cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Cosas de Madrugada
Reflexiones |
17.02.14
  • 4
  • 8
  • 973
Sinopsis

La madrugada es un lugar en el que cualquier cosa puede pasar, pero las cosas que sobreviven a la madrugada son las que nos gustaría que se quedaran para siempre...

  Si alguien está despierto y bien acompañado durante la madrugada, le pueden ocurrir, al menos, tres tipos de cosas: Las que uno olvida pero los demás se las recuerdan, las que sí se recuerdan pero uno prefiere olvidarlas y las que no se olvidan porque se platican una y otra vez hasta que recordarlas es tan emocionante como haberlas vivido.  

La madrugada es ese lugar que se habita de la 1 a las 5 a la mañana, justo cuando la gente decente ya está bien dormida, y antes de que esa misma gente se levante para ir trabajar. Es cuando se deja de mirar el reloj y en vez de ir a contra tiempo, uno se entrega a la dicha de moverse con él. Sólo en un lugar así se pueden dar encuentros, desencuentros, amistades, reflexiones, besos y pasiones que no cabrían en ningún otro escenario, ni en ninguna otra hora. Es en la madrugada donde se construyen hermandades que duran lo que dura una canción de José Alfredo. Es donde se baila, se canta, se besa, y se platica como si ni el sol, ni nadie estuviera vigilando.  

Pero que quede claro que el espíritu de la madrugada no está en el alcohol, ni en los excesos, sino en la disposición de dejarse embriagar por la intoxicante sensación de que aún es hoy. La madrugada es limbo entre el día que se acaba y el que todavía no llega. Cuando se tiene una madrugada así, no hay resaca ni desvelo que le quiten a uno la satisfacción de saber que aunque sea por una noche se vivió un poquito más.  

Mucho de lo que pasa en la madrugada, se queda en la madrugada, pero lo que pasa de la madrugada, es lo que nos gustaría que se quedara para siempre. Por eso, cuando amanece y a uno le dan ganas de volver a ver a cierta gente incluso a la luz de la rutina, se puede decir que se han encontrado verdaderos amigos, o sea, personas con quienes se pueden pasar tardes, viajes e incluso otro tipo de madrugadas en las que el tiempo transcurre más lento, como en los hospitales, las comisarías y los velorios.  

Lo mejor de la vida es cuando uno encuentra alguien con quien, a parte de desveladas, se desean pasar  despertares, desayunos, ronquidos y hasta primeros alientos de la mañana. Sencillamente, alguien con quien seguir haciendo historias de madrugada, pero  de las que sólo se pueden contar entre los dos que las protagonizan…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Interesante relato. Me ha hecho recordar situaciones y cosas que me han sucedido en mis madrugadas.
    Tienes razón, las madrugadas guardan muchos tesoros.
    La madrugada puede producir versos como estos: "te ofrezco el recuerdo de una rosa amarilla vista al amanecer" Felicitaciones.
    a medio sueño surgen a veces grandes historias
    Un intenso y precioso retrato de algo que, más que una franja de tiempo, es una actitud de vida. Gracias por compartirlo. Un placer leerte. Saludos.
    He disfrutado tu texto. Me identifico con lo descrito. Ahora me disculpas, pues es de madrugada y debo ir a dormir (trabajo mañana, tu entiendes) Saludos.
    La madrugada. Muchas veces es preferible pasarla viendo películas, o cotejando libros, o sentado en la butaca de una estación de ómnibus con las luces bien prendidas. Muy bueno. Me gustó mucho lo que escribiste.
    La madrugada, lapso de tiempo en el que todo puede pasar. Muy de acuerdo contigo.
  • Una historia ambientada en los 90's que narra desde la perspectiva de una niña el esfuerzo de sus padres por enfrentarse a la tecnología.

    Cuando dos personas que esperan, no están esperando lo mismo.

    La madrugada es un lugar en el que cualquier cosa puede pasar, pero las cosas que sobreviven a la madrugada son las que nos gustaría que se quedaran para siempre...

    La bici verde y yo estuvimos saliendo un par de años. Íbamos juntas a la papelería y la tienda y nada más, porque mi mamá no me dejaba ir más lejos. Un día de aquellos, andaba por el parque dando vueltas cuando de repente un pedal de la bicicleta se venció y caí en un arbusto frente al niño que me gustaba (...) Ese mismo día la arrumbé en el patio de servicio y dejé que el óxido y las telarañas cobraran mi venganza...

Escribir aún no me da para vivir, pero sí evita que me mate, o mate a alguien >:)

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta