cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
De la novela incompleta de Stavros continuación
Suspense |
14.04.14
  • 4
  • 9
  • 3913
Sinopsis

Suspense. Acaba de ocurrir algo. Un relato de Stavros, una propuesta de novela común, ha desaparecido mientras le estaba escribiendo una continuación al querido amigo. Se ha esfumado. Pero no me resisto a proponeros ese principio desde después del principio.. Ay, Pablo, Stavros, amigo ¡vuelve! No era tu estilo habitual, es cierto. Pero también lo es que todo es un juego. Y más la Literatura: un juego muy serio. (Saludos de parte de Goldo; le estamos buscando hermanico desde que murió Gus) Lo dicho, un besote a todos y a Pablo en especial. Ahí va ese principio tras el principio de la novela inconclusa del buen compañero... de la que no recuerdo el título.

"- Me siento desnuda, como una llaga abierta pero insensible. Dicen que los animales tienen disminuida la percepción del dolor en comparación con los seres humanos. ¿Tú qué crees? ¿Soy un animal?

Mediodía sin sombra ni brisa arrullando el follaje del sauce en medio del césped; se adormecían sus hojas prendidas de la desmayada fronda. Un neumático de franjas rojas y blancas permanecía igualmente quieto en las aguas de la piscina. Bajo el parasol, Laura, más que preguntar, parecía pensar en voz alta. Aunque era evidente que se había dirigido a él, Enrique, tendido sobre una toalla, no contestó. Le quemaban más las palabras de Laura que el sol que tostaba su piel hacía rato, nunca sabía a qué jugaba Laura.

- No soy un animal, sabes -mojó los labios en el dry Martini-, sólo que yo ya daba por amortizada la vida de Diego hace tiempo. Él también.

Esta afirmación tuvo la virtud de estremecer a Enrique.

- ¿Qué quieres decir con eso de que “él también”?

- Que mi hermano estaba harto de todo, que había quemado tantas etapas que no sabía qué hacer ya con su vida, que no podía soportar más una existencia vacía, que ya nada le importaba un pimiento, ni le motivaba, ni estimulaba nada -lo dijo de un tirón, sin tomar aire.

- ¿Y…?

- Que aceleró antes de lanzar el coche por aquel terraplén. Todos lo vimos.

Ellos iban en el coche de atrás, siguiendo a Diego y a Rubén, recordó Enrique. Cuando estaban a mitad de la recta el Jaguar  de Diego aceleró, era cierto, todos lo vieron. “¡Eh! ¿Qué hace…?”, no tuvo tiempo a decir más: al llegar a la curva Diego no giró el volante y el auto voló más de treinta metros, y explosionó al chocar con las rocas en el fondo del barranco. Ese tema era tabú, nadie lo había mencionado nunca. Y habían pasado ya seis meses desde el accidente. “¿Accidente?.

- ¡Tú qué sabes! Quizás se durmió o tuvo un despiste encendiendo un cigarrillo, o cambiando el CD…

- O besando a Rubén -cortó Laura.

Enrique se levantó como impulsado por un resorte y se quedó plantado ante su cuñada. Le dirigió una mirada de odio y de amor al mismo tiempo. “Por qué tu piel, oh tu piel, Laura” y salió casi corriendo.

- ¡No puedo más! -musitó, ya de espaldas a Laura.

Ella no le siguió. Acercó los labios a la copa y sorbió un poco más de dry Martini. Un observador perspicaz hubiera observado una efímera sombra de tristeza nadando por el reflejo de la piscina en su mirada. “Rubén, oh Rubén ¿por qué me hiciste eso?”.

Necesitaba silenciar la memoria. Se imaginó levantándose, acercándose al borde de la piscina y saltando, efectuando una carpa perfecta que la llevase a entrar en el frio liquido como una flecha, y el sonido de un millón de burbujas acallando el doloroso recuerdo. “¡Oh, Rubén, Rubén!” Nadie escuchó el chapuzón, ni vio arremolinarse el agua donde su cuerpo como una flecha cumplía lo que antes su imaginación deseó.”

El autor levantó los dedos del teclado. Hasta aquí, se dijo. Releyó las últimas líneas, sus últimas palabras. Sí; allí cabía más de un mundo. ¿Habría alguien capaz de continuar con esa historia?, interrogó Zenon al Monte Perdido que asomaba entre las brumas por la ventana, sin obtener respuesta, claro. Todo era juego por un momento: volver a TR, leer un relato que se había esfumado en el tiempo de haber escrito esa breve continuación. ¿Qué habría ocurrido? Por un momento imagino al amigo Stavros borrando el relato de la web, furioso por algún error gramatical o por haber traicionado el estilo propio. También cabía que un hacker se hubiera adueñado de su Nick y publicado esa propuesta de novela colectiva.

Goldo le lamió la mano, que había apoyado en el muslo al abandonar el teclado. Realmente amaba a ese perro. Eso, Pablo lo comprendería. Él no me traicionaría como Rubén, el personaje al que besa Diego mientras lanza su coche  a la muerte. Mi gusta Laura como una herida abierta incapaz de doler pero sangrante. Sangre fría, destemplada, que siempre encierra una soledad.

Se sacudió estos últimos pensamientos: mejor convertirlos en palabras sobre la hoja virtual y mandarlas a los viejos amigos de TR.

Donde la realidad y el sueño se confunden. Donde la Ficción las más ciertas ensoñaciones. Nuestra realidad más profunda. El Demiurgo… que hoy le trajo a Laura de la mano de un esfumado compañero.

Era suficiente: lo subiría así a la web.

Tocaba seguir con la novela que estaba escribiendo cuando abrió TR, a ver qué se movía por allí.

Saludó, colgó el texto en la web de TR y pensó si habría alguien con ganas de leerla, de comentarla, de continuarla. Quizás, también, tuviera noticias de Pablo.

Un abrazo,

Zenon.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • El último segundo de la noche, así se titulaba la propuesta que dejé abierta con mi quinta entrega. Tal vez alguien ahora se anime a continuarla. Saludos Zenón.
    Muy bien. Concretas ya la relación homosexual, algo velada en su inicio, del difunto y complicas las relaciones familiares. Este tema me gusta. En su momento comencé una novela con ese propósito: mostrar las peores guerras que pueden producirse ¡en el mismísimo seno familiar! No la he continuado. Ahí sigue durmiendo, como la chica del cuento hasta que llegue alguien (que seré yo) y la despierte. No lo descarto. Pero ahora estoy en otros menesteres. Saludos. Voy a por la tercera entrega, la del inefable J.M.Boy.
    es algo privado? no lo ecuentro en las crow creations
    ¡Rubén se acostaba con los dos hermanos Loriz! Pero debemos ver a Laura y Enrique como un matrimonio (todo lo peculiar que queramos, de conveniencia o negocios quizá, pero en la que Enrique parece luchar secretamente por recuperarla). Me ha encantado la escena del salto a la piscina. Saludos zenon.
    Gracias, querido amigo Zenon. Pablo te envía "noticias" ¡Faltaría más! Lamento haberte dejado sin esa 1ª parte, Pero te la vuelvo a ofrecer, con mis excusas y mi sincero agradecimiento por aprestarte a recorrer esa parte del "suspense" que propuse y, equivocadamente, creí que no podría interesar a nadie. Reparado el error, y el borrado -uno de esos arranques míos, ya me conoces- bien por ti... y gran satisfacción para mí por este texto. Lamento la muerte de Gus, y espero que Goldo reciba una nueva compañía muy pronto. Deseo que estés muy bien y recibe el gran abrazo de siempre- St.
    Redundo en los comentarios de Alcázar y José Manuel. Vi los relatos por la mañana y me disponía a comentarlos ahora. Espero que Stavros nos brinde alguna explicación. La continuación es notable pero me gustaría leer la primera parte. Pablo, no nos dejes con la intriga. Saludos.
    En cuanto a tu continuación de esta novela frustrada ( espero que su precursor de marcha atrás y reconsidere su decisión de eliminarla) solo te puedo decir que sería un muy digno segundo capitulo. Saludos Zenon.
    Yo también vi la imagen luminosa de Stavros en forma de letras. Después de publicar mi relato-poesía me puse como un niño a leerlos. "Embrujo Jónico" ya lo conocía, no se si de haberlo leído aquí o en el blog de una querida ex compañera de TR. La cuestión es que me encantó que Stavros estuviese de vuelta. Para mi asombro, había publicado un segundo relato en el que hacia alusión a algunos de los compañeros de TR, incluyéndome a mi, e invitándonos a participar en un interesante juego. Ya estaba exprimiéndome el coco para ver si se sería capaz de continuar su relato. Y ahora esto. Desaparecen sus relatos y el juego terminó antes de que empezara. Al igual que José Manuel, !Protesto!
    Yo vi esta mañana dos relatos de stavros y me las prometía muy felices esta tarde. Ahora me entero de que era una propuesta de colaboración, y leo este delicado al tiempo que desasosegante relato que a duras penas me sirve para sospechar la naturaleza de la historia que estaba continuando. Este relato es tan bueno como lo lo era la ocasión perdida. Protesto.
  • Raices del amor, la vida y la muerte.

    meditaciones en el vórtice.

    El tiempo, esa inapelable escoba con la que dios barre nuestros primeros amores.

    Lo imposible acostumba a suceder con naturalidad. Pero un día se termina. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ (hacía tiempo que no escribía un relato expresamente para TR, amigos. Como siempre, un placer.)

    micro relato filosófico para leer en 10 segundos y pensar un poco más. triller de una desaparición.

    Tenía dejado este lugar web, al que tanto quise. Pero unos pajarillos han venido a visitar mi correo, tirando de mí. Y aquí estoy.

    El título del relato es simple. Los significados, como los días, muchos.

    No todo lo que el mar se llevó era agua y trigo limpio.

    SI TUS PROBLEMAS Y TU ENFERMEDAD NO TIENEN REMEDIO Y ACUDES AL CURANDERO...

    ¿Eso puede ser la felicidad? decídmelo vosotros amigos de TusRelatos. Un saludo, josep turu. Yo pienso que sí... paradójico que es uno.

  • 336
  • 4.58
  • 113

Mejor ir a mi blog... http://serraniadepalabras.blogspot.com.es/ o ami otro blog: http://severodiletante.wordpress.com/

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta