cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Como un viejo encendedor
Reflexiones |
04.01.18
  • 4
  • 10
  • 1140
Sinopsis

Comparación muy subjetiva .

Como un viejo encendedor

 

La vida es  un viejo encendedor de cigarrillos.   Cada día le damos un golpecito a la tuerca que lo enciende y lanza su llama prometedora. Al final del día, apenas si le queda llama.  Traslademos ese movimiento  a los grandes  o pequeños objetivos que nos proponemos cada hora, cada día, cada año. Es asombroso comprobar, - después de haber dejado atrás la niñez  y juventud-,  la cantidad de veces que intentamos  iluminar a nuestro alrededor e iluminarnos. 

¡Cómo olvidar la potencia de la luz con que  cubrí  mi mundo cuando terminé mi escuela primaria con excelentes notas y abrazos de mis maestros! Pero  no estaba la que yo esperaba.

Dos veces más,  me propuse  sorprenderla con brillos personales.  Atravesé el ancho umbral de la escuela secundaria con  intención de  develar  las matemáticas y algoritmos que me permitieran no perder las dimensiones de la vida en todos sus aspectos.  Dominar la lengua  con  maestría  para nombrar y decirle al mundo  mi presencia. Pero no estaba la que yo esperaba.

 La tercera vez  me  introduje en  los conocimientos universales  de las ciencias.  Construiría  mundo de colores y afectos para ponérselo en sus manos.  Exploraría lo micro y lo macro y lo haría visible solo para ella.  Buscaría el sonido y la música que la acariciara tiernamente cuando la percibiera. La paleta de los colores que le pusieran a su alcance las artes y sus creadores.

De puro pensar en ella conocía sus gustos, sus preferencias y sus desdenes al dedillo. Sin embargo, sin deseos de absolutizar su atención, confieso que muy poco logré. Poco o nada sabía de mis  laboriosos  afanes por adorarla y llegar a su corazón.  Las veces que reparó en mí, fue para criticarme  la excesiva tozudez.  En qué me equivoqué sigo pensando  en oscuridad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribo desde muy joven: ensayos, relatos, poesías, etc.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta