cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
CHOQUE DE CULTURAS
Reflexiones |
09.07.19
  • 4
  • 15
  • 711
Sinopsis

Como me preocupa la sociedad en la que vivo, hago una reflexión sobre la tolerancia a partir de un incidente ocurrido en la población en la que vivo.

Hace escasos días que en la localidad marítima en la que resido se produjo un lamentable incidente de connotaciones racistas.

A raíz de que un menor inmigrante no acompañado hospedado en un albergue de la villa junto a otros tantos jóvenes en su misma caótica situación, que como se sabe han huido de su lugar de origen a causa del hambre y de la violencia, pretendió violar a una chica oriunda de allí y enseguida se encendió la ancestral mecha de la intolerancia y del prejuicio de un grupo determinado hacia el extranjero, que se malinterpreta como un modo de pensar. Es decir que se utiliza un suceso de una gravedad objetiva - la violación de la joven- para condenar de una manera general a la foránea colectividad.

En consecuencia este airado grupo extremista se congregó en la entrada del Ayuntamiento del pueblo exigiendo a gritos que las autoridades echaran a los inmigrantes menores de aquella población. Sin embargo a este beligerante grupo se le enfrentó otro montón de vecinos que defendía a dichos inmigrantes, por lo que se produjo entre ambos una tensa situación que tuvo que ser sofocada por las Fuerzas del Orden.

Seguidamente el intolerante grupo que iba en contra de los inmigrantes se dirigió al albergue donde estaban aquellos jóvenes, e intentó asaltar el edificio cual una fortaleza de un castillo del enemigo se tratara como en la Antigüedad.

-¡Vamos a acabar con vosotros! - les vociferaban enfurecidos a los inmigrantes, mientras algunos de ellos desde el tejado les lanzaban piedras para defenderse.

Y nuevamente tuvo que intervenir la Policía para que no se produjera una catrástofe.

Al fin aquel incidente social se saldó con tres heridos leves, y un detenido.

Curiosamente, personas que conozco que aparentemente siempre han sido moderadas, o que en unas Elecciones han votado a los partidos políticos de izquierdas, que en esencia lo han hecho más para dar la espalda a un viejo régimen de un rancio tradicionalismo religioso y totalitario que había mandado en otras épocas, que por una convicción ideológica  me dijeron:

- Es que a estos inmigrantes se les da toda clase de facilidades. Se les concede pisos, y cobran quinientos euros como llovidos del cielo para que puedan vivir, cuando a un hijo de aquí se las ve y se las desea para ganar un sueldo así. Y encima ellos se gastan esa cantidad de dinero con marihuana, y pueden violar a nuestras hijas o a nuestras nietas.

Si estas personas en teoría, sobre el papel defienden una progresía izquierdista, un sistema de libertades igualitarias, paradójicamente a un nivel personal mantienen los viejos prejuicios que son los mismos que los que ostentan los grupos ultraderechistas. Pues para mucha gente las políticas de acogida de los inmigrantes se deben a un discurso demagógico que va en contra del bienestar del ciudadano en su propio habitat.

Este desagradable incidente me ha hecho recordar los primeros años de la Democracia en mi país, cuando por ejemplo Pedrito Calzaslargas me decía al oirme algún comentario que no le gustaba acerca de cualquier tema:

- No estoy de acuerdo contigo, pero respeto tu punto de vista. ¡No faltaría más!

Pero yo dudaba de aquella supuesta abierta actitud. ¿De verdad el tal Pedrito era capaz de respetar a quien tenía una opinión sobre algo diferente a la de él, cuando éste no había sido educado en el respeto hacia el otro, y el sujeto se cree que es más listo que nadie? ¿Tiene credibilidad el respeto de Pedrito Calzaslargas por las opiniones contrarias a las suyas, cuando al intentar explicarle unas razones sobre un tema; o se le quiere hacer reflexionar sobre el mismo echa a correr como si hubiese visto al diablo, porque caray, eso de pensar es una lata?

Pero volviendo al presente. ¿Es verdad que hay bandas de jóvenes inmigrantes que se dedican a hacer toda suerte de fechorías? Rotundamente sí las hay, y esto es algo que será muy difícil de erradicar. Son bandas que también se cuelan en los hogares y roban cuánto pueden. La policía sabe quienes son pero dicen que no pueden hacer nada. Mas yo pienso que quien comete un delito debe de ser castigado por la Ley por sí mismo pero INDEPENDIENTEMENTE de la raza a la que el individuo pertenezca.

Claro que para que brille la Justicia habrá que abandonar la demagogía permisiva de los políticos, que es en lo que se amparan los delincuentes, y cuya relajada postura da lugar asimismo a que surjan los grupos violentos ultraderechistas, porque como se sabe los extremos se tocan. A más permisividad, más radicalidad agresiva.

A fin de cuentas ¿qué es la Democracia? ¿El poder votar un día a quien nos cae simpático, y luego dar vía libre a las pasiones desenfranadas porque es lo "guay", lo que brilla? La verdad es que desde siempre la Democracia se sustenta en la razón, que se sintetiza en la Ley. No hay libertad sin Ley. Pero esa libertad también se vale de la tolerancia.

Eso de la tolerancia no es cosa fácil. Es un trabajo constante día a día, que nos obliga a a dejar encerrado en el cuarto trastero de casa a nuestro ego, y darnos cuenta que nosotros no somos el ombligo del universo, ya que nos tenemos que relacionar sea por razones laborales, circunstanciales, con gente con la piel de otro color, de otras costumbres muy diferentes a las nuestras, puesto que el mundo se ha hecho pequeño. Eso no es tan nuevo como parece. Desde la noche de los tiempos siempre han habido migraciones de unos pueblos que han ido a vivir en otros rincones del mundo para poder vivir, y unas razas se han fusionado con otras.

En una ocasión conocí en una casa a un tipo de piel oscura, pero que me llamó la atención su singular mirada de felino. Parecía que aquel sujeto acababa de salir de lo más profundo de la selva del Amazonas, y confieso que me sentí violentado ya que la mirada de aquel tipo era como un reclamo a mi instinto animal. ¿Qué hacía? ¿Me lanzaba contra él como un energúmeno y le acorralaba a puñetazos? ¿Era esto razonable? Lo más seguro es que empeorara las cosas. Si para mí aquel personaje era un ser fuera de lo común, desde su punto de vista yo también era un bicho raro... Pero había que aprender a convivir.

Concretamente la tolerancia no consiste en abrazar sin más al diferente. Pues hay personas que se casan con sujetos de otras razas para dar a entender que ellas no son racistas, más que por un sincero amor, pero que a la hora de la intimidad las cosas se tuercen porque las culturas chocan. Por eso con los que son de otras razas hay que dejar de lado nuestras creencias, e ir en busca de un interés común a nivel simplemente humano con el otro para podernos entender.

Tengo la convicción que si al salir a la calle no ejercitamos nuestra capacidad de tolerancia, eso repercutirá fatalmente en nuestro ámbito particular, como ya sucede en muchos casos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • La cultura canaria es bastante desconocida fuera de las islas y varía de una a otra, pero aceptamos en general la relación entre otras culturas ya que todas especialmente las isleñas provienen de un mestizaje de varias. Siempre nos quedará lo guanche.
    Yo he tenido momentos en los que las ideas preconcebidas o los estereotipos fijados me han marcado la primera impresión de una persona, siempre conocemos el cliché de las culturas, nos guiamos por lo que es más "común" y creamos una idea generalizada de ello cuando en realidad la variedad de culturas enriquece mucho
    Le corresponde a la politica, interpretando a las sociedades correspondientes, dar una respuesta estructural y no emotiva o instrumental al problema emigración.
    Una reflexión muy actual, donde una respuesta definitiva, creo, no la hay. Las emigraciones como las migraciones son una realidad desde siempre. Las masas humanas se mueven a través del planeta y esto es inevitable. La forma de cómo afrontar esta nueva realidad es muy compleja y los factores en juego, múltiples. Seriamente es la política, interpretando a las sociedades correspondientes dar una respuesta estructural y no emotiva o instrumental. Pienso cada país europeo deberá encontrar, en acuerdo con la comunidad europea, respuestas cada vez más efectivas ante un problema insoluble con métodos coercitivos. En cuanto a la situación de una violación es un hecho de gravedad extrema, que puede destruir una vida para siempre, y es siempre condenable en cualquier circunstancia. Desde el punto de vista emocional, instintivo, ambas reacciones son comprensibles; pero el culpable va castigado y reeducado con los instrumentos legislativos de cada país. Lo que llamas choque de culturas es una realidad y el rechazo al emigrado no siempre es debido a racismo, sino a un aspecto cultural, de costumbres diversas, principalmente cuando los extranjeros no han sido integrados a la nueva cultura. Además es un asunto personal, de experiencias personales, de reflexiones personales, de evolución o involución frente a la nueva realidad que a cada uno le va tocando vivir.
    Excelente relato Francesc. Siempre he pensado que la carencia de amor provoca violencia y si a la vez se añade rechazo simplemente por el color de la piel tenemos un grave problema. No solamente ocurre con gente pobre. Hay futbolistas que cobran mucho dinero y son insultados y pueden ser blancos o negros, solo son "diferentes" porque han nacido en un lugar que la gente de aquí ve como inferior. Saludos
    La pareja puede ser mucho o, incluso, puede no ser nada más que el paliar el sentimiento cobarde de soledad. Nacemos como naranjas enteras que pueden juntarse con otras naranjas también enteras; lo de mi otra mitad de la naranja no existe y morimos solos con la tranquilidad de haber dado lo mejor de nosotros. El Amor de un padre o de una madre vocacionales, ése sí que es un Amor de Verdad, querido Francesc .KF
    Una excelente crónica social Francesc, que has sabido trasladar muy bien al papel. Lo importante no es la realidad sino como se cuenta, para que unos mismos hechos puedan ser percibidos como positivos o negativos. Lo que más me sorprende es que en este mundo global donde podemos acceder a la información desde mil ángulos distintos, algunos se empeñen en ver una única realidad, y que utilicen exclusivamente aquellos medios afines a su pensamiento para confirmar que lo que hace es lo correcto. Esto de los medios de comunicación, y cómo utilizan el lenguaje los políticos para crear tendencias de opinión de lo que es bueno y malo daría para otra y extensa reflexión..., al final nos hacemos insensibles y vemos al otro como una amenaza. Un abrazo amigo Francesc
    Cuesta creer que en esta época actual aun sigo habiendo problemas de este tipo. ¿Y sabes que? Esto va a pasar siempre. Lamentablemente el ser humano es así. Tiende a etiquetar lo que para el es diferente. Gran texto, saludos.
    Yo te he puesto cinco estrellas, tu reflexión sobre la tolerancia es abrumadoramente certera. Si en algún momento yo me acerco al feminismo es por mi madre, luchadora incansable por la igualdad de derechos, pero nunca feminista radical de esas que hoy dan la chapa como si no tuvieran otro diálogo que contar sin darse cuenta que los hombres podemos ser sus aliados en convivencia y, también me avergonzó el ataque del Orgullo a Inés Arrimadas, que, creo, acudió a nivel personal y no político. A veces me asquea el mundo en el que vivo, pero no debo perder la esperanza para no tirarme al vacío desde un cuarto piso. Gracias, siempre, profesor y sabio virtual. KF.
  • Sigue la historia del abogado Rubén.

    Un hombre contacta con una mujer a través de las Redes Sociales y se lleva una sorpresa. El protagonista no soy yo; aunque esta historia está basada en una situación real.

    Este es un tema espinoso que me lo he pensado mucho antes de abordarlo porque no deseo que se me malinterprete. Y como pienso que no hay efecto sin causa, trato de encontrar unas causas subyacentes para esta lacra social.

    José García, el amante de los mambos tiene que reflexionar sobre sí mismo para huir de su soledad, pero no sabe muy bien cómo afrontar la situación.

    Continuación del relato.

    Un hombre al escuchar una música determinada, le hace pensar en su vida. Este personaje no soy yo, sino que está inspirado en un hombre con el que hablé hace escasos días.

    Un ser viviente se halla en un sitio desconocido y habla de su vida.

    Un día fui a un teatro, y me planteó un tremendo problema.

    Continuación del anterior relato. El escritor Terenci Moix también se refirió en su biografía a este tipo de enseñanza, y no se equivocó.

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta