cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Conceptos erróneos.
Drama |
21.02.14
  • 0
  • 0
  • 478
Sinopsis

Nunca sabremos que nos depara la muerte, seductora e insaciable cazadora de almas sin escrúpulos. Un niña, llena de vitalidad e implacable curiosidad se haya perdida en un largo camino, acompañada de un misterioso hombre quien le develará algunos secretos de los mortales...

Cielo, limbo, Infierno. En realidad nadie sabe a dónde iremos.

 

_ ¿De qué has muerto? -Preguntó con temor la inocente niña-

_ "Ahogado por las palabras que nunca dije" -Le respondió con remordimiento-

_ Y eso, ¿Qué significa?, señor.

_ Significa que he callado todo lo que he sentido por ella cuando aun había tiempo. Hoy, ellos me callan por no haber tenido el suficiente valor para ser libre…  Sabes, tú no deberías estar aquí. Eres muy joven, tienes una vida por delante y ella te tiene a ti. Tienes sueños, esperanzas y fe, acá ya no hay nada de eso…

_ Pero aun puedes creer, ¿o no? –Le dijo mirándolo a sus apenados ojos-

_ ¿A qué te refieres?.

_ A creer. Sentir que nada está perdido y hacer algo para cambiar el mundo, sí, desde aquí.

_ No es tan fácil como crees, aun eres chica para entender al mundo…

_ Y tu demasiada grande para recordar cómo jugar. Sin embargo, aquí estoy yo y te recordaré como jugar a las hamacas, creer en volar cada vez que te elevas por los aires sin aferrarte a nada, como niños, ¿ves?.

_ Sí, pero he perdido mi tiempo y ya no tengo en que creer. Sólo me quedan recuerdos, residuos que me sostienen y torturan…

_ ¡No pienses eso!, ¡Tú no has perdido tiempo, ni siquiera has perdido la fe, te lo puedo demostrar! Mi mamá me decía que el tiempo es oro para desperdiciarlo, así que acompáñame…

_ Niña, el tiempo no es oro, el oro no vale nada. El tiempo es vida… y eso es lo que ya no me queda…

_ Pero…

_ Caminamos sin darnos cuenta que cometemos errores, algunos irremediables, otros, sólo acumulables… algunos hombres cometen errores fatales, intentan sacarse de la mente aquello que el corazón no permite…

_ Mira, sígueme. –Le dijo mientras le tomaba, a la niña, su suave mano-

_ ¿A dónde me llevas?

_ Te llevaré a todos lados y al mismo tiempo a ninguno. Aquí nada es lo que parece. Acá estamos en la nada…

_ ¡Oh! , pero me da miedo la oscuridad…

_ No te preocupes, tus miedos sólo existen por ti, y ellos viven alimentados de tus sueños por cumplir… 

_ Son malos, ¿verdad?.

_ No, no pueden serlo. No existen.

_ Pero si tu existes y yo existo, por qué ellos no…

_ Te equivocas –Le dijo tiernamente, con tono de seguridad- Yo ya no existo, soy un residuo. Un error de la creación, vagando por el infinito.

_ ¿Infinito?

_ Sí. Tu no perteneces aquí, la gente que ves rodeando las penumbras del lugar, ya no existen. Han muerto hace tiempo, algunos son nuevos, pero todos han perdido. Tú tienes que volver…

_  ¿Perdido?, ¿Qué cosa han perdido?.

_  La memoria, la cordura, el corazón… la vida.

 _ ¿Por qué dices que no soy de aquí?, ¿Volver a dónde?.

_ Tú, eres joven.

_ ¿Y eso qué tiene que ver?.

_ Existe un tiempo para estar muerto y uno para vivir, a ti te quedan minutos más para divagar por el espacio y cuando llegue el momento te irás y te habrás olvidado de mi, de ellos –Señalando a los errantes-, de esto…

_ Entonces, ¡cuéntame todo lo que pueda hacer para llevarte conmigo!.

_ No puedes.

_  ¿¡Y ahora por qué!?.

_ Porque yo ya he dejado de existir. Tú todavía tienes tiempo… jaja.

_ ¿Por qué ríes?.

_ Porque dije “Tiempo”…

_ ¿Y eso qué tiene que ver?.

_ Querida mía, el tiempo es una de las más grandes mentiras… las personas viven esclavas de sus puntiagudas agujas que marcan, a cada hora, el precio que pagan con sus vida por ser puntuales a la muerte…

_ ¡Oh! –exclamó con temor la niña mientras lo observaba fijamente-.

_ Pero igual no te preocupes, eso que ellos llaman minutos, acá no se cumple. No hay reglas ni jugadores. Estamos en las sombras…

_  En las sombras y en la luz… en el silencio y en el ruido, somos todo y la nada entonces… -corrigió la niña dubitativa-.

_ Jaja…

_ ¿¡Y ahora de qué te ríes!? .

_ De que para ser chica entiendes bastante rápido…

Caminaron de la mano en silencio por un rato. Una niebla espesa los rodeaba lentamente. Las luces estaban extintas, los senderos eran impredecibles y la espera agobiante.

 

_ (…) Tenias alguien a quien amabas, ¿verdad?.

_ Es por eso que aquí estoy, la perdí…                           

_ ¿Cómo se llamaba?.

_ No lo recuerdo, pero era demasiada hermosa… -La mira a los ojos con una pasión que desbordaba los suyos, y coloca sus manos sobre su sien- si no vas a amar sus demonios no la saques del infierno…

_ Pero… ¿¡Qué hiciste para perderla!?.

-CONTINUARÁ-

 

Elías Nill

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Hay mujeres que enloquecen a un hombre. Una interminable lista de momentos se ven frustradas tras el paso de la "dama seductora". Hoy solo queda el recuerdo. No confundir, esta no es una típica historia de amor, es una muestra de lo él hizo.

    Nunca sabremos que nos depara la muerte, seductora e insaciable cazadora de almas sin escrúpulos. Un niña, llena de vitalidad e implacable curiosidad se haya perdida en un largo camino, acompañada de un misterioso hombre quien le develará algunos secretos de los mortales...

    ¿Qué pasa si la muerte no es la salida a tus problemas?, debo aclarar, que entre la muerte y la vida sólo hay un cuerpo de diferencia. Azul narra un desdichado suceso, una búsqueda de alivio, un escape de la desafortunada realidad de un misterioso personaje.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta