cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
De limones y alcachofas
Reflexiones |
24.04.19
  • 4
  • 4
  • 208
Sinopsis

Léelo solo si estás deprimido. Espero que te ayude.

Hola, triste de ti. Te pido que leas este texto hasta el final, esta reflexión fue la que me hizo ver la luz y empezar a trepar por las paredes del pozo. Espero que te sirva a ti también, ¡un abrazo!

Cuando el limón cae del limonero, todavía está fresco. Si se deja donde está y no se manipula, puede tardar semanas en ponerse malo. Es más, si al caerse todavía está un poco verde, este tiempo puede llegar a duplicarse. El problema son los insectos, los insectos corrompen al limón. Empiezan perforando la cáscara y terminan por nutrirse de toda su esencia. Y el limón puede irse a la mierda en cuestión de días. Así que, amigo mío, si no quieres terminar como el limón, aprovecha la frescura de los primeros días para hacer cosas productivas. Puede que parezca que necesitas darte tiempo, pero no es así. Cuando dejas que la desesperación te envuelva, cada vez son más las capas que te cubren. Al cabo de las semanas acabas pareciendo una puta alcachofa. Y a nadie le gustan las alcachofas. No, ahora enserio, yo he sido una alcachofa durante mucho tiempo, una alcachofa con muchísimas capas; y por experiencia propia te digo que, lo mejor que puedes hacer, es aprovechar el más mínimo momento de lucidez para dejar toda la mierda atrás y empezar a ser productivo.

Empieza por cosas pequeñas, por coger uno o dos hábitos diarios (como por ejemplo comer sano, empezar a afeitarte cada día o hacer 5 flexiones antes de ducharte). En mi caso ese pequeño primer hábito fue empezar a lavarme los dientes como mínimo una vez al día. Sí, lo sé, la boca me debía oler a mierda. Pero en ese momento mi vida entera apestaba a mierda. Si ni siquiera era capaz de lavarme los dientes, imagínate cómo era mi día a día entonces. Lo que quiero que entiendas, colega, es que no importa lo profunda que sea la zanja que hayas cavado a tu alrededor. Si empiezas con un pequeño hábito y consigues mantenerlo durante un par de semanas, habrás construido el primer peldaño para salir de ella. Simplemente no te lo cargues después. Aprovecha el empujoncito moral que te va a dar haber mantenido la constancia, para construir el siguiente. ¿Cómo? Con otro hábito. Pero esta vez uno un pelín más difícil de cumplir. Sal a correr uno o dos días por semana, (créeme, el deporte va muy bien para salir de las zanjas), proponte no volver a llegar tarde a clase o al trabajo, visita a tus abuelos o a tus padres una vez por semana, o si estás tan jodido que no te apetece hacer nada, como me pasaba a mí, oblígate a ti mismo a quedar con amigos, por ejemplo, todos los martes. Pero no para pillarte un pedo o ir de putas, haz cosas sanas. Quedad para tomar un café o un par de birras (que no sean más de un par), o para ir al cine o a jugar a los bolos, qué se yo, será que no hay planes sanos en esta vida.

En definitiva, que dejes de soñar ya con el hombre que quieres ser y empieces a construirlo. Y es muy importante que, por muy motivado que estés al segundo día de hacer las cosas bien, no te vengas arriba. No implementes más hábitos, espera a arraigar los que acabas de coger. Si no después te pegas la ostia y has de empezar de cero, por no hablar del tiempo entremedias que vas a estar lamentándote de lo desastre que eres. Sólo aprovecha esa motivación para sonreír y enseñar al mundo esos dientes tan bonitos que tienes. En fin, espero haberte motivado aunque sea un poquito. Quien sabe, si lo he hecho, quizá éste sea el momento de lucidez del que te hablaba…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 5
  • 4.75
  • -

Poquita cosa que decir... Simplemente escribo cuando estoy inspirado :)

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta