cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Cena de empresa
Poesía |
15.09.16
  • 3
  • 1
  • 1349
Sinopsis

Estábamos en un restaurante de esos en los que sale el chef a preguntarte si te ha gustado la comida.

            —Muy buena.

            Pero, muy buena, ¿qué?—veo en la mirada de los comensales.

            Y no te digo en la de cocinero tres estrellas, que aguarda más comentarios con media sonrisa, no sé si de conmiseración o de ironía.

            —La lubina estaba en su punto.

            —Eso faltaría.

            No sé quién lo ha dicho. Creo que el camarero tiralevitas que está detrás del gran maestro.

            —Cocinar con sentido es difícil—toma la palabra mi jefe al fondo de la mesa que se cree con derecho a hablar ya que paga el banquete (con dinero de la empresa) y se ha atufado porque no le han preguntado a él—. El menú ha sido muy elaborado y hecho con pasión. No importa que las salsas taparan las viandas, como alguno se ha quejado, porque lo bueno estaba debajo. A mí me ha gustado mucho. Había tensión entre el primer y segundo plato y hasta tintes dramáticos, podríamos decir. La combinación trasmitía y llegaba hasta lo más profundo de mi paladar. He experimentado el júbilo y el deseo de pasar a la acción. Se ha originado un diálogo entre las esencias interpretadas por el creador y mis emociones puestas a flor de piel. Los platos estaban construidos desde el interior del alma, donde me ha parecido adivinar un cierto cariz atormentado. Sin concesiones a lo excesivamente cocido y solo distanciado lo justo de la engañosa naturalidad. En estos casos, la comida deja de ser una necesidad y se convierte en un arte.

            —A mí me ha parecido demasiado picante—susurra Paco a mi derecha, siempre un paso más allá de la reglas de la buena educación.

            —Al menos, ha sido gratis—musita a mi izquierda un administrativo jovencito.

            —Salvo por el tostón—remata Paco.

            Me parece notar algo de estupor en la expresión del chef.

            Sin embargo, el camarero se ha puesto rojo de placer (o de celos) y da unos pequeños saltitos provocados por la exaltación. Se diría que está a punto de aplaudir.

            Cosa que algunos adulones del extremo contrario al nuestro sí han hecho.

            Como consecuencia, mi jefe se ha crecido.

            —Quiero hacerle notar, si me permite, que la opinión de algunos de mis empleados no importa tanto. Quizá les falta algo de formación—dice mirando hacia nuestro lado—. Yo entiendo que desearía usted obtener la inalcanzable unanimidad, lo que me parece humanamente comprensible, aunque también un poco inclinado a la peligrosa soberbia. Pero lo primero es su propia satisfacción al probar sus creaciones, olvidando las críticas insolventes que la exposición al mundo nos propina, y solo hacer caso de los juicios bien fundados como los que algunos, muy pocos, somos capaces de emitir.

            —Otro whisky—le pide Paco a una camarera que tiene cara de que se va a desmayar—. Y ponles también a estos dos—añade señalando al administrativo y a mí.

            —Y apúntalos a la misma cuenta que la cena—le grita cuando ya se está yendo a buscarlos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 134
  • 4.1
  • 670

Soy casi como la sombra gris. Me he acicalado un poco. Domar la guedeja canalla llevará más tiempo.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta