cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Conversaciones en mi mente
Drama |
26.02.17
  • 5
  • 2
  • 1670
Sinopsis

Aquí estoy yo nuevamente abuela, comunicándome contigo mentalmente, se que estas ahí y puedes entenderme.

-Doy una larga calada a este cigarro que me infecta los pulmones pero relaja mis nervios mientras con una mano sostengo tu foto.

Cuanto te extraño mi vieja, sé que  a veces nosotros nos acordamos de los difuntos en momentos en que estamos en aprietos y normalmente tratamos de ignorar esa pérdida importante que fue ese ser querido para seguir adelante.

Ahorita me ahogo en un mar de emociones tristes, una depresión , tan grande que ni yo mismo logro comprender, he lastimado a muchos sin querer y luego termino como un idiota pidiendo disculpas de arriba abajo con los ojos lagrimosos cual cachorro que se comporta mal, digamos que la depresión es una enfermedad moderna así me dijo mi Hermana, te ataca cuando tu menos te lo esperas  o cuando aunque hayas tenido el mejor de tus días, vieras al amor de tu vida, cenaras con toda tu familia, y terminaras recostado en tu cama con una sonrisa en la cara, se borra lentamente, sientes que tu vida sigue siendo una mierda.

Hago un ademan de limpiar la foto con mi pulgar mientras veo tu rostro, me hace falta ese cariño incomprensible, esa atención que desde pequeño me brindaste, perdóname estas palabras, pero es la cruda realidad, mi situación es una mierda, me rodeo de gente de mierda, mientras veo como todo se cae a pedazos cual rompecabezas lanzado desde un décimo piso y viendo como sus piezas salen volando a diestra y siniestra hasta impactar contra el concreto.

Lo peor es que no puedo hacer nada para remediarlo, me arrepiento de algunas cosas como de otras no, el punto es, que siempre te llevo en el corazón y en este momento, en que entre la espada y la pared me encuentro, necesito uno de tus abrazos y consejos sabios.

Mis sueños se ven imposibles de realizar, en esta situación, obligado a trabajar en cosas que no me gustan, mientras otros viven felices de lo que aman, aquí nadie aprecia el arte, y los que lo aprecian no tienen como apoyarlo, la población de esta nación mortífera se reduce entre muertes nobles y asesinatos, al menos a ti nadie te hizo daño, moriste de vejez, y te admiro por todo.

Falta alguien que me apoye como tú lo hacías, y aunque mi familia este conmigo, eras tú la que me comprendía, en  estos momentos sonrió como un idiota, al recordar los buenos momentos pero a la cabeza también me vienen los malos, sobre todo el verte dar tu último aliento cara a cara antes de partir de este plano.

Todavía recuerdo aquel día que me fueron a buscar al colegio, yo me encontraba muy chico dijiste que querías verme por última vez, al llegar, llorabas y me agarraste con la poca fuerza que tenías en tu mano y me dijiste que siempre estarías para mí, aun te creo y aun te siento a mi lado,  me la doy de serio y frio y al final termino siendo blando, por si no lo sabes mi vieja, mi abuelo paterno, está muy grave  y a veces no me reconoce, eso también me ha afectado, a veces mi familia lo ignora y lo trata mal pero él no tiene la culpa y yo lo defiendo a capa y espada como el alguna vez lo hizo conmigo para evitar que me pegaran por haber hecho alguna travesura.

Desde que estoy solo son pocos los abrazos que me han dado, necesito uno de esos que tu tanto me diste, ¿Recuerdas?

Ni siquiera sé si elegí la carrera correcta, porque siempre has de perseguir tus sueños no? Aunque nadie te apoye.

Sabes abuela, es bueno pensar y tener estas conversaciones en mi mente, que aunque parezca loco, sé que estás ahí, y me lees, me escuchas y sé que estas bien, aunque no en físico, si en espíritu

Espero algún día volver a verte, que me cantes aquellas canciones  de siempre, que me cuentes aquellas historias terroríficas que me asustaban para no portarme mal nunca más, aunque no lo creas fuiste mi guía, mírame ahora, soy alguien de bien, no soy ningún delincuente gracias a ti  y a tu educación.

Es tiempo de despedirme, no quiero llorar porque sé que estas bien, te dejo esta rosa de regalo junto a tu foto, y espero siempre estés y me sigas apoyando.

 

Te quiero abuela.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas Gracias Nubis, había dudado si subirlo o guardarlo en un baúl de recuerdos con una gran llave :)
    Me quedé igual de triste que tú. Evocas la nostalgia de un modo desgarrador.
  • Fácil de Ignorar, de poca Importancia.

    Después de tanto tiempo nos volvemos a encontrar.

    Antes de Partir, mis pensamientos mas puros y sinceros~

    Le pido aquel que poder tiene sobre mí, Llenarme de una fuerza y resistencia sin igual, Espero cuando deje este plano terrenal, Llegar al país del “Nunca Jamás”.

    No tendré jamás la misma suerte~

    Estaba yo un día en la habitación tirado en la cama, la depresión me consumía, los ataques de ansiedad se incrementaban, la había pasado mal últimamente, los recuerdos de épocas mejores iban y venían, era esos días de mierda, donde lo único agradable es el sonido de las gotas chocar con mi ventana.

    Mujer con el poder de hacerme subir al cielo, Y entre tus piernas conocer un Mismísimo Infierno.

    Nada más entre y te vi enredada, entre las sabanas con otro, Pero como me importas poco, solo supe sonreír mientras veía tu rostro,

    Si Ríes, Reiré contigo, Si lloras, Llorare contigo, Si Sonríes, Sonriere contigo, aun así poco a poco pierdas la memoria, y cada día para ti ya no sea tu hijo… Sino un completo desconocido.

    He pasado Tantas sonrisas y te quiero falsos,tantos abrazos y besos plásticos, tantos encuentros sin sentimientos, tantos fracasos que terminan en "Lo siento".

  • 46
  • 4.56
  • 47

Lo escrito proviene de mi alma, yo soy su simple marioneta.. "No quiero Fama, Solo quiero tenerte una vez más en mi cama."

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta