colmena social, donde todos iban para ser admirados o humillados, lo ultimo seguramente sería mi caso.

Continuara...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Quiero seguir leyendo
    Pues bienvenida a tu nuevo nick, Elisa. Voy a esperar a ver como continua la historia, porque conforme iba leyendo me ha ido enganchando más y ahora me quedé con las ganas.
  • Porque aun en la sombría penumbra del desconsuelo puede surgir una amistad.

    Porque ella siempre guardaría el secreto que nunca debió enterarse.

    ¿Qué piensas cuando te cortas? Esta es la versión editada de mi antiguo relato, ilustra la realidad de muchas situaciones que han vivido los jóvenes. No eres psicópata porque te cortas, tampoco eres masoquista ni loco, solo quieres escapar aunque sea por un instante de los problemas, aunque esta no sea la mejor forma. Aclaro, NO ESTA BASADO EN UNA HISTORIA REAL AUNQUE MUCHOS CHICOS/AS PASEN POR SITUACIONES PARECIDAS.

    Una problemática adolescente que no muchos comprenden pero que es la más común de todas: el estar insatisfecho con su cuerpo.

    ¿Qué harías si el amor de tu vida obstaculiza tus sueños?

    Nadie se da cuenta de lo que siente una simple niña, o de las amplias realidades que las fachadas aguantan.

    Una mirada a mi ser interior...

    Porque muchas veces la vida nos enseña pequeñas cosas, lecciónes que compartir...

    Una vida algo anormal, marcada por un hecho secreto que marca a Fiorella, la protagonista de esta pequeña novela. El destino tiene escrito un reencuentro con ese recuerdo, puede que para destruirla o fortalecerla, esa sera decisión de ella.

    Cuando añoramos volver al pasado.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta