cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
De colores
Amor |
31.07.07
  • 4
  • 4
  • 1665
Sinopsis

Recuerdo muy bien el primer día en que te vi, ese día en que entraste sin llamar por la puerta de mi vida, como una aparición de otro mundo. El rosa se instaló en mis mejillas, acaloradas, cuando nos presentaron y comenzaste a hablarme. Simpático color, el rosa, que se amplió al resto de mi mundo durante esas pocas horas.
Nos vimos muchas otras veces, tantos amigos en común... por alguna razón te gusté, y los amigos ya no fueron necesarios para vernos. Todo era perfecto, nosotros éramos perfectos... y de repente, te esfumaste.
Yo no comprendía qué había pasado, si todo parecía ir tan bien. Te imaginaba con otros, o riéndote de mí, o, peor aún, olvidándome. El sueño me abandonó al igual que tú lo habías hecho, y con él se fue el apetito, de acompañante, dejándome amarillo y macilento como una bombilla a la que nunca llegó el suficiente voltaje.
Sería la resignación con la que por fin conseguí superarlo la que, al ser golpeada con dureza, hizo que me quedara blanco cuando te presentaste en mi casa. Habías estado pensando, tomándote algo de tiempo, antes de saber si realmente querías estar conmigo. Me dijiste que ya lo sabías con un beso que nos derrumbó en la cama, donde pasamos las siguientes horas, contándonos con nuestros cuerpos lo que nuestras lenguas no podían expresar. Después te dormiste, abrazada a mí, y yo te contemplaba mientras que la luz de las velas volvía mi cuerpo naranja, en contraste con el azabache de tu pelo y el marrón suave de tu piel.
Vinieron días felices, brillantes como el agua que sirve de espejo al sol. No podía ser más dichoso. Realmente lo fui, mucho, hasta ese día en que se me ocurrió ir a buscarte por sorpresa al trabajo, y te vi salir, riendo, del brazo de aquel otro hombre.
Me puse verde de envidia, de celos, de sospechas.
Un simple compañero de trabajo, me dijiste, nadie importante, ¿por qué me lo tomaba así?
Decidí darte el beneficio de la duda, pero la cosa no fue bien. Cualquier retraso, cualquier excusa, cualquier negativa a estar conmigo me parecía una evidencia de tu clandestina relación con el otro. Tu me decías que no, que no era cierto, e incluso llorabas un poco mientras que yo te miraba con el rojo de la furia que siente el que cree en la mentira impidiéndome ver nada más.
Siempre quise creerte, pero nunca pude.
Por eso el día en que te vi besándole (te seguía, he de admitirlo) no caí muerto como esperaba, simplemente la piel se me tornó azul cuando el frío de la certeza y la desilusión inundó todo mi ser. No dije nada, las palabras se me rompieron, muertas las ideas y los sentimientos.
No quise volver a verte.
Me llamaste, me mandaste notas, suplicaste, lloraste, explicaste, en cierto modo yo te había confundido, casi obligado con mis dudas. Pero no podía haber perdón, el que tanto deseaba darte era tragado por aquel agujero negro en que se había convertido mi alma. Al final desapareciste, de nuevo.
Han pasado un par de años, y te he visto alguna vez que otra, aunque nunca hemos hablado. He pensado mucho en lo que pasó, ¿sabes?. Quizás exageré un poco, o fue mi corazón quien lo hizo, da igual. El caso es que un día en que miraba yo un cielo índigo que parecía reflejarme, ni negro ni azul, sólo algo profundo, intenso, cuando me di cuenta de que el cielo cambia de color constantemente, nunca verás uno igual que otro ni podrás retener un cielo para siempre. Y pensé, y pensé, y te vi como ese cielo en el que
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta