cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
De escritores perdidos
Reflexiones |
18.02.16
  • 5
  • 2
  • 1690
Sinopsis

Muchos escriben en esta página. No todos podemos ser buenos, muy buenos, incluso excelentes. Eso tan solo está al alcance de unos pocos elegidos. No es cuestión de valoraciones basadas en las famosas estrellas. Es simplemente la calidad de sus escritos lo que nos hace estar pendiente de sus próximas publicaciones. Pero de la noche a la mañana desaparecen, nos dejan huérfanos.

Quizá muchos de los que aún permanecemos fieles a esta página recordemos el paso por ella de Stavros, José Manuel Boy, Umbrio, Zenon y un largo etcétera de prolíficos escritores y honestos comentaristas que venían a ser como los profesores que necesitamos en estas lides. Sencillamente no puedo creer que hayan dejado de escribir o que sus ocupaciones le impidan hacerlo. Cierto es que elaborar un trabajo requiere un tiempo y esfuerzo que nos puede limitar la creación, pero tampoco se nos exige que saquemos a la luz uno por día, incluso a la semana. Es preferible esperar el tiempo que sea para encontrarnos con una joya como las que se nos entregaba por cualquiera de ellos. Cuando veía que mi relato era leído por uno de estos (porque se molestaban en comentarlo) mi satisfacción era muy superior al que me pudieran producir las cinco estrellas marcadas por ellos. Entonces comprendí la inutilidad de estar en altas posiciones del ranking, la falsa creencia de que esa mejor situación haría que me leyeran antes que a otros, porque un nuevo relato podía ser conocido por uno (o varios) de los "grandes" a poco que echaran un vistazo a las últimas incorporaciones.

Que me perdonen otros tantos que se han quedado en el tintero (no creo necesario nombrarlos a todos ni aún pretendo hacer el esfuerzo de localizar aquellos que ya dejaron de escribir). Ojalá pudieran volver de cuando en cuando para deleitarnos con otra de sus historias, con sus distintos estilos narrativos y, como no, con sus comentarios a las que todos escribamos. Nos han dejado en la estacada sin saber siquiera si han acudido a otras páginas web literarias donde puedan seguir escribiendo, conocer si se han embarcado en algún proyecto novelístico (yo lo he hecho y, sin embargo, sigo aquí, porque esto es un ejercicio necesario, porque un escritor debe escribir, escribir, escribir y, leer, leer, leer).

Ahora tenemos a otros grandes, pero el hecho de seguir en la brecha hace que no nos preocupemos de momento por su abandono. Siguen escribiendo y publicando, siguen leyendo y comentando. Esto es lo que realmente importa para hacernos madurar en este arte. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • ¿Qué tal, fiel amigo Antonio? Acabo de ver tu comentario a mi "Hazte oír". Gracias por el afable recuerdo que me prodigas, realmente generoso, tanto en tu valoración como en este escrito tuyo que he elegido para enviarte mi más efusivo saludo, y, claro está, por tu gran cordialidad al nombrarme en él, dado que cuando lo escribiste andaba un tanto "missing". De todas formas, no me asomo mucho por TR, y si colgué el texto doble de "Hazte oír" fue porque me apetecía meterme un poquito con los del autobús famoso. Se me ocurrió una historieta como la de Roberta y sus rechazos hacia el sexo masculino, la desarrollé lo mejor que pude, y la paseé por la WEB, donde ya, como puedes observar, jeje, somos perfectos desconocidos. VV.AA. tuvo la amabilidad de leer los dos textos, y pasarme unos comentarios, por lo menos, gratificantes. Con ello me di por satisfecho y decidí no borrarlos. Naturalmente, también ahora me satisface haber recibido noticias tuyas, que hayas leído el escrito (y si te han divertido las peripecias de la pareja, me doy por bien compensado), y especialmente que me hayas enviado un saludo tan amigable. No sé cuando volveré a asomar por TR. Probablemente no lo haga en mucho tiempo, o hasta que me dé la vena otra vez. La WEB sin los compañeros que conocimos (algunos de los que tú nombras) me parece ya una especie de planeta vacío en el que tan sólo permanecen recuerdos de momentos divertidos con muchos compis que ya no volverán. Me da pena, pero quizás a muchos de ellos les pase lo mismo que a mí, además de que el tiempo (trabajo, familia, etc) nos acota considerablemente las horas para estos entretenimientos de antaño. Bien, amigo Antonio, gracias de nuevo. Ha sido un placer que nos pudiéramos saludar después de ¿un par de años? No me acuerdo, jeje. Y recibe un afectuoso abrazo de tu amigo Stavros... ¡Sevilla, me imagino que seguirá tan maravillosa como siempre, y con su ardiente veranito, pero soportable gracias a la belleza que la convierte en una de las ciudades más fantásticas del mundo! ¡Ojalá pudiese darme algún garbeo por allí algún año de estos! ¡Bueno, hasta... cuando se pueda otra vez!
    Pos estoy claro de que no soy uno de los grandes pero la razón de que me ausento es por trabajo. Mi trabajo me absorbe las neuronas y no me da oportunidad de usar la creatividad. A veces me asomo a leer un poco pero por lo general eso es muy ocasional, aunque he tenido tantas grandes experiencias por acá que me he propuesto dejar de esfumarme por tanto tiempo.
  • Otra vez me queda un regusto amargo en la boca...

    "Me queda un regusto amargo en la boca..."

    Una cuestión que se plantea desde tiempos muy remotos (micro)

    "El último día de vacaciones"...otro micro.

    "El último día de vacaciones"...un micro

    "Un corazón de lana y acero comenzó a latir rítmicamente"...otro micro.

    "Un corazón de lana y acero comenzó a latir rítmicamente"... Micro

    "Esas alas de plástico servían para volar"... Micro

    "Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo"... un micro con este comienzo.

    Microrrelato

Escribir en esta página supone tan solo ejercitar mi hábito, ya que mi mayor logro es haber publicado una novela corta, de género negro, en amazon kindle (su título "Putredinem malum in sporta"). No me importa, pues, para nada estar entre los primeros en el ranking, ya que tengo constancia del seguimiento incondicional de mis trabajos por parte de muchos de vosotros. Gracias a todos por leerme y comentarme.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta