cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
De qué color serían sus ojos…
Reflexiones |
12.07.18
  • 4
  • 5
  • 529
Sinopsis

La confirmación, de un mundo lleno de Talentos...

Cuantas cosas se puede apreciar, cuando nos disponemos admitir que no estamos solos en el mundo, egocéntrico seria pensar tal cosa, aunque muchas veces nos delata nuestro comportamiento.

Caminando por las llenas calles, entre todo el ruido pude  escuchar un timbre de voz. Esta voz sublime que decoraba todo el caos acumulado en las calles urbanas.

Me deje llevar por este peculiar sonido donde, el ruido se transformaba en percusión -¡Magia!

Olvide mi cometido diario en camino al trabajo, buscando encontrar tal bruja encantadora.

Y allí estaba ella…

Cantando como si no hubiera mañana, llevaba por vestidura, un hermoso vestido a base de hilos natural, declarándose defensora de la naturaleza, en el suelo las partituras esparcidas, un altavoz conectado y adaptado en un micrófono, que llevaba sostenido entre la parte del cuello, para así, tener las manos libres en dibujar música en su guitarra, sus dedos bailaban entre las cuerdas musicales en ritmo frenético y encantador.

No soy serpiente, pero, por un momento casi me rendí a bailar entre sus notas musicales, invitándome a  liberarme…

¡Que bruja tan encantadora!

Llevaba su cabello trenzado, debajo de un gracioso y autentico sombrero, digno de una loca y entrañable soñadora.

Una sonrisa que se turnaba a sus canticos, hermosa expresión de gozo y felicidad.

Sentí la necesidad de regalarle algo de dinero, aunque no creo que haya suficiente economía, que pague todo este don y talento.

Lamente no llevar lo suficiente encima.

Lamente no poder haber visto sus ojos, pues mientras cantaba, los mantenía cerrados y aprisionados, en su nube de notas y colores.

¿Me pregunto?

De qué color serían sus ojos…

Espero volver a verla.

El arte alegra el corazón.   

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 117
  • 4.62
  • 10

Me toco ser SAL y no AZÚCAR, aunque sea un fabricante de ilusiones pasado por letras. Guardo mi Fe Todo depende de mi corazón: Cuando alegre compongo e canto, pero cuando me entra la tristeza o nostalgia, solo se desahogarme a través de las letras. Y aunque me falte mucho por aprender, dando tumbos me levanto y aprendo. Gracias a cada uno de vosotros, por la visita y comentario. Para mí la única estrella que tiene valor, son las que iluminan en los cielos.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta