cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Como si estuvieras en tu casa.
Suspense |
14.04.19
  • 4
  • 3
  • 173
Sinopsis

Dejando a medias la ruta...

- Señor Ramírez,  preséntese  en el despacho de el director Claudio - Le dijo la secretaria con voz de contestador automático.

Dejado a medias la ruta que se estaba preparado, se arregló el nudo de la corbata, cruzó la oficina, el pasillo de los clientes más  importantes y se paró en  aquella novena puerta negra que muchos temían cruzar.  Antes de cruzar la puerta, puso el móvil en silencio y se metió la mano derecha por detrás del pantalón hasta que llegó a tocarse la profundidad de sus dos nalgas sudorosas.

- Buenos días Claudio. Me ha mandado llamar ? - Le preguntó antes de darle la mano derecha. 

- Siéntate. Tengo algo importante que decirle. Le respondió después de  saludarse y grapar unos documentos. 

Con los mismos rodeos que solía hacer cuando creía que sería más millonario, abrió un cajón de su mesa dorada, sacó una caja de habanos, agarro uno, le cortó la punta y tras encenderlo le explicó en qué consistirá su trabajo. 

- Señor Claudio, usted sabía que está prohibido fumar en la oficina ? - Le preguntó inmersión en una nube de humo. 

-  Tiene suerte que la señora Urupia le ha escogido a usted para que le presente nuestro abanico de seguros, cosa que no entendí, entiendo ni entenderé. El tiempo es oro. Puede irse y haga bien su trabajo. - Le dijo antes de levantarse y abrirle la puerta.

En cuanto salió, se detuvo en el pasillo e imagino, una fiesta por todo lo alto con los gerentes de la empresa donde celebraban el despido de Claudio lo veían como se retiraba agarrando una triste caja de cartón con todos sus bártulos. 

- Señor Ramírez, su vehículo acaba de llegar. -  Le dijo la secretaria con su tono tan particular.

Con su carpeta roja colocada debajo de su hombro, salió de la oficina, se montó en el BMW que le vino a buscar y el conductor inició la marcha hacia la primera parada que tenía que realizar para contentar a la señora Urupia. Durante el trayecto abrió la carpeta, cogió un bolígrafo y en una hoja e hizo un esquema de todo lo que aportaba el seguro más adaptado a su nivel de vida. 

Con una tarjeta rosa que le entregó el conductor, entró en la sastrería y se dejó llevar por el niño que llevaba dentro a la hora de escoger el modelo que luciría para tal ocasión. Durante dos horas, se probó diferentes combinaciones hasta que se decantó por un traje de color turquesa, el cual conseguía cambiar su desinteresada mirada y realzar el color de su piel morena. 

- Se siente elegante y seguro de sí mismo ?   - Le preguntó el sastre inclinado la cabeza hacia el lado izquierdo. 

- Acaso lo duda ? - Le preguntó clavándole la mirada. 

- Si me permite, le sugiero que se compre unos zapatos. Estas deportivas que usted calza no son aptas para tal prenda de alta costura. - Le dijo mirado su calzado con despreció. 


- Mis deportivas rojas, se adaptan a cualquier circunstancia, haga el favor de no criticar por el aspecto que puedan tener. Me puede cobrar estás prendas de alta costura que están siendo lúcidas por un hombre de clase baja que se viste con calzoncillos y calcetines de mercadillo ? - Le preguntó con un tono despreciable antes de entregarle la tarjeta. 

- Por supuesto. - Le respondió al coger la tarjeta. 

Tras gastarse una cifra acompañada de muchos ceros, regresó al vehículo convencido de que con esta  venta dejaría de ser un comercial sénior y pasaría a ocupar el puesto de Claudio....

 

 

Si quieres saber cómo termina esta historia podrás leerla completa en...

https://www.facebook.com/ComunidadTusRelatos/?ti=as

 

Saludos. 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy lo que creeas que seré a través de mis escritos. Seguramente te equivocaras.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta