cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Cuando había Luz (segunda parte)
Amor |
26.01.19
  • 0
  • 0
  • 169
Sinopsis

Las noches a oscuras tenía dueña, su cuerpo me dominaba de día, pero por las mañanas era la sonrisa de otra jovencita la que se llevaba mis horas. PD: esta es la segunda parte de un cuento que subí hace tiempo, "La noches sin luz" no es necesario leerlo, pero si quieren ir a revisarlo los invito.

Paula se había mudado del edificio a una zona no muy lejos de la casa, por lo que muy seguido iba a visitarla o salíamos a pasear. Recuerdo ir a su casa luego de salir de clases y que todo entre nosotros siempre fue muy amigable y muy sencillo de llevar. Ella era una muchacha muy linda de piel blanca, unos ojos negros tan profundos como el espacio y un pelo negro que llevaba siempre a mitad de su espalda. Solía llevar las uñas pintadas de blanco y sus zapatillas favoritas eran unas nikes blanca que su madre le había regalado de cumpleaños el año pasado y a pesar de que les había sacado el jugo, ya empezaban a sufrir ese uso tan excesivo lleno de cariño ella le daba, pero aún así no dejaba de usarlas.

Ella siempre fue muy inteligente, amable y con un caracter admirable. Siempre tenía una sonrisa para ayudar, pero nunca, y la verdad es que nunca, hizo nada que fuera a perjudicarla o si sentía que alguien solo quería aprovecharse solo lo dejaba de lado, podía ser muy tajante en sus desiciones y es dificil no definirla como terca cuando nunca cambiaba de parecer, pero honestamente siempre tenía la razón.

Micaela se había mudado ya del edificio y ya estaba totalmente informado de la situación emocional de Paula, pero las cosas no eran sencillas, porque a pesar de que me gustaba y tenía la certza de como se sentía ella, yo, aquí, solo pensaba en todas las cosas que podían salir mal. Una de las cosas que no entendía es que las cosas siempre van a tener cosas negativas, nada es perfecto, nisiquiera en el amor eterno. Pero eso lo descubrí en los ojos de Paula, quien en su mirada inocente, su personalidad esa tarde de julio me hizo ver que ese momento de nuestro primer beso duraría todo eltiempo que yo quisiera recordarlo, porque el presente era una desición de estar juntos y el futuro un incierto sin decidir aún.

Recuerdo el sabor de fresa de su brillo labial, sus manos medio torpes intentaban sujetarme del cuello, mientras nervioso le ponia mis manos en su cintura. El sol iluminaba la escena y con el lago de fondo, nuestros latidos y labios se sincronizaban con las olas que chocaban en la orilla de cemento donde estabamos parados.

Las bicicletas estaban a un lado de nosotros y el viento hacia que su pelo rebeldemente fuese a parar a cualquier lado. Su mirada luego de separarnos junto a su sonrisa es facil de las cosa mas hermosas que he visto en mi vida. Sin saberlo, sus palabras eran una premonición y casi una declaración sin saberlo "Este beso, será eterno, aunque sea el único"

Ella siempre tuvo una obsesión con la ilusión del presente, decía que el tiempo era incomprensible a pesar de que habiamos logrado medirlo, se convencía de que el presente, el pasado y el futuro, no eran mas que la desición que tomaramos cada instante de como vivir. Y nunca lo entendía, no fue hasta ese beso, atemporal, que entendí lo que ella decía...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • La relacion mejoraba con el pasar de los dias, por eso Andrea, quien sorprendida por ser llamada a las 8 am para verse tan abruptamente, habia generado tanta intriga como emocion, sin saber que las malas noticias le caerian como un meteorito a sus pequeño mundo lleno de ilusiones.

    Las noches a oscuras tenía dueña, su cuerpo me dominaba de día, pero por las mañanas era la sonrisa de otra jovencita la que se llevaba mis horas. PD: esta es la segunda parte de un cuento que subí hace tiempo, "La noches sin luz" no es necesario leerlo, pero si quieren ir a revisarlo los invito.

    Te confieso

    Sin ti

    Amar a media tarde, a medio amor

    Me arrepiento de haberte amado así.

    Escribir sobre tí es un despropósito, porque pasó mas tiempo viendo mis limitaciones que tu grandeza,. Solo puedo hablar y describir mi ineficiencia, porque si hablara de tí, se me acabaría la vida sin poder describirte.

    Creí que era capaz de olvidarte, pero nuevamente, a las 5 de la mañana he fallado en dejar de pensarte.

    2. Dos taxis y mucha suerte. La fortuna y el destino haciendo brillantemente su trabajo.

  • 45
  • 4.56
  • 253

Soy un jovén de 23 años, amante de la tranquilidad y las palabras en todas sus presentaciones. Lleno de e historias y emociones que quiero compartir, Sigueme en Twitter@EscriboDeMi

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta