cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
Cluhok, capítulo 2
Ciencia Ficción |
17.06.19
  • 5
  • 0
  • 349
Sinopsis

Capítulo 2, Dificultades para el comercio y los refuerzos.

 

La caída de Nuevo Brasil que está relativamente cerca del sistema solar terráqueo, el punto central desde el que se repartieron los sectores, no solo ha supuesto la pérdida de la capital de la confederación, también ha supuesto una innegable inconveniencia a la hora de que los cargueros comerciales lleguen hasta los planetas confederados.

 

Los comerciantes han de evitar la ruta más directa que ahora, tras dejar la zona neutral de las inmediaciones del sistema solar y entrar en el tercer sector, está controlada por la flota militar estadounidense.

 

Los comerciantes que atraviesan otros sectores deben pagar peajes y solo pueden escoltar sus cargueros con a lo sumo destructores pesados.

 

La Unión Europea desestimo el comercio al no salirle rentable.

 

Tras la caída de la ruta principal, la Unión estaba léjos de los principales planetas confederados y tampoco quería problemas con los estadounidenses que también eran fronterizos.

 

El comercio con el sector cinco estaba reducido a su mínima expresión ya que este sector también estaba siendo atacado por los estadounidenses, aunque sí llegaban cargueros procedentes del sector séis, el privado, a traves de este sector y comerciaban en ambos tradando de solventar a precio alzado las necesidades de estos sectores en guerra.

 

Los iberoamericanos comerciaban más con los sectores cuarto y séptimo, el chino y el indio, ya que tenían fronteras directas y algunos planetas importantes tenían ruta relativamente segura y rápida.

 

Pero a su vez estos dos sectores no querían vender cazas o naves de guerra a los iberoamericanos ya que no querían que los estadounidenses conociesen las prestaciones reales de sus naves ni se enemistasen con ellos.

 

Por ello la mayor parte de los cazas de combate que la confederación necesitaba y no podía producir llegaban del sector privado, especialmente de los planetas Clunia y Hokkaido.

 

Y únicamente los rusos y los norcorenos, que estaban en el octavo sector aunque lo compartían con Japón y el resto de países asiáticos no islámicos, accedieron a vender cuatro cruceros y dos acorazados ligeros.

 

10 de Octubre de 2515

 

Al no poder pasar estas naves por otros sectores ya que los acuerdos no lo permitían, las naves que ya tenían tripulación iberoamericana que se embarco en la zona neutral entraron al tercer sector a través de la zona que ahora controlaba el enemigo.

 

Los resultados no fueron buenos, los súper acorazados estadounidenses y la gran flota que les acompañaban en la campaña de invasión al sector tres les aguardaban en una formación defensiva acribillando las naves que tenían escaso márgen de maniobra.

 

A pesar de tratar de evitar el conflicto, tras perder los dos cruceros comprados a Corea del Norte no les quedó más remedio que violar la normativa intergaláctica y entrar en el quinto sector donde perdieron otro crucero por las minas defensivas.

 

Afortunadamente para los confederados el representante del quinto sector modifico el indicador de enemigo a aliado del crucero y los dos acorazados que quedaban y éstos pudieron escapar y reentrar al sector tres por la zona controlada por ellos.

 

Ambos sectores acabaron firmando un acuerdo de cooperación a pesar de no fiarse para hacer frente al enemigo común.

 

16 de Noviembre de 2515

 

Ander, sobrino del rey vvv de Clunia, iba en el destructor Recio de la clase Clunia acompañado de los otros cuatro destructores que disponía el reino.

 

Eran naves pequeñas dentro de los destructores pero su tecnología era bastante avanzada, lo que compensaba un poco su falta de tamaño, con mejores láseres y un blindaje altamente eficiente.

 

Escoltaban a quince cargueros medios y cincuenta ligeros, lo que premiaba era la velocidad para llegar a destino lo antes posible, había gente pasando hambre ya que muchos refugiados huyeron de Nuevo Brasil y fueron a los otros planetas.

 

Los más adinerados de Nuevo Brasil, algo más de una cuarta parte de la población, poco más trescientos millones de humanos, huyeron hacinados en cargueros mientras se acercaban las naves de guerra estadounidenses.

 

Tras vender los clunienses en el quinto sector una pequeña parte de los alimentos, carne, frutos secos, leche y algunos cazas de combate; cruzaron la frontera con el sétpimo sector sin problemas con las minas ya que tenían la autorización necesaria.

 

Pero Ander con su destructor y tres cargueros ligeros descendió al planeta Turquía donde se reunió con el sultán Solimán V, el Neomagnífico.

 

Los tres cargueros iban repletos de soldados profesionales mejorados genéticamente que habían aceptado ser alquilados por cincuenta años al sultán.

 

Todo cluniense generado en incubadora podía elegir a partir del momento de salir de la incubadora la profesión que quisiese y se le formaba para tal fin, aunque tras cinco años podía cambiar de profesión si lo estimaba oportuno y tras formarse para ello.

 

Serían muy generosamente pagados en dinero y en especie, casa, coche, esclavos o esclavas...

 

Estos soldados casi recién salidos de las incubadoras, con una educación intermedia ya integrada y tras unos meses de entrenamiento militar básico, serían en su nuevo destino mejor entrenados para desempeñar sus tareas.

 

Habían sido muy útiles recientemente puesto que su unidad, los Jenízaros habían sofocado tres meses atrás un golpe de estado financiado por los Estados Unidos Galácticos.

 

Ander se reunió durante dos horas con Solimán, obtuvo ingente cantidad de información que transmitiría a sus superiores.

 

Sospecharon con razón que los estadounidenses llevaban treinta meses desestabilizando varios planetas del sector quinto, los que pertenecían al imperio más poderoso que era Indonesia no habían sido perturbados, pero el intento de golpe de estado en Turquía, el planeta del segundo imperio en importancia del sector, la toma con éxito de algunos planetas de cuarta categoría cercanos a la frontera del primer sector, el estadounidense, y el éxito de un "acuerdo de transferencia de poder", como ahora llamaban los estadounidenses al golpe de estado, en el planeta Malasia había dejado el sector muy revuelto.

 

Cuando la flota combinada del quinto sector se dirigía a Malasia una gran fuerza de invasión estadounidense estaba protegiendo el planeta y el sultán títere que gobernaba ahora Malasia había pedido que se retirase la flota combinada.

 

Solimán comento que al principio habían tenido algunas sospechas de que podría haber sido la Unión Europea, a lo que Ander respondió que tras las revueltas musulmanas simultaneas en la Tierra en Francia y Alemania en el año 2110, donde pusieron en serio peligro la supervivencia de los europeos, no sería totálmente descartable, pero que sería más lógico pensar en los estadounidenses que llevaba siglos haciendo lo mismo.

 

Ander se disculpó con Solimán por no poder venderle mechas (robots tripulados) y por tener que irse tan rápido y no poder asistir a la fiesta que había preparado pero tenía que llegar a la Confederación Iberoamericana lo antes posible.

 

17 de Noviembre de 2515

 

Tras poner las naves a máxima velocidad se reunieron rápidamente con el resto del convoy en el séptimo sector y tras vender algunos equipos de construcción de alta tecnología con un comerciante local se dirigieron al tercer sector.

 

Tres cuartas partes del convoy se dirigieron al planeta México y el resto de cargueros a Iberia, Argentina y Colombia escoltados por naves de guerra confederadas.

 

20 de Noviembre de 2515

 

Los cargueros depositan su carga en México y esperan en órbita a que vayan allí el resto de cargueros que todavía están yendo al planeta tras descargar en los otros tres principales planetas iberoamericanos.

 

Ander se reune con el gobierno militar de unidad que se ha formado apresuradamente en la nueva capital y reune las peticiones que le están remitiendo.

 

No dispone de autorización para llegar a acuerdos con ellos y lo único que puede es asegurarse del cobro de lo que acaban de descargar en moneda de otros sectores que no están en guerra y que son más seguros.

 

24 de Noviembre de 2515

 

Ander reemprende el regreso por una ruta larga y segura a través de los sectores séptimo y octavo.

 

Los cargueros van hasta los topes con materias primas que van vendiendo durante el trayecto en los sectores por los que debe pasar.

 

Los hindúes son duros negociando y apenas se alcanzan acuerdos, pero en el octavo sector si se consigue vaciar completamente la carga negociando sobre todo con Japón, Taiwán y Corea del Sur.

 

 

13 de Diciembre de 2515

 

El almirante Tengu de la armada del planeta Hokkaido también paso por el quinto sector, el séptimo y entró desde allí al tercero.

 

Tengu se disgustó enormemente cuando en ambos secores le trataban de regatear el precio, como descendiente de japoneses ni estaba acostumbrado al regatero ni le gustaba, por ello apenas alcanzó algunos acuerdos comerciales.

 

Y en el sector iberoamericano casi se larga sin vender nada cuando le pidieron una bajada de precio, aunque finalmente si le compraron todos los alimentos y cazas que llevaba puesto que estaban mucho más necesitados que en los otros sectores de las mercancías que traían.

 

Tengu ya había iniciado el viaje disgustado al tener que ir solo con cinco destructores pesados clase Oshima y cinco fragatas clase Nemuro que escoltaban a diez cargueros medios y veinticinco ligeros.

 

Era tremendamente desconfiado en lo relativo a pasar por sectores de otros imperios con tan poca protección para el convoy, pero como ya no se podía usar la zona neutral no quedaba otro remedio.

 

La ruta de retorno pasó por el séptimo y el octavo sector donde en este último pudieron vender a buen precio y hablando japonés toda la carga de materias primas que habían llenado en los planetas confederados.

 

Tanto los clunienses como los hokkaideses realizaron varios viajes de comercio durante meses hacia el sector tres sin contacto con el enemigo.

 

Hubo una única excepción, que no les afectó directamente.

 

Un pequeño convoy del sector privado de un planeta de cuarta categoría Galenpian se topó con una flotilla estadounidense que estaba por el sector cinco en una zona que acababan de capturar.

 

La zona era irrelevante, un planeta de cuarta categoría alejado de las principales rutas de comercio y que para los estadounidenses sería más una pérdida de recursos tener que vigilarlo que un beneficio.

 

Hubo una pequeña escaramuza en la que la fragata que escoltaba a los tres cargueros ligeros abrió fuego contra las más pesadas naves estadounidenses mientras estaba en aceleración de huída y todas las naves pudieron huir mientras los estadounidenses lanzaban poco útiles insultos contra ellos.

 

La información del control de ese remoto planeta fue eviada a todo el que quisiese escucharla rápidamente y nadie volvió a pasar por allí aunque la ruta alternativa fuese un poquito más larga.

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 97
  • 4.54
  • 324

Vimara significa "Famoso en la Batalla", como el señor de la guerra y caudillo gallego que reconquistó Oporto a los moros. Desde pequeño me han gustado la fantasía y la ciencia ficción. Ya de niño me inventaba mis historias y ahora quiero escribirlas. Propicios días/noches.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta