cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Auto Cinema Paradise: la noche del debut
Humor |
11.10.18
  • 4
  • 9
  • 267
Sinopsis

Comienzo aquí una colección de cuentos de humor. Los mismos tienen como tema central el Auto Cinema de un pueblo ficticio y si bien se relacionan, tienen principio y fin en cada uno. Aclaro esto porque no es de mi agrado el : "...continuará" Muchas gracias Osvaldo Soriano. Hasta pronto.

El café en el Paradise, era excelente. El Serbio tenía contactos  en el mercado negro de Marruecos, le mandaban del mejor.

Pero vamos a lo nuestro, la noche de la inauguración del Auto Cine, estaba todo el pueblo. Y cuando digo todo, es todo.

Los que no tenían auto, alquilaban uno, iban en taxi, se subían al coche del vecino o hacían autoestop.

Bartolo Moretti, no quería perderse el evento por nada del mundo, así que fue en el coche de la funeraria. Con cajón, muerto, flores y todo. Y detrás de él, el cortejo fúnebre completo.

Proyectoric y su señora, en la boletería, estaban celosos con el control de cantidad de ocupantes por vehículo. No tuvieron contemplación con Bartolo,  tuvo que pagar también por el muerto.

Como siempre, hay desubicados. Los Lechiman llegaron en el camión de la verdulería, como cuando iban a la cancha. Eran sesenta, ahí se les quemaron los papeles a los propietarios, no lo habían contemplado en el reglamento de convivencia y buenas costumbres. Así fue que bajaron todos, comenzaron a descargar mesas, sillas y una barbacoa portátil.

Cuando prendieron el fuego para cocinar las hamburguesas, los autos de las filas de atrás hicieron sonar sus bocinas, indignados porque no podían leer los subtítulos.

Así fueron desalojados los revoltosos  y el clan se marchó profiriendo todo tipo de insultos y amenazas.

El bar funcionaba a la perfección. Era básico pero estaba muy bien organizado. Los clientes hacían los pedidos con señas de luces. Luz de posición, un café. Luz baja, un sándwich. Luz alta, una cerveza. Balizas, una pizza. Luz de giro hamburguesa y papas fritas. Luz de freno, un champagne.

Igor había contratado al operador de código morse de un submarino boliviano para tomar los pedidos sin errores.

El delivery estaba a cargo de Carlito y Tito. Dos joviales pensionados cicloturistas de la ciudad adictos a la cerveza, que con la excusa del control de calidad y temperatura, probaban con sorbetes las latitas al entregarlas.

El tartamudo Tataardivo, tomó  la carta y comenzó a hacer los pedidos para toda la familia. Apretaba las perillas de las luces tartamudeando, cuando llegó el pedido y la cuenta, debió dejar el auto en parte de pago.

Tráeme una hamburguesa, pibe, con mostaza y una cerveza bien fría. Cuando vuelvas, te cuento porqué el jorobado balcánico, tuvo que poner seguridad privada.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Lo del coche de la funeraria me encanta, con muerto incluido. Me encanta :-)
    ¿No habrá un lugarcito para un ford del 90? Que pedazo de relato has creado, amigo, Es demasiado divertido.
    Me pareció muy real y divertida su historia. bárbara
    Muchas gracias por leer amigos. Un gran abrazo.
    Genial! El submarino boliviano me encantó! Me hiciste reír. Abrazo.
    Hola Roluma...provocas sonrisas con tu texto...muy bien. Saludos
    Muy bueno. Una escena muy entretenida. Disfruté con el juego de luces para los diferentes pedidos. Saludos.
    Gracias Yazmín. Gracias Gustavo, lo del submarinista boliviano es mi preferido jajajaja
    Una historia divertida y agradable de leer, muchas gracias querido Roluma por escribirla. La disfruté mucho. Saludos :-*
  • Experiencias que viven y sufren los niños se convierten en miserias de adultos. Victimas o victimarios, para los inocentes siempre da igual.

    Gastemos el tiempo y las energías en ser felices.

    "Uno, busca lleno de esperanzas El camino que los sueños Prometieron a sus ansias... Sabe que la lucha es cruel Y es mucha, pero lucha y se desangra Por la fe que lo empecina... Uno va arrastrándose entre espinas Y en su afán de dar su amor, Sufre y se destroza hasta entender: Que uno se ha quedao sin corazón... Precio de castigo que uno entrega Por un beso que no llega A un amor que lo engañó... Vacío ya de amar y de llorar Tanta traición ..." Fragmento del tango "Uno"

    Un sueño. Para quienes confian. Para quienes creen en las historias de un minuto.

    El amor no es para cualquiera No es solo querer. Se debe desear. Es un encaje perfecto.

    La vida esta hecha de pequeños momentos. De encuentros y desencuentros. De deseos y frustraciones. El amor no tiene nada que ver con nada. Es en si mismo. Se presenta, se manifiesta, se disfruta o se padece. Pero si es verdadero amor, puede que nos salve.

    Crear. Expresarse. Buscar el momento intersticio que libere. Luchar con la mente y los pensamientos negativos. Decantar los malos consejos de las frases de auto ayuda. Evolucionar como condición para sobrevivir. Amar. Abrir y escuchar al corazón. Vivir y dejar vivir.

    Continúan los cuentos humorísticos de Auto Cinema Paradise. Una Serie de cuentos encadenados pero con principio y fin. Ya que he explicado, no me gustan los : "Continuara"

    Inicio una serie de cuentos con humor sobre el Auto cine de un pueblito perdido. Personajes, lugares y hechos ficticios. Muchas gracias Osvaldo Soriano

    Sigue la saga de Autocine Paradise, las aventuras y desventuras del fracasado director de cine , el serbio, Igor Proyectoric y sus amigos. Gracias Osvaldo Soriano

  • 48
  • 4.62
  • 203

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta