cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Claustrofobia
Reflexiones |
18.05.21
  • 5
  • 2
  • 449
Sinopsis

En ocasiones, nuestro propio cuerpo, nuestro propio ser es un lugar más asfixiante que una simple caja de cerillas.

Existen distintos niveles de claustrofobia, esa sensación que comunmente se asocia al pánico o agobio a quedarse encerrado en espacios pequeños. A lo largo de mi vida he experimentado dicho sentimiento en varias ocasiones, y nunca han encajado con la definición presupuesta. Mis 23 años han estado marcados en su mayoría por un patrón de conducta que arrastro como el mayor de los lastres: cuando algo me aterra, me supera o amenaza con destrozarme, huyo. Como quien huye de un tornado, un tsunami o una guerra. Pero un día tumbada en mi toalla de playa, tomando el sol tranquilamente tuve un ataque de ansiedad y la claustrofobia me golpeó por primera vez como un puñetazo en el estómago. De alguna manera que aún hoy desconozco mis pensamientos divagaron hasta el punto de llegar a un tema que no suele ser nada agradable: la muerte. Y fue en ese momento en que me sentí atrapada, encerrada, me asfixiaba, rodeada de cientos de personas disfrutando en mar abierto de un cálido día de verano, sentí que no tenía a dónde escapar. ¿Porque, a dónde puede ir alguien para escapar de la muerte? A ningún lugar, no hay escapatoria. Fue esa conclusión la que hizo que la inmensidad del universo se convirtiese para mi en una habitación sin ventanas, en una caja cerrada, una ratonera. Descubrí la falsa sensación de libertad, supongo. Pero también existe una claustrofia más compleja, algo que vive dentro de cada ser humano, pero que no aflora en todo el mundo. Me llevo un tiempo comprender qué era ese nudo en la garganta que se formaba cada vez que me miraba al espejo, la sensación de estar atrapada en mi propio cuerpo. Desde que tengo uso de razón los comentarios sobre el gran parecido físico que comparto con mi padre han sido el pan de cada día. Con el paso de los años llegaron también las comparaciones de mi forma de ser, mi carácter con distintos miembros de la familia. Y ahí esta, el sentimiento de claustrofobia, cuando sientes que tu cara es una copia exacta de otra persona y que ni si quiera tu gestos, tus manías te pertenecen. ¿Entonces quién eres? ¿Qué es tuyo propio? Solo eres una copia, un sucedáneo, hasta el punto de que sabes que si tus futuros hijos se parecen a ti, a quien realmente se parecerán es a tu padre, porque teneis exactamente la misma cara. El hecho de estar atrapada en un cuerpo que no es mio, saber que es quien voy a ser de por vida, es asfixiante. La constante lucha por hacer notar que tienes identidad propia, que tu dominas tu cuerpo, tus emociones y decisiones es agotadora. Eso es claustrofobia, la sensación aplastante de que no eres libre dentro de tu propio cuerpo, nada de lo que haces dices o piensas es tuyo propio, siempre va a tener parecido con alguien, siempre habrás salido a otra persona. Pero si mi cara es la de mi padre, mi carácter el de mi abuelo y mis manías las de mi tía, entonces ¿Qué es mío? ¿Quién es Tamara Allegue dentro de todas estas cosas prestadas? Sigo sin encontrar la respuesta.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy interesante. Esta sensación la tiene mucha gente. Platón decía que el alma está atrapada en un cuerpo. La ciencia gnética dice que se heredan tendencias físicas o anímicas de nuestros progenitores. Lo cierto es que el ser humano no es una fotocopia de nadie, y aspira siempre a ir a un más allá de lo estipulado. Tú tienes un ansia de libertad espiritual enorme.
    Tamara, saludos gratos...Estas percepciones, esas interrogantes, algunos no las hemos planteado, pero la individualidad de tú propia persona existe( los rasgos físicos parecidos algún miembro de la familia es natural , porque tenemos una raíz genética) es tú esencia, tú molde interno, sentimientos, experiencias, valores ...el que te ofrece tú propio yo. Aprendamos de Charles Chaplin, que enseñó esta frase: " Yo soy lo que soy: un individuo único y diferente." Así somos Tamara, como las huellas digitales, las tenemos todos los humanos, pero distintas. Esa es la diferencia, que se interpreta en la individualidad. Feliz día.!
  • ¿Qué es lo que realmente te convierte en "padre"?

    ¿Se puede viajar sin moverse del sitio o es todo una ilusión?

    (Solucionados problemas de estructura y separación de párrafos)

    Cuando encuentras el lugar al que realmente perteneces, una parte de ti nunca lo abandona.

    Mai empieza a hacer preguntas en su investigación de la muerte de su tío, pero, ¿Está preparada para escuchar las respuestas?

    No es irónico que en un mundo de oportunidades algunos decidamos desaprovecharlas todas?

    Las enfermedades mentales, subestimadas pero peligrosas, invisibles pero letales, mortales pero silenciosas.

    Solo somos edificios con fachadas bonitas que por dentro se caen a pedazos.

    El amor es un arma de doble filo y existe gente a la que le gusta autolesionarse.

  • 17
  • 4.37
  • 543

Verano mejor que invierno.Recipiente lleno de inexperiencia pero intento progresar. La palabra como mayor expresión del silencio.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta