cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Compañía
Terror |
18.05.14
  • 4
  • 1
  • 851
Sinopsis

Todo tiene una explicación lógica , hasta que no...

Reconozco que  otro en mi lugar hubiera sentido miedo. Yo encontré una explicación lógica a cada uno de los acontecimientos.
Como cuando por el rabillo del ojo vislumbré en un rincón una figura humana y al regresar la vista  no había nada. -Me habrá parecido- pensé.
O cuando el perro se paró frente al sillón vacío moviendo la cola , mirando atentamente  y por largo rato al espacio que ocupaba su total atención. - Perro loco- le dije...
Otro día, mirando la TV sentía pequeños tironcitos de pelo. -Serán las hebillas que me aprietan la cabeza- me decía mientras me las sacaba.
Justo a las 12 del medio día,  vi una clara frontal sombra humana proyectada en la pared del patio;  un gorrión distraído se posaba  en el hombro de la sombra. Parpadeé y el gorrión salió volando. Una curiosa ilusión óptica, no traía mis lentes.
El calor de la noche, me hizo pegarle una patada al cobertor, dejando mi pie a la intemperie.  Algo suave rozo mi pierna. -La cola del perro que  justo se paró a un lado de la cama, es lo que pasó por mi mente.
La olla de sopa que estaba hirviendo  en una hornalla y que al regresar del baño estaba sobre otra hornalla, apagada. - ¡ Qué distraída estoy !- dije en vos alta.
Regresando de trabajar, caminaba cuesta arriba rumbo a mi edificio y vi todas las luces de   mi departamento encendidas. Al llegar todo estaba apagado. -Seguro fue el departamento del vecino de abajo- afirmé con vehemencia.
Aquella noche, lave los platos, le di de comer al perro, cerré la puerta con cerrojo y me fui a dormir. Entre sueños sentí ruidos; al despertar la puerta del departamento estaba abierta de par en par. Seguramente con el cansancio cerré mal, y una corriente de viento la abrió.
Ésta mañana  preparé el café con leche, como había de más, sin pensarlo siquiera,
serví una segunda taza, que dejé  en la mesa de la cocina junto a mi anotador de la lista de compras  semanales.
Al regresar por la noche la taza estaba vacía; una nota escrita con letra temblorosa decía
-¡gracias!-
Otro en mi lugar hubiera sentido miedo. Yo encontré una explicación lógica a cada uno de los acontecimientos anteriores, menos a éste. ¿ Tendré que asustarme?

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta