cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Cria cuervos
Humor |
06.11.06
  • 4
  • 11
  • 3224
Sinopsis

Desde luego lo que me hizo mi amigo Nicolás es que no se lo perdono en la vida. El muy desgraciado, tanto decir que sería mi amigo de por vida, que lo suyo era mio, que me daría lo que me hiciese falta... y luego me falla en el peor momento.

Pero empiezo por el principio, porque si no no entendereis nada. Me direis que no podía ser tan grave, pues no, ERA PEOR. Todo empezó un mal dia que me lesioné gravemente la rodilla. Por si no lo sabeis (es normal que no lo sepais), yo soy una gran promesa del Baloncesto, y tenía un gran futuro por delante, hasta que me fastidié la puñetera rodilla (lo habría explicado de otra forma, pero no quiero herir susceptibilidades). Ese fue el principio de mi pesadilla. Los mamones de los medicos me deshauciaban para jugar al baloncesto, pero por suerte conseguí que un medico loco pero un genio en su trabajo que se ofrecía a ponerme una rodilla nueva... pero yo tenía que poner la rodilla de repuesto, y me acordé de la promesa de mi amigo Nicolás.

Conseguí llevarle engañado, pero una vez allí se negó en redondo a cederme gustosamente su rodilla. Decía que como se iba a quedar solo con una pierna, que eso no podía ser. Total, que tuvimos que matarlo para quitarsela. Tanto ofrecer, tanto ofrecer y luego ya veis. Eso si, una vez muerto le canté las cuarenta, y creo que lo entendió, porque me miraba sin rechistar, con los ojos muy abiertos. Me enfadé tanto que hasta le conté que su Madelman explorador no se quemó por combustión expontánea, como le hice creer en su momento, y es que no lo puedo evitar, odio los madelman.

Total que en el entierro vien su madre con lagrimas en los ojos (si ha salido ganando, buena señora), contandome que buen amigo era, siendo amigo de su hijo despues de todo... Le pregunté que que quería decir con ese "despues de todo" y me dice: "no muchos quieren se amigos de un mariquita seropositivo". Me quedé de pasta de boniato. Nicolas GAY, SIDOSO y yo LLEVO SU RODILLA. En ese momento salía el ataud, pero ni lo vi, me temo que me desmayé, y su madre creyó que era de la impresión de ver el ATAUD. Me temo que su madre ahora cree que yo también soy GAY, pero ya no importa mucho.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 13
  • 4.22
  • 636

el cine, la lectura (no importa el género) y practicar todo tipo de deportes, sobre todo ciclismo y futbol sala

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta