cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
“¿Cómo llegue aquí?: capítulo 2” (DEDICADO A LOS 34 PARTICIPANTES DEL TORNEO DE ESCRITORES)
Terror |
15.01.16
  • 4
  • 17
  • 2897
Sinopsis

Continuación de la misteriosa historia de los escritores.

                                                    “¿Cómo llegue aquí?: capítulo 2”

 

Comieron y bebieron hasta reventar. Platicaron, algunos lloraron y se hicieron íntimos amigos. Cuando a Manuel Alexander se le subieron las copas, se levantó de su lugar y señaló a Horacio.

-Solo estamos aquí los 37 escritores del torneo aquél que están organizando tú y Guillermo. Para mí que esto también es obra suya. –Les dijo molesto y reusándose a seguir divirtiéndose como si no pasara nada raro.

-¿Ahora somos magos? –Contestó Guillermo en tono burlón –Si tuviera el poder de hacer esto, los vería desde el otro lado y me divertiría con todo lo que hacen. 

-No hay 37, sobra uno. –Aseguró Jordi Clavero –Hay 34 inscritos, Horacio y Guillermo; aquí sobra uno.

Se miraron unos a otros y cuando León27 vio que varios agarraron los cuchillos, se puso de pie.

-Tranquilos, soy yo; León27. No estoy inscrito en el torneo pero leí el duelo de exhibición y también he comentado. Creo que por eso estoy aquí pero no soy el causante de esto.

Llevaban un rato hablando con él, así que no desconfiaron. Manuel Alexander se levantó, caminó y retomó su punto.

-Ustedes dos organizaron esto. Es culpa de ustedes de alguna forma; ustedes lo provocaron. –Le dijo a Horacio en su cara.

-¡Y si somos un sueño de Manuel Alexander! –Gritó Horacio completamente ebrio,  y se tiró al suelo de la risa.

Estalló la histeria colectiva de carcajadas por varios minutos. Horacio pateó la mesa con sus carcajadas y le cayó una cerveza encima, alguien lo bañó agitándole dos cervezas en la cara. Al calmarse la risa, alguien gritó “salud”, todos levantaron las copas y brindaron.  Manuel regresó a su asiento y se terminó su bebida de un trago.

-Déjame adivinar, -le dijo Clara Pons Vives a una mujer muy callada en la mesa vecina –Eres Ana María Madrigal.

-Sí, mucho gusto. ¿Clara Pons?

-Sí, tú también adivinaste. Tú eres psicóloga, ¿qué piensas de todo esto? –Clara tenía su propia teoría pero quería escuchar la opinión de un experto.

-Definitivamente Horacio está equivocado; no somos un sueño de Manuel. En todo caso ustedes son mi sueño, pero tampoco es probable por varias razones. Ya duró demasiado, es muy vívido y estoy consciente de mi presente y mi pasado; eso no pasa en los sueños. Talvez Manuel sea el que tenga razón y Guillermo es mago, espero que no sea así. –Le explicó Ana viendo lo mucho que se divertían los demás.

-No creo que sea Guillermo el causante de esto; él es uno de nosotros. Yo estaba pensando en los administradores de la página, o en alguien que nos lee y no comenta. –Propuso Clara –Un admirador que nos quiere poner a prueba.

-Todo puede ser posible, ambas pueden tener razón. Disculpen que me entrometa en su charla pero creo que encontré una puerta. –Las interrumpió Sota de espadas.

Las llevó a la pared de lo que sería el frente del salón. Los azulejos de cuadros blancos y negros tenían una ligera separación con el contorno de una puerta. Le avisaron al resto y todos fueron a ver lo que pasaba.
 
Arruillo metió un tenedor y abrió la puerta.  Oscuridad total. Arrojó el tenedor al interior y sonó a pocos metros. Manuel se acercó y dijo que era un túnel.

-Ese punto blanco es luz. –Les avisó y se metió. –Vámonos.

Nadie se animó a seguirlo. Le pidieron que fuera a investigar y que regresara para informar.

-Te acompaño.- Le dijo Noseque.

-Nosotros también. –Se metieron Leslie Valentina y Paco Castelao desesperados por regresar a casa.

Los valientes se fueron y los precavidos esperaron en la puerta. Media hora sin noticias de los aventureros y se sentaron a esperar. Yazmin encontró postres junto a una mesa con cuadernos y les llevó pastel a sus viejos nuevos amigos.
Era una fiesta con gente muy fina que nunca pensaron celebrar. Había comida y bebida de sobra, y ya con el túnel ninguno se sentía secuestrado. De pronto, entró Manuel corriendo y azotó la puerta detrás de él.

-¡Tenemos que cerrar esta puerta! ¡RÁPIDO!- Ordenó Manuel desesperado.

Heracles y fenix fueron los únicos que reaccionaron. Pusieron los platos y las botellas en el suelo, doblaron las mesas plegables y las apilaron para bloquear la puerta. Nadie podría abrir esa puerta desde el otro lado.

-¿Qué pasó? ¿Dónde están los otros? –Le preguntó Ana María Madrigal a Manuel.

Manuel caminaba de un lado a otro y se daba cachetadas para tratar de despertar. Sota de espadas lo agarró de las manos y lo sentó. Lo abrazó y logró tranquilizarlo.

-Manuel, ¿qué sucedió? –Le preguntó Sota de espadas acariciándole la cabeza y tratando de encontrarle la mirada.

-Mamá… -Susurró Manuel.

-¿Quieres ver a tu mamá? Todos queremos regresar Manuel. Me duele verte así; estás completamente blanco y estás sudando. Por favor, explícame que pasó. Nos estamos imaginando lo peor. ¿Dónde están los otros? –Insistió Clara Pons.

-Apenas si pude escapar, los otros están muertos. Los mató la mamá… la “Mamita” del cuento de Horacio.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Mexicano viviendo en Japón, gozando de mis dulces 16 (por segunda vez), godin deprimido, rapero frustrado, comediante serio, escritor (bastante malo [maligno, no mediocre]{creo}) y organizador del Torneo de Escritores (tengo otro perfil: torneoescritores@gmail.com)

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta