cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
¿Cuestión de edad?
Amor |
13.06.17
  • 5
  • 0
  • 425
Sinopsis

Ella tenía 16 años y él 29. Ambos se querían y respetaban, pero la sociedad a ellos no.

Ella tenía 16 años y él 29. Ambos se querían y respetaban, pero la sociedad a ellos no.

Caminaban uno junto al otro. Reían. Se entendían. Sus manos apenas se entrelazaban. Sus labios apenas se rozaban. Los días se antojaban minutos y el siguiente, una eternidad.

 

Ella lo quería como a nadie. A pesar de su temprana edad, su madurez creció junto a él.

Los ojos de él brillaban como la luna en la noche oscura cuando la miraba a la cara.

Ella era feliz por fuera y por dentro y lo exteriorizaba a cada momento. Sin embargo, él, solo lo era por fuera, por dentro le consumía la idea de tener que dejarla ir.

En varias ocasiones soñaban con irse lejos, sin equipaje, sin darle al tiempo motivos para dudar, solo ellos y sus sentimientos.  Pero él sabía que aquello era una locura transitoria.

 Una tarde de Noviembre, parte de sus vidas se apagaron. Ella no quiso entenderlo pero él le prometió que le esperaría dos años, tan solo un par de años, hasta que ella cumpliera los 18 y todo fuera más fácil. Las lágrimas amargas de ella se mezclaban con las impotentes de él. Quiso ser fuerte pero la pena le venció. Sus manos acariciaban la espalda del otro. Ella insistió en verse clandestinamente pero él se negó alegando que eso sería prolongar más la tristeza. Ella lo llamó cobarde y él calló. Desapareció entre las sombras de aquellos arboles otoñales, las hojas caían a su paso, movidas por un viento silencioso.

 

Los días pasaron pero ninguno supo del otro. Él la recordaba en aquel café de mañana y se removía entre las sabanas nocturnas recordando su sonrisa adolescente. A ella las lágrimas le brotaban sin cesar.

Al cabo de un año, cada uno lo llevaba a su manera, él, refugiado en el trabajo y las novelas de misterio y ella en las clases y las fiestas con sus amigas.

Cuando llego el año siguiente, él, sentado en un banco del parque donde todo terminó devoraba las ultimas hojas de un libro policiaco cuando de repente escuchó una risa que hacía tiempo no escuchaba, una risa que una vez más le hizo sonreír. Levanto la mirada del libro y allí la vio, más guapa aún si cabía. Quiso ir a comerla a besos delante de todos, pero la vio tan radiante que solo exteriorizó una sonrisa. Vislumbró como un chico la sorprendía por detrás y seguidamente la besaba en los labios y una lágrima se le atrancó en la garganta. Antes de poder apartar la vista de aquello, sus miradas se cruzaron después de dos años. El semblante de la muchacha cambio por completo, se quedo petrificada en mitad del parque. Cuando pudo reaccionar le saludo con un movimiento de cabeza y él respondió de igual manera. Y así fue como los sentimientos que en su día sintieron, quedaron  en el más profundo recuerdo.

DVN

www.7vidasyundia.wordpress.com

https://www.facebook.com/7vidasyundia/

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Ella tenía 16 años y él 29. Ambos se querían y respetaban, pero la sociedad a ellos no.

    Rescatado del baúl...

    ... entonces ven, enciende el motor de mi vida...

    Como cada mañana talla una rosa roja y se encamina hacia ese lugar que más tristeza ha visto pasar.

    ...Tócame sin tapujos, sin disfrazar la verdad, tócame con las manos, con los labios, con la mirada pero sobretodo tócame y déjame acabada, sin fuerzas, sin sentir nada, acelerada...

    ...Me viene a la memoria como siempre decías adiós y yo te replicaba “no es un adiós, es un hasta luego”...

    Tus caricias, tan frías como un día nevado y sin abrigo, abrasan mi cuerpo desnudo, vaya paradoja esta que se interpone entre nosotros, ¿verdad?

    ...Enamórate de esa persona, sin miedo. Hay amores improbables, pero no imposibles... Piérdete en utopías, quien sabe que será de mañana...

  • 8
  • 4.93
  • -

"Leer es encontrar algo que va a existir" -Italo Calvino-

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta