cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Compré un fantasma
Terror |
03.09.20
  • 4
  • 5
  • 284
Sinopsis

 

Desde hace  un par de años sigo a un youtuber que publica videos de terror. Hace un año subió el video de Alberto Domínguez , una persona común y corriente que vive una situación horrible. Alberto se fue a un retiro espiritual y con la ayuda de un alucinógeno poderosísimo viajo a otro plano astral. Su experiencia no fue agradable. Unos días después cosas extrañas empezaron a suceder en su casa. Los ruidos nocturnos fueron aumentando el volumen y la cantidad a tal grado que decidió mudarse para poder dormir.
Meses después, subió un segundo video donde Alberto tiene unas enormes ojeras y se ve exhausto. Cuenta que se cambió de casa tres veces pero el ente lo sigue a donde quiera que vaya. Ya no solo hay ruidos, también se mueven cosas. En el video muestra como un libro se cae de una repisa y como se cierra sola una puerta.
Yo casi no me espanto por la cantidad de horror que miro a diario pero aquellos videos me causaron una gran inquietud. Debo reconocer que el tercer video me dio mucho miedo. El pobre Alberto está desesperado, cansado y aterrado. Es un video en vivo donde muestra una noche normal en su casa. Tocan a su puerta y al abrir no hay nadie, muestra el pasillo largo y como no hay forma alguna de que lo haya preparado él. No es un video editado, es en vivo. Además de los portazos y varios objetos que son arrojados de un lado de la sala al otro, se escuchan unos tacones de mujer. Alberto dice que huele mucho a un perfume de señora. De pronto se escucha una voz de mujer y muestra todo su departamento, todos los cuartos y los closets pero no hay nadie. En ocasiones se queja como si alguien lo estuviera lastimando. Muestra las marcas de los golpes y rasguños que le han hecho. Lo que más me impacto es que estaba sentado frente a la cámara y es empujado con fuerza. 
Aunque soy fanático de estas cosas, soy muy racional. Todo tiene explicación, seguramente cuenta con la ayuda de algún amigo que jala hilos y punto. Al caminar alrededor del departamento puede seguir una ruta preestablecida donde no se tope con sus cómplices. Es por esto que me atreví a contactarlo y a ofrecerle dinero por permitirme pasar unos días con él. Al principio se negó rotundamente, me contestó que no podía permitirme quedarme en su casa pues soy un desconocido. Le ofrecí 200 dólares por noche y no aceptó. Luego le propuse quedarnos en un hotel cerca de su casa puesto que el fantasma lo sigue a donde quiera que vaya. Aceptó.
Nos quedamos tres noches en un cuarto de hotel y el chiste me costó casi mil dólares. Yo tenía la ilusión de experimentar algo paranormal pero no sucedió nada. Alberto es un tipo callado y poco amigable. En esos tres días se la pasó leyendo y yo viendo la tele. Traté de investigar a fondo su caso pero es un baúl cerrado con candado. Por eso me sorprendió cuando me escribió. Me sugirió que tuviera cuidado porque por primera vez en mucho tiempo pasó una noche tranquila, sin ninguna molestia.
Y sucedió, escuché una voz en mi habitación que me susurró “Hey hey, Horacio”. Estaba tratando de dormir, traté de convencerme de que había sido un sueño pero no estaba dormido. Tres noches después tocaron a mi puerta en la madrugada pero no fui a ver quién era. A la semana siguiente otra vez pero tocaban con insistencia. Tuve que ir a ver quién golpeaba mi puerta a las dos de la mañana. Tocaban con urgencia y al mirar por el ojo de la puerta no vi nada. Seguían tocando y cuando abrí cesó el ruido. Mi vecino salió a ver que sucedía y no pude explicarle, le dije que alguien me jugó una broma. Él estaba molesto, yo asustado.
Mi fantasma se manifestaba cada dos o tres días y luego descansaba. Movía muebles, rompía trastes y llenaba mi casa con un aroma a señora. Pensé que se intimidaría ante la presencia de las cámaras pero no. Logré grabar como se movía la mesa sola, un vaso que se rompió al caerse y el sonido de unos tacones caminando con prisa en la sala.
Al principio fue emocionante, luego se volvió molesto. No me dejaba dormir. Me fui a un hotel y por primera vez en varios días pude dormir tranquilo, pero al día siguiente me despertó en la madrugada una bofetada bien dada. Me desperté con dolor y en pánico. Me levanté y miré a mi alrededor. Escuché como si la ropa de un hombre invisible se moviera despacio justo frente a mí. Prendí la luz y me quedé quieto un minuto. Justo antes de apagar la luz para volver a dormir un grito ensordecedor en mi oreja izquierda me obligó a cubrirme la cabeza. Salí corriendo. Le dije al encargado el televisor de mi habitación no funcionaba para que me acompañara al cuarto. Mientras él lo revisaba yo agarré mis cosas y regresé a mi casa. Ya que estaba a punto de dormirme por fin, escuché una risa en la esquina de mi cuarto.
Tuve que quedarme en casa de un amigo. Le expliqué lo que me sucedía y me aconsejó ir al psicólogo. Mi fantasma resultó ser tímido, no hizo nada las dos noches que me quedé ahí. Mi amigo me insistió que me fuera pero lo convencí con dinero para pasar más tiempo en su casa. El fantasma empezó a ganar confianza y nos tocó la puerta en la madrugada. Revisamos y no había nadie. La noche siguiente una taza voladora le abrió la frente a mi amigo. Tuvimos que ir a urgencias a que le cosieran la frente. Como era de esperarse, no me permitió quedarme con él. Tuve que quedarme solo de nuevo y fue peor. Los ruidos constantes en la madrugada hicieron que mis vecinos pensaran que estaba loco, que me dedicaba a azotar la puerta y a romper cosas en las madrugadas. Les enseñé los videos a ellos y a la policía pero nadie me creyó.
No sé qué hacer, estoy desesperado. Tengo miedo y mucho sueño.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Mexicano viviendo en Japón, gozando de mis dulces 16 (por segunda vez), godin deprimido, rapero frustrado, comediante serio, escritor (bastante malo [maligno, no mediocre]{creo}) Antes escribía puro terror, pero estos últimos años me ha entrado un calorcito que me obliga a escribir puras cosas cachondas, aunque de vez en cuando se me sale el demonio. Solía estar muy activo en esta red pero me cambié de trabajo. Ahora gano mucho dinero pero casi no tengo tiempo libre. También me dio por dibujar más que escribir, casi todos los días dibujo. Checa mi instagran: orashiosensei

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta