cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Como un mal chiste.
Varios |
01.12.19
  • 4
  • 3
  • 608
Sinopsis

Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

Malas decisiones, mi vida está plagada de malas decisiones, pero hoy amigo mío me he lucido.

Primero me llama mi exmujer para decirme que tiene una fuga de agua en la casa, mi repuesta es que ya no vivo allí así que no sé porque me llama como si viviese allí, me cuelga el teléfono por lo que intuyo que este fin de semana no veré a los niños.

El coche está en reserva pero tengo lo justo para llegar a la gasolinera, pues no, un par de kilómetros para llenar una garrafa y otros dos de vuelta van encauzando un día de asco.

Después mi llego al aeropuerto y mi jefe me dice que el compañero que me acompañaría de copiloto está enfermo, y aunque no es legal me pide que realice este viaje solo pues la carga debe llegar a destino hoy sin falta o lo penalizaran.

Como soy el nuevo en la empresa no me queda más remedio que aceptar.

El tiempo no es que acompañe hoy, el día empeora por momentos.

Despego y empieza a nevar, dos rutas alternativas para para salvar la tormenta, elijo la más lógica y como todo en el día de hoy me equivoco.

La tormenta se desvía y me coge de lleno, el motor se apaga, debo efectuar un aterrizaje de emergencia en la nieve a mitad de camino de mi destino, en medio de la nada, pero no tengo otra opción.

Al menos el aterrizaje es bueno, no hay cobertura para ponerme en contacto con alguien que venga a rescatarme, voy a la bodega de carga a ver que transporto y no tengo más remedio que ponerme a reír.

¿Frigoríficos?, cuando me encuentren dios sabe cuándo en medio del Polo Norte, me van a encontrar con una carga de frigoríficos, parece un mal chiste, aunque el final no va a ser de risa precisamente, eso si va a ser muy muy largo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1119
  • 4.58
  • 12

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta