cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
DEJARE LA LUZ ENCENDIDA
Drama |
26.11.11
  • 5
  • 4
  • 1319
Sinopsis

A nadie le gusta cuando se ve tan oscuro...

No se en que momento empezó a pasar, pero te miraba y no te veía.   La rutina lo había desordenado todo dejándolo revuelto. No podía besarte, ni mirarte a los ojos, porque no me veía en ellos, no te veía.   Y aquella oscuridad me asustaba.     Un día, cuando a duras penas soportaba el peso de mis dudas, me llegó un email. Debía viajar, había un contrato que había que cerrar, y el comprador precisaba que fuera en aquel lugar en concreto. Dije que sí. Mire el mapa, y suspiré.   La mañana en la que debía coger el avión, te levantaste antes que yo; cuando entré en el baño, tu olor se me coló dentro, tan adentro que noté como las lágrimas me sacudían. Brotaban llenas y ansiosas por decirme algo. Tu esencia me hablaba alto, pero yo sólo podía encogerme. Algunas noches, cuando dormías, te miraba tratando de tocar suave alguna de tus puertas, pero nadie abría. Escuchaba tu respiración y hundía mi cabeza en tu pecho tratando de encontrarnos.   Estaba tan oscuro…     Aterrizamos de noche. Cansada del viaje, de pensar, y de coger aquella maraña y tratar de soltar nudos, me dejé llevar al hotel, y caí rendida al sueño. Cuando abrí los ojos, no sabía dónde estaba. Miré a mí alrededor, acomodé la almohada, y sentí el tacto suave de aquellas sábanas blanquísimas. Me levanté y me di un baño tranquilo. Pensé en ti mientras admiraba los detalles que habían dispuesto para mi visita. Todo lo que me rodeaba parecía nuevo, y me invitaba a estrenar hasta mi propia vida. La decoración era maravillosa.   Al terminar, quise dirigirme a la recepción del hotel. La noche anterior las prisas no me habían dejado fijarme en nada, y la verdad es que a mi alrededor no había otra cosa que vegetación, y caminos envueltos en estanques y flores. Tomé uno de ellos. A los lados multitud de casitas, idénticas a la que me servían de alojamiento, pero ninguna pista de dónde estaba la salida. En estas estaba cuando divisé al final de un sendero una figura menuda. Era una mujer. Pequeña en estatura, y finísima en su talle. En seguida pensé, por las vestimentas, que era alguien del servicio del hotel, y me dispuse a pedirle ayuda.   Cuando me acercaba a ella, mis pasos se volvieron vacilantes. Llevaba algo entre las manos, y se arrodillaba para colocarlo sobre el suelo. A sus pies, formando un mosaico de colores, había varios cestitos. Parecían hechos de mimbre. Eran preciosos. Dentro de cada uno de ellos había flores balinesas, las había de unos tonos tan extraordinarios, que los ojos saltaban de unas a otras, sin poder evitarlo. Sin querer evitarlo. Los colocaba uno al lado del otro con exquisito cuidado, mientras sus ojos sonreían.   Cuando hubo terminado de alinearlos todos, encendió una varita de incienso, y me observó. Me miró por dentro también.   El incienso y el brillo de aquellos ojos oscuros se me colaron dentro del mismo lugar donde habitaba tu olor. Y la mezcla me hizo estremecerme. La mujer me tomó las manos y me explicó que aquello era una ofrenda. Que cada día paraban, apartaban las nubes negras, y preparaban aquellas ofrendas de color, de aquel modo tomaban conciencia de su realidad, y daban gracias sin perder de vista lo más valioso; lo explicaba de un modo tan cercano, que parecía obvio… la calidez de la ofrenda prendió el chispazo. Miré hacia dentro, y me vi reflejada en tus ojos verdes. El olor a flores se mezcló con el de aquella vela, la que me serviría para volver a casa.     En ese mismo momento, envié un mensaje.   _Te echo de menos   Al instante, tu respuesta.   _Vuelve. Dejaré la luz encendida.     http://recortablesyquimeras.blogspot.com/ Aqui hay más...podréis ver además la foto que inspira cada relato. Normalmente alguien me regala una imagen, fotografía, o ilustración, y yo a cambio, imagino la histotia. Anímate a leer! y si dibujas...¡¡ya sabes!!
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias Guillermo!! Yo también lo espero!! A ver si los pequeñitos me respetan los tiempos...
    Excelente. Se nota la calidad de la narración. Muy buen relato
    Buen relato!
  • Este relato es real, es un regalo para ti, mi Condorita, mi pequeño genio…porque me haces feliz cada día cuando ríes, cuando te cuelas en mi cama, y cuando inventas palabras para hacer de tu capa un sayo. Ni un millón de relatos compensarán nunca todo lo que tú, en tan solo tres años, me has dado a mí.

    Cuestion de sentimientos...

    Hoy es domingo de publicacion en el www.recortablesyquimeras.blogspot.com y me apetecia decir "gracias".

    ¿Cómo te sientes tu cuando no te encuentras con tu compañer@ de vida? Pues así me siento yo...

    Que difícil entender...

    Merece la pena cumplir las promesas...

    Este cuento lo escribí por encargo. Una gran amiga, mama de 4 varones, emocionada al verlos tan pequeños y tan juntos mirar las estrellas en las noches de verano. Eso, y su desahogo, su miedo de que cuando crezcan se alejen de ella, por ser varones...y su pena de no tener una niña alrededor. Todo eso que me contó, dió lugar a este cuento...

    A nadie le gusta cuando se ve tan oscuro...

    Incierta la línea entre este mundo y el otro...

    Hay que atreverse. A lo que sea, pero valientes... Mi protagonista no lo hizo una vez...veremos ahora.

  • 13
  • 4.55
  • 187

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta