cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Cómo voltear la carne
Varios |
03.01.17
  • 4
  • 3
  • 864
Sinopsis

La guía correcta para voltear la carne en tan sólo 3 pasos...

Primer paso: Baje todas sus cortinas y cierre todas sus ventanas, le sugiero apagar las luces principales y mantener encendidas sólo las más austeras. Es imprescindible contar con un gran patio trasero, con tierra y pasto, para instalar su cocina, y para preparar también una fosa, esto es MUY importante. Después procederá a alistar el asador o la parrilla, de acuerdo a sus gustos y necesidades. Prepare el carbón y atice. Tenga a la mano una buena espátula o algún utensilio que le facilite voltear la carne. Tenga también agua y todos los ingredientes con que desea sazonar la carne. Ahora tome el corte que desea asar y colóquelo sobre la parrilla o el asador (para una mejor y más rápida cocción, agregue más carbón, si lo considera necesario). El tiempo que debe de esperar para voltear la carne puede variar de acuerdo al término que desee de la misma, el tiempo promedio es de 5 a 10 minutos… Llamarán a la puerta. Si no espera invitados, tal vez pueda tratarse de algún vecino impertinente, o tal vez, de la policía. Si es el vecino imprudente, atiéndalo de la manera más cordial y amable, ofrézcale para después, un poco de la carne que se dispone a asar, pero despídalo a la brevedad. En caso de ser la policía, manténgase aislado en su patio trasero y guarde silencio. Espere hasta que se marchen, cinco minutos serán suficientes. Si los bastardos insisten, deberá apresurarse a esconder el cadáver fuera de la vista.

Segundo paso: Guarde la calma; su patio es muy grande, opte por enterrar el cuerpo en la fosa previamente preparada. Esconderlo debajo de la cama no es una buena opción. Si en el caso más raro y afortunado dispone usted de mucho tiempo y paciencia, mutile el cuerpo en pequeñas partes y guárdelas después en el congelador o en una nevera grande. Si después de esto los uniformados aún insisten, vaya, con calma, y atiéndalos, pero no se preocupe, ellos no podrán allanar su hogar sin una previa orden judicial, sólo bajo su permiso y consentimiento, pues se trataría de una violación al derecho de la propiedad privada. La intimidación es el arma blanca de los uniformados. Le cuestionarán por su excesiva demora en salir, excuse que se encontraba muy ocupado preparando la cena para su familia, la cual se halla esperando ansiosamente. Le harán después algunas preguntas personales, si quiere, respóndalas, con toda la calma y la tranquilidad requeridas (recuerde que tampoco está obligado a responder todos los cuestionamientos sin que se comprueben indicios de comportamiento ilícito o de infracción administrativa). Habrá concluido el interrogatorio, los oficiales se marcharán (in)satisfechos. Muéstreles su mejor sonrisa, aunque tenga usted una dentadura grotesca, y despídalos con cortesía, deseándoles las buenas noches y los mejores deseos por el fin de año. No cierre la puerta hasta que se hayan ido completamente, y sostenga su (forzada) sonrisa hasta el último instante. Notará entonces un olor desagradable… ¡la carne! Azote la puerta y corra de inmediato hacia el patio trasero. Se dará cuenta que la carne se ha tostado toda.

Tercer paso: Desentierre el cuerpo o sáquelo de la nevera, según haya sido el caso. Corte de él un nuevo pedazo, enjuáguelo con un poco de agua y colóquelo de nuevo sobre el asador o la parrilla. En caso de nuevas interrupciones, repita el segundo paso.

Feliz año nuevo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta