cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
¡¡¡ COBARDE, COBARDE!!!
Varios |
11.01.14
  • 4
  • 23
  • 13965
Sinopsis

"Nos hundimos como tablas de un suelo podrido mientras el mundo lucha por desbloquear la estructura que le atenaza el cerebro. (Dios es un local vacío donde no hay filetes)" CHARLES BUKOWSKI

Ignorando  que un sentimiento cobarde y vergonzoso  avasallara sus actos el resto del día el hombre de negro entra en el súper mercado.

Feliz e indiferente,  ajeno a la tragedia que silenciosa le aguarda se dirige al congelador del bacalao. A su lado un hombretón le recrimina a una mujer los pormenores de una impuntualidad. Del primer porrazo le revienta las narices. El hombre de negro no reacciona.

Del segundo estacazo la tira al suelo. Paralizado como un imbécil sigue sin hacer nada, nadie hace nada. Como si de un cavernícola se tratara la va arrastrando del pelo hasta la salida. Esto solo pasa en los telediarios y en los arrugados periódicos de bar, parecen decir los rostros sorprendentemente aterrados de los consumidores que por allí rondan. Una de las cajeras llama a la policía. Como si nada, siguen con sus compras, aquí no ha pasado nada. Pero no, un reguero de sangre en el suelo atestigua que en la sección del ultra congelado se ha cometido un crimen y de alguna manera todos  son cómplices.

El hombre de negro deja caer la compra al suelo. Porqué mierda me habrá dado por venir a este súper, piensa abochornado.

-      ¡Somos una  panda de cobardes hijos de puta!

Escupe en voz alta mientras se dirige a la salida y eso no le hace sentir mejor. Sino todo lo contrario.

Una vez en casa, nervioso, alterado, no consigue relajarse. La sangre de esa pobre desgraciada salpica todos sus pensamientos. Pone la tele.

¡¡¡COBARDE, COBARDE!!!

Repite sin cesar una voz incrustada en su cabeza.

¡¡¡COBARDE, COBARDE!!!

Apaga la tele, intenta leer. No lo consigue.Conecta un ipod en un gran altavoz.

¡¡¡COBARDE, COBARDE!!!

Prueba a reflexionar, asimilar los tristes hechos pero el clima, el ambiente envolvente creado por el sonido del magistral   “Mezzanine” de los MASSIVE ATTACK acentúa la derrota de un modo espantoso. Se da por vencido. No eres mejor que ninguno de ellos. Eres igual.

¡¡¡COBARDE, COBARDE!!!

Con la voz de la puñetera y despiadada conciencia taladrándole el cerebro, marcha a la calle.

Horas después.

Desmedida e ingenua, peligrosa, es la euforia que se apodera de sus pensamientos cuando sale del aseo de un bar mugriento. La cocaína ya ha hecho efecto, no hay marcha atrás. Con el cerebro acelerado, excitado, se dirige a la barra.

-      ¿Vienes mucho por aquí?

Le suelta a una jovencita que toma una cerveza detrás de otra.

-      Tengo más de veinte años.

Confía en su palabra. La joven mujer abre un bolso y se lo muestra:

-       ¡JODER! ¡ERES UNA AMBULANCIA AMBULANTE!

-      Viejo ¿Vamos a mi casa?

-      Venga.

Tambaleándo entran en un pequeño cuchitril. Verdes, rojas y amarillas: vacía el bolso encima de una mesa. Pirulas, allá donde mire el hombre de negro, pirulas.  Más puesto que un ciclista empieza a magrearla y sin avisar, como solo un mal recuerdo sabe hacer, los hechos de la mañana lo dejan anclado, se adueñan de la situación.

¡¡¡COBARDE, CORBARDE!!!

Atormentado le quita las zarpas de encima y coge la chaqueta,

-      ¡Viejo hijo de puta!

Escucha al cerrar la puerta.

Camino de casa unas ganas terribles de vomitar corroen las castigadas entrañas del hombre de negro. En un oscuro callejón echa hasta la última gota. Se da la vuelta y entonces lo ve. Una cascada de siniestros pensamientos desembocan en su cabeza: delante de sus ojos, como caído del cielo, tirado como un puerco sin techo y regodeado en sus propios vómitos  el cavernícola del ultra congelado durmiendo plácidamente entre su propia mierda. De un bolsillo del troglodita el brillo del filo de una navaja. Despacio el hombre de negro se pone unos guantes, muy despacio, agarra la navaja. Sin pensárselo dos veces le rebaña el cuello. Se queda mirando el pequeño rastro de sangre que brota del cuello y piensa que podría hacerlo de nuevo, sin dudarlo.

El hombre de negro llega a casa, se quita la chaqueta, la deja en la percha. Una vez duchado se mira en el espejo. Un rostro desencajado, una expresión trastornada pero extrañamente relajada le observa desde el otro lado.

-      Puede que hayas metido la pata y mañana lo pases mal. Horrorosamente mal.

 

                                                     Fin

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 23
  • 4.53
  • 243

Si se me permite, me gustaría aprovechar este momento para echar un órdago a aquellas personas, que como yo, sufren una extraña alteración en las funciones vitales cuando se ven abocados al vacío de un “Sobre Mi”. Vértigo, bloqueo, encogimiento de las partes nobles, picor en los ojos, moqueo, estornudos constantes, urticaria repentina… Es horrible, de verdad, créanme cuando digo que cuando nos vemos en esta situación la única salida que nos queda es echarnos en el suelo, formar un ovillo con nuestros cuerpos trastornados y esperar a que acabe la pesadilla. Y ahora que he logrado levantarme del suelo y recobrar algo de dignidad me pregunto si habré logrado mi propósito. Joder, estoy desvariando. No sé si tomarme un vino o una cerveza. En fin, me hare un vinito y mientras lo pienso.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta