cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Cinco porquerías de la vida que más se expanden
Humor |
19.12.16
  • 4
  • 5
  • 1001
Sinopsis

Recreé una serie de episodios que seguramente más hay

Primer porquería de la vida: Conclusión de un creído anónimo

Como la velocidad de la luz es mayor que la del sonido, ciertas personas parecen brillantes antes que escuchemos las pelotudeces que dicen.

 

Segunda porquería de la vida: Uno más inservible que otro.

Un señor que va en coche y se percata de que está perdido, maniobra y pregunta a alguien en la calle: -¡Disculpe!, ¿Podría usted ayudarme?. He quedado a las 14:00 horas con una amiga, llevo media hora de retraso y no sé donde me encuentro.-

-Claro que sí- le contesta -Se encuentra usted en un coche, a unos 7km del centro ciudad, entre 40 y 42 grados de latitud norte y 58 y 60 de longitud oeste.-

-Es usted ingeniero, ¿Verdad?- dice el forro del coche.

.-Si señor, lo soy. ¿Cómo lo ha sabido?-

-Muy sencillo, porque todo lo que me ha dicho es técnicamente correcto, pero prácticamente inútil. Continúo perdido, llegaré tarde y no sé qué hacer con su información, si pasarmelo por el culo o atestiguar en una cálculadora científica.-

-Es usted jefe, ¿Verdad?- pregunta el boludo de la calle.

-En efecto- responde orgulloso el del coche -¿Cómo lo ha adivinado?-

-Porque no sabe dónde está ni hacia dónde se dirige, ha hecho una promesa que no puede cumplir y espera que otro le resuelva el problema. De hecho, está usted exactamente en la misma situación que estaba antes de encontranarnos y preguntarme. Pero ahora, por alguna extraña razón parece que la culpa es mía.

 

Tercera porquería de la vida: 20.000 animales extinguiendose para vestir a una bestia.

Un cocodrilo bebé dulcemente feliz exclama a su hermano:

-¡Cuándo sea grande, voy a tener mucho dinero!-

-¿Qué vas a ser?-

-Cartera hermanito, cartera-

-Si con suerte llegás, recuerda que seré Lacoste- dijo el hermano

 

Cuarta porquería de la vida: Ingenuo.

Era un pecesito que quería ser locutor, le gritaron -salimos al aire- y se murió.

 

Quinta porquería de la vida: ¿que pasaría si no existiera el deseo sexual?, habría paz.

¿Cuál es el colmo de un bombero? -tener una mujer ardiente-

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy poeta, escritora, estudiante...

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta