cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

13 min
DeadlyFire (el torneo de la muerte) Capitulo II
Ciencia Ficción |
01.10.20
  • 0
  • 0
  • 202
Sinopsis

Ha comenzado la nueva temporada de DeadlyFire, el torneo a muerte clandestino mas famoso del mundo, organizado por la corporación Kromos. Samanta, escogida como principiante para participar en el torneo, es secuestrada y encerrada para su entrenamiento. El cual deberá llevar a cabo en contra de su voluntad si quiere sobrevivir. Ganar el torneo es la unica opcion para su liberación

Seguía detrás de la mujer. Aun no sabia su nombre, pero intuía que el que me dijera no iba a ser su verdadero, sería un apodo puesto por la corporación para proteger su identidad. Caminábamos por un largo pasillo. Doblamos varias esquinas hasta que pude observar una puerta al final, de hierro como todo lo que nos rodeaba. Parecíamos.estar en un búnker bajo tierra, pues no había visto la primera ventana desde la salida de la celda. Al llegar la mujer puso su dedo sobre una pequeña pantalla que se ubicada justo al lado de la puerta. Una luz verde destelló e e hizo un sonido de aceptación, seguido del abrir de la puerta. Tan rápido se deslizaron las láminas de hierro que daba la impresión de haber desaparecidos. Entramos a una habitación, yo seguía nerviosa mirando cada rincón con precaución, haciendo su decoración elegante que bajaran mis nervios. Una pequeña chimenea se ubicada detrás de un elegante comedor de vidrio. Su llama era morada, parecía ficticia, de no ser por el cálido y confortable clima que producía —muy diferente al exterior— , así lo.hubiera creído. Sobre el comedor posaban platos con exquisitos manjares. En un rincón posaba un sofá en forma de L color beige, haciendo reflejo sobre un piso brillante color negro. Y una palmera al otro rincón que terminaba de dar el toque de elegancia. La mujer se volvió hacia mi, con esa posición erguida y recta como de adroctinamiento militar. Y su cara regia pero de mirada cansada: —Antes de empezar a entrenar debes comer algo. Puedes agarrar lo que te apetezca del comedor. —Gracias, pero no tengo hambre —aún seguía molesta,rebelde en aceptar el destino que me impusieron vivir —leccion 1—dijo mientras caminaba a mi alrededor observándome, cual profesora estrictica universitaria—en un duelo de supervivencia jamás debes desaprovechar las oportunidades que tengas para sobrevir y lograr ventajas ante tus adversarios. Debes tener energía si quieres vivir. ¿queria vivir? Era la pregunta que se me incrustó en la mente. Pero algo si me había enseñado mi abuela. "La vida era un tesoro que a.pesar de.las circunstancia que estemos viviendo,debíamos luchar por preservarlo". La mirada de la mujer la sentía presionándome, esperaba una respuesta de mi parte. A pesar de no tener hambre me dirigí al comedor, tome una rebanada de pan con un pedazo de queso y comí, prefería comer que darle una respuesta a una pregunta que ni yo misma sabía como responder. Al empezar a masticar una.explosión de sabores invadió mi paladar. Parecía la mejor comida que había probado en mi vida, sintiendo despertar un apetito que creía dormido. Cogí mas deliciosos manjares comiendo hasta quedar satisfecha, escuche los tacones detrás de mi, por un momento se me había olvidado la presencia de aquella mujer: —Muy bien hecho Sira —dijo. Sabía que me felicitaba por el hecho de haber comido, pero ¿sira?. Voltee enseguida con cara interrogante, descifrando mi expresión: —Sira sera tu.nuevo nombre en DeadlyFire. Mi nombre es Pitagora —no pude evitar compararla con el teorema matemático que me dio tantos dolores de cabeza. Y como sospechaba, tenia un apodo. Lo que no me imaginaba es que hasta yo lo iba a tener—, aunque me veas como tu enemiga, mi única intención es ayudarte y darte un buen entreamiento que puedas aprovechar en el torneo Aunque pareciera un poco loco de mi parte, sentí que me hablabla con sinceridad. A pesar de que su. cara era inexpresiva y su voz átona, hubo algo en aquellas palabras que me dieron confianza. Quizás era otra secuestrada por la corporación y solo intentaba salvar su vida. Pues no tarde en salir de dudas y preguntarle. La mujer, o Pitagoras como se había presentado, me miró con una mirada profunda, de intensos ojos color miel. Su mirada si expresaba lo que su rostro no hacia: tristeza. —eso quisiera —contestó—. Ya es hora de comenzar el entrenamiento, quedan dos días y horas. —¿Ganan dinero con todo este espectáculo? —le hice una pregunta obvia. Pues las instaciones eran de total lujo. Me respondió, pero no escuchaba. Estaba entretenida detallando el lujoso laminado que recubría la pared de la habitación. Eran laminas de madera pero con una superficie tan lisa y brillante como un porcelanato. Encontré un pequeño botón frente a la pared donde se encontraba el sofá y al percatarme de que mi entrenadora no me miraba, lo pfesioné de inmediato. Una compuerta se abrió frente a mi brotando un lujoso televisor tan delgado como un papel. Me sobresale retrocediendo de inmediato, mientras el tv se encendía mostrando las noticias. Una mujer pelirroja hablaba > el televisor se apagó: —No debiste haber hecho eso —me dijo Pitagora, mientras colocaba el control de nuevo en su cinturón— ya basta de.perder el tiempo, colocate esto y vámonos —, termino lanzandome un uniforme doblado muy similar al que ella llevaba puesto. Se veía muy enojada, lo podía notar en sus ojos que pintaban una coloracion rojiza. —lo lamento —. Respondí, trataba de calmar la tensión en el ambiente. —Tienes solo 5 minutos para cambiarte —respondio sentándose al sofá,clavandome su mirada como un puñal. Así hice. El traje me quedaba perfecto, se moldeaba a mi cuerpo. Se adaptaba tan bien a mi, que parecíamos uno solo. Mire mi rostro observando sus estragos. Desde que hospitalizaron a mi abuela jamas volví a dormír bien, y el nuevo evento sumaba un estrés más a mi vida. Por el espejo pude ver a Piatgora ponerse detrás de mi. —Sigueme La puerta se abrió y salio de la habitación. Me eche un ultimo vistazo en el espejo, viendo aquellas letras que adornaban mi pecho: D.F. Me llene de corage y salí. El pasillo era largo y silencioso, hasta que se empezó a escuchar llantos y gritos. —¿que sucede? —pregunté. —principiantes. No todos asimilan su destino tan rápido como tu Escuchar eso me hizo recordar el destino cruel que me tocaba enfrentar para poder vivir. —las desapariciones del noticiero ¿trataban de nosotros? , ¿no fuimos escogidos al azar? —haces demasiadas preguntas. No estoy autorizada para contestar eso. —Por favor, sólo quiero saber eso. Pitagora suspiró como tratando de recuperar paciencia. —La corporación Kromos es una organización. La seleccion de sus principiantes no es de mera casualidad. Cazan a aquellos sin familiares que luchen por su encuentro Sentí tristeza, llegando a la realidad; soy una huérfana. La mujer coloco su dedo en una.nueva pantalla de luz verde, y tras el sonido de aceptación se abrió la puerta a gran velocidad. Entramos a un salón oscuro, encendiéndose las luces de inmediato, dando a descubrir un enorme salón. Y justo en medio, una mesa donde posaban unas extrañas armas marcadas con su nombre. Nos dirigimos hacia la mesa , el sonido de nuestros tacones se expandían como ecos. Al llegar Pitagora se volvió hacia mi: —lo que ves acá, son todas las armas que vas a encontrar en cada.nivel del torneo. Empezaras con una navaja, estas armas te toca encontrarlas en cualquier lugar del escenario. El primer nivel del torneo es lucha uno contra uno. Solo habrá un ganador. Por lo que no debes confiar en nadie, todos serán tus enemigos. —¿y el nivel dos?— pregunte de.inmediato invadiéndome la curiosidad. —preocupate por ganar el primer nivel —respondio ignorándome, luego agarró una de las armas y me la mostró—,esta es la mortal ZSW. Es un lanzamisiles Su disparo es de largo alcance. Los msiles tienen la.particularidad de perseguir al blanco. Toma. Me paso el arma. Era algo pesada y gruesa, teniéndolo que agarrar con las dos manos. Su cañón era ancho, viendose los encajes de los misiles. Estaba cargada con 6 proyectiles. —Debes colocarte la culata sobre tu hombro, y mantener tu dedo siempre.sobre el gatillo, atenta ante cualquier aparición. —¿tiene algún seguro? —pregjunte mientras hacía lo que me indicaba. —Ningun arma de DeadlyFire tiene seguro, siempre que cojas una apunta a campo abierto, así evitaras suicidarte —me quito el arma y la puso sobre la mesa, agarrando una nueva—. Esta es el plasmor LW. Esta arma es de largo alcance, ilbera esferas de plasma que al dar con su blanco provoca un estallido eléctrico. Al sujetarla note L o liviana que era y su cañón era tan ancho como un embudo. —aca puedes ver un rifle convencional —continuo mientras yo devolvía las armas a la mesa luego de.observarlas—, puedes o no usar la mira telescópica. Consta de 12 municiones. Es un arma de precisión de largo alcance —luego agarro un arma alargada, con su cañón muy parecido a una manguera — ,acá puedes ver un lanzafuegos, es de corto alcance, sus municiones se representan por porcentajes, más.no por cantidad, Acá puedes ver una pequeña pantalla —mostrandomela a un lado de la culata, marcaba un 100%. Luego halo el gatillo saliendo un chorro de fuego ardiente. Y el porcentaje comenzó a bajar—, es la única arma que en cada escenario colocan un solo cartucho. Eran demasiadas armas. Ya olvidaba la función de algunas, esperaba aprendérmelas antes de que comenzara el torneo. Pitagora cogió una nueva arma. Su cañón era muy extraño y futurístico. Era alargado y en su punta tenia un círculo que se cerraba en espiral. —Esta es la paralitis 708. Es un arma de mediano alcance. No causa.ningún daño, dispara un campo magnético que paraliza a su blanco por 30 segundos. Que puedes aprovechar para asesinarla con la navaja o cualquier otra arma, como la garrocha de la.muerte—cogio una pequeña garrocha,tenia en su parte superior unos agujeros para encajar los dedos. Quedando guindad en la parte de. La palma — su efecto ocurre al ponerla en contacto directo con la piel,lanza una descarga eléctrica que deshidrata al blanco,dejándolo momificado — no podía creer que algo tan pequeño.produjera un daño tan grande.cogió un arma muy extraña, era como una pistola, pero su cañon era.más ancho y en su culata había una especie de termo —, esta es conocida como Icefire. Dispara balas de nitrógeno liquido que congela a su contrincante. Y por último, la pistola convencional. Consta de 20 municiones. —Es decir que puedo morir de cualquiera de esas formas La mujer me miró, y en su cara.inexpresiva sus ojos mostraron pena por mi. —Solo piensa que es tu vídeo juego favorito donde jamas nadie te ha podido ganar —¿ si han habido ganadores? —Por supuesto —me dijo, pero su mirada decía lo contrario, sus ojos expresaban todo lo que su rostro no podía — ,ha llegado la hora de tu entrenamiento. Puedes usar cualquier arma que esta en la mesa —se dirigió a la puerta y la abrio —suerte. —Espera, no se como... — era demasiado tarde ya se había marchado y yo encerrada de.nuevo El suelo a mis alrededores comenzó a cuadricularse, excepto el lugar donde me encontraba yo y las armas. Luego comenzó a moverse, parecía una superficie marina, con un vaivén similar a las olas antes de quebrarse. Estaba nerviosa, no sabia que ocurría. Luego, de aquella superficie comenzó a formarse una especie de hombre, se construía con aquellos bloques cuadrados que formaban la superficie, no tenia rostro, era liso como un maniquis. Al estar formado el hombre, comenzó a correr a mi alrededor,agarre de imediato la primera arma a mi alcance y, al percatarme noté que era la mortal ZSW. Le apunte y comencé a disparar. El extraño sujeto brincaba y giraba por los aires esquivando los.misiles haciéndolos explotar.al.fondo.del.salon. luego corrió hacia mi, intenté disparar, pero ya no tenía más municiones. El hombre salto, dándome un golpe en el rostro que.me tumbo al suelo, desintegrándose al tocar de nuevo su superficie móvil. Fue.un duro puñetazo, me ardía toda la mejilla. Me incorporé de inmediato, no había nadie a mi alrededor. Fue cuando se empezaron a formar más hombres, unos 10 aproximadamente. De inmediato tome la Icefire, apunte, viendo venir a los humanoides hacia mi. Nerviosa hice varios disparos pero ninguno certero. Ladeaban las cabezas y sus cuerpos, esquivándolos. Todos brincaron al mismo tiempo, venían a atacarme. Di varios disparo,consiguiendo uno su blanco. Cayo congelado al suelo partiendose en mil pedazos. Los demás cayeron a un lado mio, uno dio una patada a mi mano, haciéndome soltar el arma, y luego sentí otro puñetazo en mi rostro. Esta vez sentía un liquido calienta recorrer mi.labio, sintiendo luego el.saber a.sangre. me llene de ira. Me llene de un coraje inimaginable. Voltee y tome la navaja de la.mesa rápidamente. Me cuadre a.pelear. los humanoides igual estaba en.posición de ataque a mi alrededor, empezando los golpes. Mi instinto de karateca sé encendió, esquivando todo los ataques al mismo tiempo, todo los puñetazos y patadas de los 9 extraños sujetos que me atacaban y, girando la navaja en.mi.mano, la clave en el pecho de uno de mis contricantes, desintegrándose de nuevo en cubos. Seguía esquivando ataque.pero esta vez fui yo quien atacó, derribando a dos blancos más, clavando la navaja enCuello, abdomen y pecho. Todos se desintegraban al morir.quedando uno solo. El ultimo dio un salto hacia mi,le di una patada que lo hizo retroceder, y luego de un salto caí sobre el, insertando la navaja en la frente convirtiéndose en pequeños cubos que se desplazaron hasta la superficiie que luego niveló y volvió a.ponerse rígida y lisa. La puerta se abrió y entro mi entrenadora: —Felicidades,tienes una gran habilidad de pelea cuerpo a cuerpo. Pero DeadlyFire es un juego de combate a armas. Sino aprendes a usarla estarás pérdida. Fin del entrenamiento por hoy Me incorporé, el labio lo sentía inflamado y con mucho dolor. Deje la navaja en la mesa y salí junto a Pitagora. Si así había sido mi primer entrenamiento, no imaginaba lo rudo que podría ser el próximo. No sabía si las palabras que mantenia presente de mi abuela iban a ser suficientes para no decaer.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Ha comenzado la nueva temporada de DeadlyFire, el torneo a muerte clandestino mas famoso del mundo, organizado por la corporación Kromos. Samanta, escogida como principiante para participar en el torneo, es secuestrada y encerrada para su entrenamiento. El cual deberá llevar a cabo en contra de su voluntad si quiere sobrevivir. Ganar el torneo es la unica opcion para su liberación

    Ha comenzado la nueva temporada de DeadlyFire, el torneo a muerte clandestino mas famoso del mundo, organizado por la corporación Kromos. Samanta, escogida como principiante para participar en el torneo, es secuestrada y encerrada para su entrenamiento. El cual deberá llevar a cabo en contra de su voluntad si quiere sobrevivir. Ganar el torneo es la unica opcion para su liberación.

    Cuando se cierran los ojos pueden ocurrir eventos inexplicables a nuestro alrededor, eventos que solo por podemos sentir y escuchar, eventos que jamás veremos por medio de nuestros ojos.

    Luego de perder comunicación con su padre. Marceline decide ir a visitarlo a su mansión. Encontrándose con una serie de eventos que le hicieron de su noche su peor pesadilla

Amante de la escritura. Fanatico de la lectura

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta