cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
CUENTO DE MEDIA TARDE
Suspense |
11.03.20
  • 4
  • 1
  • 638
Sinopsis

En mi país los recursos pertenecen en su mayoría a grandes familias milenarias , la mayoría de ellos con lazos sanguíneos desconocidos

                                                          CUENTO DE MEDIA TARDE

 

Jugaba suavemente con su pelo enrollándolo en mechones rizándolos con los dedos , estaba distraída mirando al frente  a unas palomas que picoteaban una cascara de naranja a un par de metros, tenía las piernas cruzadas sentada en una incómoda banca de cemento con madera , llevaba pantalones ajustados color coral, una blusa ligera de gasa y algodón en tonos marfiles y coral con diseños de  líneas desordenadas y de  distinto grosor, solo oyó el ruido del periódico cuando ya estaba a pocos  centímetros,  lo  miro con desconfianza primero, luego con genuina curiosidad y desconcierto . El tipo estaba muy cerca ,pero parecía no estar muy consciente de su proximidad,  se movía lento, enfundado en un  pantalón demasiado ancho para su cuerpo enjuto y alto, los brazos colgaban como dos cuerdas a sus lados, las manos de amplia palma y dedos filosos y claros parecían agarrotadas en la página del diario, leía tan atentamente mientras se acercaba que por  poco tropieza con sus pies , era una agradable mañana de media estación recién a fines de marzo,  el clima comenzaba a cambiar lentamente,  las mañanas y las noches se hacían frescas, ella dejó de enroscarse el cabello y lo miro detenidamente, parecía tener problemas de visión porque sus ojos marrón oscuro estaban achicados intentando enfocar las páginas y dos profundas arrugas cruzaban su frente amplia ,tenía muy marcado el entrecejo,  aunque parecía tan joven como ella.

Cuando levantó la vista dio un respingo al descubrir lo cerca que estaba, la enfoco bien unos segundos y luego le sonrió con una calma tan agradable que ella devolvió la suave sonrisa.

- perdón, dijo con voz de claxon desafinado

- ok contesto ella con un sonido tan apagado que casi desconoció su propia voz

-¿ puedo? le dijo indicando el espacio a su  lado en la banca , las palomas volaron .La miraba de reojo, no era precisamente una chica sexy, más bien tenía un cuerpo  menudo de anchas caderas y cabeza pequeña , como si las proporciones se hubiesen olvidado de recorrerla, el pelo sedoso y castaño estaba semi curvado en ondas cerca de la oreja y ella sostenía un mechón entre los cortos y regordetes dedos , la piel era amarillenta y la boca muy fina , de ojos extrañamente grandes como los comic japoneses, las piernas eran ligeramente arqueadas de rodillas huesudas y sobresalientes, que se adivinaban bajo el pantalón,  el color coral hacia resaltar los ojos aún más de un color marrón caoba distintos a los suyos de un marrón tierra oscuro ,carecía casi de pestañas y las cejas eran una delgada y despoblada línea sobre la cuenca del ojo . No era una chica llamativa, ni hermosa ,pero aquel brillo inesperado y la suave curvatura de su boca al sonreír le habían conmovido desde el principio

Aclararon ambos la garganta para hablar al unísono y estallaron en risas, las palomas espantadas volaron más lejos. la gente circundante se volvió a mirarlos, ella se tapó la boca entornando los ojos, él se rió aún más abiertamente

-Vienes seguido? ¿O es la primera vez?

-Si

- Ahh, bueno bienvenida, esta plaza es mía - le dijo sin un solo gesto en la cara tendiéndole la mano

Como que la plaza es tuya ?rebatió ella enseguida

si es en serio, te digo que esta plaza es mía , se le cedió provisoriamente al municipio como un área verde de recreación, mientras se arreglan los papeles , pero estás en mi propiedad .

Ella se paró de un salto, sintió el rubor en las mejillas y heladas las manos, aun cuando no hacía frío

- ¿entonces eres tú? Balbuceo incomoda, fijando su mirada en él y tirando del riso que estaba a la mano

- Me preguntaba quién sería el estúpido que le quitaría una plaza a la ciudad- el soltó súbitamente el diario, contrajo levemente la mandíbula y apretó los labios, un centelleo fue la única señal de su molestia por algunos segundos

. Me dejas y te lo explico -dijo en una voz suave serena y profunda al fin

- si tienes tanto dinero porque quitarle a la gente la plaza? Argumento separándose unos pasos más de la banca. Él se puso de pie despacio, calculo cada paso para no amedrentarla y recién se dio cuenta de que era tan alta y delgada como el , la brisa de la mañana escarbo entre los mechones de ella y depositó el polvo en las greñas desordenadas y escasas de el

- mi familia era la dueña del fundo verde y amapola le intento explicar, pero el gesto odioso y altanero de ella terminaron por ponerle a la defensiva y de malhumor

- Tu familia murió en una accidente hace casi un año verdad ?él se torció los largos dedos y bajo los ojos

-De verdad lo lamento se excusó tratando de suavizar el comentario durísimo e inapropiado

- no te preocupes entiendo el morbo y también la curiosidad, ella lo miro con los labios apretados y fuego en los ojos  .Mira no voy a explicarte nada, es más ya me voy  - dijo alcanzando de un zarpazo el diario y caminando en sentido contrario

Ok como quieras- dijo ella despaturrándose en la banca como un saco de papas

Un anciano haraposo y sucio,que estaba a unos metros en otra banca acomodaba los lentes en su nariz y los miraba atentamente

- ¿saben que son primos cierto? Ambos se miraron alternadamente

-¿Qué dice?

- Si, si primos y ambos herederos de estas tierras incluida la mentada plaza

- No, no Ud. está equivocado jamás nos habíamos visto y se observan con más cuidado buscando rasgos afines, y si los hallaron;  los largos huesos mal acomodados en el cuerpo, la piel amarilla cetrina, los ojos grandes y marrones.  De pronto y como si la idea se cruzara por ambas mentes al mismo tiempo, se levantan la blusa y la camisa indistintamente y muestran el antebrazo. Un lunar con forma de medialuna cubre una pequeña porción sobre la piel, la diferencia en la ubicación es solo unos cm de distancia, aturdidos él retrocede, ella se sostiene del borde de la banca

El anciano deja los documentos que está leyendo y se levanta, los alcanza casi de inmediato y los mira de uno en uno, descubriéndose también el brazo de entre los harapos, ahí está entre la piel flácida, la medialuna.

- Soy vuestro tío Máximo albendria Gómez proclama, provocando un grito ahogado en ambos jóvenes y ante la mirada aun atónita de los chicos pronuncia

 Y Sí, la plaza también es mía…

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Interesante y ameno... me gustó el "Cuento de Media Tarde"... felicidades...
  • Nosotros los prescindibles

    Aun cunado debería ser unas de nuestras principales virtudes la franqueza es una espada de Damocles sobre nuestras cabezas .

    Creer o no es algo absolutamente personal; yo que creo en la energía, la esencia y la permanencia , puedo abrirme a la percepción de sensaciones, visiones y experiencias inexplicables. y también respeto aquellos que piensan que esto es solo una tonteria .

    Estoy segura que todos conocemos a alguien que lo ha perdido todo, hasta a si mismo, que se ha cansado de pelear abandonando, ésta no es una crítica , esta es una forma de expiar los pecados, de mirarse y ver lo realmente está pasando , perdonarse y pedir ayuda para aquellos que aun pueden lograrlo

    De pequeña sentía una fascinación extraña por las iglesias , su arquitectura y su estética me causaban gran emoción , aun hoy al entrar en una catedral y oír el eco de una voz fuerte y rasposa me estremece . cierto es que ya no pienso lo que entonces y que tengo mi propia interpretación de la fe , pero eso es otra historia Quiero hacer notar enfáticamente que mi idea no es faltar el respeto a ninguna persona que pertenezca a la fe católica, muy lejos de mi aquello

    Con tanta teoría conspirativa resucite un cuento que escribí hace mucho para jugar un poco .

    Hay ocasiones en que por mas que la disfracemos, evitemos o luchemos , la realidad como una bola de nieve gigante, fría y pesada nos golpea

    Hoy que parece todo estar convulsionado y revuelto , yo recuerdo de pronto quien soy

    Espero de todo corazón que estas ideas mias jamas se concreten

    Nunca estuve en una viña, recorrí las afueras de algunas y en mi casa había una que otra parra huacha , pero no se bien porque este sueño se repite y me acosa por tanto ahora decido en papel volcarlo

  • 131
  • 4.5
  • 299

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta