cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Cuatro cartones
Drama |
31.03.15
  • 4
  • 10
  • 2048
Sinopsis

La estancia es el duro mármol de una puerta trasera que nunca se abre, porque el edificio está en desuso.

La estancia es el duro mármol de una puerta trasera que nunca se abre, porque el edificio está en desuso. Tiene la ventaja con respecto a los cajeros automáticos, que no te despiertan a altas horas, ni te dan patadas en los riñones y con el albergue que no tienes que soportar los trepidantes ronquidos del compañero de arriba. Te levantas con las primeras luces o con el canto del mirlo, que utiliza como posadero matutino el balcón de la señora del primero que lo tiene como una jungla. Si no ha llovido demasiado, le das una vuelta al cartón-sábana y queda listo para la hora de la siesta, si fuera menester, o si no para cuando llegue la hora de acostarse – si es que llega .Ni que decir tiene que el tajo está cerca: en cuanto queda un hueco libre de aparcamiento, te colocas la gorra (amarilla), el paraguas en el antebrazo y el silbato entre los labios. No hay que olvidar una vuelta por los contenedores por si se puede mejorar la oferta del ajuar: el último cartón-edredón resultó demasiado pesado y aunque aislaba de la humedad, hacía sudar lo suyo. A la una hay que estar en la cola del comedor y por la tarde conviene dar una vuelta por el Más y Mas que dicen los colegas que hay ofertas de tetra-brik. Y mañana hay que madrugar, que las monjas del hospicio reparten ropa. Lo de los cartones tendrás que dejarlo porque cada vez que reúnes una carga, te la terminan robando; lo tuyo es aparcar coches, que es trabajo limpio. Y déjate de sutilezas en tu estancia que como la pongas demasiado atractiva, terminarás perdiéndola: ya sabes como es la gente. Apáñate con los cuatro cartones y no te preocupes por el desahucio, que se trata de un edificio oficial. Buenas noches.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Es cuestión de tiempo, Horacio. Se aprende con la dedicación al oficio. Gracias. Saludos
    Me gusta como juega con el vocabulario, es muy elegante. Tiene un toque muy fino para la elección y el uso de las palabras. Yo lo descuido mucho, leyendo a los que escriben mejor que yo, como usted, es como aprendo. Gracias.
    Gracias, MysticSelena por dejar tu comentario. Cierto que el mundo tiene muchos problemas, pero el de los sin techo, clama al cielo: viviendas vacías y gente en la calle.- Saludos
    Infortunios de la vida Arruillo, que cuatro cartones puedan, y por desgracia cada vez más, llamarse hogar, mientras cuantas otras tantas 4 paredes sin falta de detalle en su interior se encuentran vacías, sobretodo de humanidad. ¡Ay el mundo qué pena da!
    Cierto Shiva, es muy duro, pero ahí los tenemos y no hay que olvidarlos.- Un saludo
    Relato conmovedor sobre la triste vida de los sintecho y en este caso de los gorrillas, es muy duro saber que hay gente que vive en esas pésimas condiciones. Un saludo!
    Gracias, Nubis por tu comentario.- Saludos
    Cuanta verdad en poco texto.
    Gracias, Alejandro, por tu visita y comentario.- Un saludo
    Certero y afilado retrato del gorrilla sin el que ya no se entiende la ciudad. Me gustó.
  • Aquí les dejo el comienzo de esta historia, que espero les guste. Saludos

    Con que nos creamos la mitad de lo leído, habremos ganado mucho.

    Un hombre vestido de negro entra en unos grandes almacenes y se encapricha con una pequeña agenda que guarda en su bolsillo. Antes de salir a la calle es descubierto; se escabulle y termina introduciendose en una escaparate haciéndole compañía a los maniquís...

    Para demostrar las cualidades intrinsecas, a veces, hay que recurrir a estrategias inauditas.

    Un poquito de distracción para los tiempos de corren.

    En esta entrega queda resuelto el enigma de la controvertida inauguración.

    Queridos compañeros de las letras: aquí dejo la segunda parte de este relato esperando que os sirva al menos de relax. Cualquiera otra consideración será bien recibida.Saludos

    Por aquello de los hados de las ondas se ha esfumado lo que yo consideraba publicado, así que repetimos y que haya suerte.

    Les dejo este micro a su consideración.

    Con este tramo terminan las entregas del relato Mañana será otro día. Saludos

  • 135
  • 4.57
  • 65

Tengo a la Literatura por bandera dentro del convulso mundo que nos ha tocado vivir.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta