cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
De donuts y olas
Varios |
16.04.18
  • 4
  • 2
  • 137
Sinopsis

Sabes esas veces que piensas…si me subo en esa valla me caeré, si toco la plancha me quemaré, si me como ese donut no podré comer nada más en todo el día…

Sabes esas veces que piensas…si me subo en esa valla me caeré, si toco la plancha me quemaré, si me como ese donut no podré comer nada más en todo el día…pues bien yo soy de las que se sube a la valla, toca la plancha para comprobar la temperatura y no me conformo con un donut si pueden ser dos. De modo que cuando vi la furgoneta, el pelo largo la tabla de surf y la de su abdomen, sabía perfectamente que me iba a quemar, caer y tener dolor de estómago y aun así sonreí y coqueteé como hacía mucho tiempo.

Sin darme cuenta me convertí en amante del surf, sin darme cuenta ni tener ni puta idea claro. Pero no, yo no podía dejar que esa minucia estropease lo que la otra tabla prometía, y todo fue genial teorizando sobre las olas, la sensación de cabalgarlas, el sol, la arena, etc…

Creo que lo hice bastante bien, teorizar me refiero, porque yo hasta ese momento no me plantee que aquello fuese a ir más allá hasta que una noche mirando el mar y escuchando el romper de las olas él me propuso cabalgarlas juntos, y yo, que en ese momento tenía otras cabalgaduras en mente me dejé guiar por mi instinto suicida y acepte su propuesta. Ambas propuestas.

El día elegido para hacer el gran ridículo de mi vida, pese a mis suplicas a todos los dioses con potestad para mover el viento, la climatología era la ideal. Sin ninguna excusa que me permitiese evitar el surf pero no al surfero, me senté en el borde la cama lamentándome una vez más de mi carácter intrépido e inconsciente.

Ay inocente de mí!, preocupada por el surf cuando lo que realmente debía de haberme provocado terror era meterme dentro del neopreno. El neopreno, ese minúsculo mono negro con dos inapropiadas franjas de color fucsia fluorescente  cuyo cometido era   acentuar la curva de mi cintura. Ja! la curva de mi cintura, pero si toda yo soy una curva. La cuestión es que soy igual de testaruda que de inconsciente y si yo me propongo entrar en el maldito neopreno lo hago aunque sea a costa de una contractura muscular.

Ya embutida en mi atuendo surfero me dispuse a lanzarme al mar cuando un providencial espejo me mostró mi reflejo y en ese instante di por finalizada mi aventura náutica y la otra también porque yo, que subo a la valla, toco la plancha y me como el donut, nunca nunca lo hago sin sentirme estupenda. Inconsciente si, coqueta más….

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Escribes de tal manera que se hace muy fácil la lectura, parece que te estoy escuchando y eso para mi es muy bueno, además me he reido un par de veces. Buen relato.
    Maravilloso, sencillamente maravilloso.
  • ........-¿dónde duerme ella?-pregunté con miedo a que dijeses por todos lados.......

    Y esto es lo que pasa por no escuchar al hombre del tiempo......

    Sabes esas veces que piensas…si me subo en esa valla me caeré, si toco la plancha me quemaré, si me como ese donut no podré comer nada más en todo el día…

    Poco a poco fui perdiendo la esperanza de encontrarla, la colección dejó de crecer y aun así no.........

    Miramos juntos las estrellas y me hablas de galaxias, de constelaciones, de infinitos, de planetas lejanos, de supernovas y estrellas enanas. Te sigo y te seguiría al fin del mundo con las ........

    Desde el primer día Violeta ha disfrutado de la atención de todos. Su piel está curtida por el sol ........

    Desde que soy consciente siempre he estado ligada a un hombre, siempre enamorada o desenamorándome, siempre dependiente, siempre expectante y ........

    Jugársela y descubrirse mujer

    Vértigo: 1.- Sensación ilusoria de que las cosas externas están rotando o desplazándose alrededor de uno o de que es uno mismo quien está dando vueltas en el espacio; es debido a una alteración de los órganos del oído que regulan el equilibrio o del sistema nervioso central. 2.-Actividad intensa que se desarrolla a una velocidad o a un ritmo muy acelerados.

Imperfectas porque la perfección no existe. Inconclusas porque seguimos creciendo y haciéndonos. Crecemos como mujeres, como hijas, como amigas, como madres, como esposas y amantes. Crecemos imperfectas, no dejamos de hacerlo...

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta