cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

13 min
Del poder al amor
Reales |
31.03.10
  • 2
  • 3
  • 1047
Sinopsis

DEL PODER AL AMOR relato que trata de hechos de la vida real y narrados en una historia ficticia, donde en el transcurso del relato podras entrar en la vida de seis personajes principales, en especial de dos familias de diferente estatus socio-económico que luchan por la tenencia de dos hijos, tras algunos acontecimientos, estos son los que finalmente deciden su camino. Para algunos el camino justo, para otros injusto, aún así las actitudes de ambas familias llevaron a ese destino. Este relato te dejará una importante enseñanza, dependiendo del personaje que te identifiques de este relato.

Juan y Marcela son una pareja de clase humilde que viven en el partido de San Martín (Provincia de Buenos Aires) dentro de su humildad entre los dos existe un amor largo y verdadero. Cada mañana Juan antes de ir a su trabajo como empleado en una verdulería, saluda a Marcela con un beso idéntico al primero que le dió cuando se conocieron, allá por 1990. Tras dos años de novios decidieron formalizar la pareja y dejar sus casas natales para compartir una para los dos. Una casa precaria pero lo suficientemente fuerte como su amor.
Juan de 38 años, morocho, corpulento, alegre y honesto es el primero de 6 hermanos, que los cuida y adora a cada uno por igual. Conoció a Marcela a los 18 años y desde ese momento está perdidamente enamorado de ella. Tuvo muchos trabajos como peón de albañil, ayudante en una gomería. Tras un tiempo desempleado, consiguió hace poco menos de un año un trabajo como empleado de una verdulería del barrio, donde allí trabaja feliz ya que es una tarea que a el le gusta hacer. Al finalizar el turno, llega a su casa busca su carro y sale por las calles a juntar cartones para lograr tener unas monedas más.
Marcela tiene 37 años, tez trigueña, fuerte y trabajadora, es la tercera y única mujer de 4 hermanos. Conoció a Juan en una parroquia donde ambas familias iban a pedir ayuda. Ella se levanta muy temprano casi a la par de su esposo, para limpiar su casa y luego partir hacia su trabajo, perteneciente a los planes sociales del gobierno.
Luego de un duro año de construcción de su casa, en 1993 pudieron irse a vivir juntos y completar su sueño, tras completarlo, buscaron realizar, quizás demasiado apresurados, un nuevo proyecto, que era agrandar la familia. Pero no todo eran buenas noticias para la joven pareja, tras varios intentos fallidos de concebir decidieron ir al hospital cercano, donde allí los doctores les dieron una de las peores noticias recibidas: Marcela tenía problemas de fertilidad, por lo que no le era posible concebir. Con esta tremenda noticia, Juan y Marcela entraron en una profunda crisis de depresión.
Para el otro lado del partido, la contra cara de la vida y situación de Juan y Marcela, viven Milton y Gonzalo mellizos de 1 año, hijos de Daniel, un reconocido abogado de 34 años y de Patricia una médica de buen nivel, de 30. Juntos los 4, viven en una de las mas grandes y lindas casas de la cuadra, acostumbrados a todos lujos materiales y una vida muy individualista dominada por el afán de tener mas y mas, olvidándose de la otra realidad. Por esta cuadra Marcela periódicamente pasa por allí para ir a su trabajo y contempla en especial, los rostros felices de esta familia con sus hijos y que en varias oportunidades a Juan, le comentó sobre las personas de esa casa.
Elsa, la niñera y mucama desde hace 3 años, limpia y cuida de los niños todos los días del año. Un Martes a la mañana, Daniel y Patricia marchan hacía sus trabajos y Elsa queda limpiando y cuidando a los pequeños. Aunque es temprano ya están despiertos jugando en el garaje de la casa, mientras que Elsa vá y viene por todos lados. Descuidadamente olvida una de las puertas del portón abierta y quedan a la vista desde la calle ambos chiquitos jugando adentro. Justo en ese instante de descuido, pasa Marcela quien al verlos solos, los invita a ir con ella a comprar golosinas, al acceder a ir los lleva a su casa donde esperará a Juan para contarle la noticia.
Elsa al regresar y ver que los niños ya no estaban se desesperó, atinó a llamar a los padres y también a la policía, quienes llegaron rápidamente pero nada se pudo hacer. Allí es cuando empieza la exasperada búsqueda de Milton y Gonzalo.
Al llegar la tarde noche, Juan como todos los días se prepara para juntar cartones, pero al llegar a su casa ve movimientos extraños, dos nuevos integrantes rubios de ojos verdes idénticos, acompañados por Marcela que lo espera muy feliz, se le nota por la gran sonrisa en su rostro. Cuando llega, Juan pregunta sorprendido a su esposa sobre estos niños y ella muy entusiasmada le cuenta lo sucedido. El, no muy convencido por esta acción, primero le reprocha que no cree que lo que hizo haya sido lo correcto y hasta le sugiere devolverlos, pero finalmente Marcela logra convencerlo de quedárselos, ya que ser padres era uno de los sueños que siempre tuvieron. Al desconocer sus nombres originales, deciden ponerle nombres a su criterio y asi decidieron que se llamen: Carlos y Joaquín.
Así pasó el tiempo, Juan trabajaba arduamente para mantener a la nueva familia y trataba que dentro de su humilde condición, no les faltara nada. Llegó el momento que los chiquitos empezaran la escuela, sus padres estaban muy contentos, no podían creer cuanto habían crecido. Se esforzaron para conseguirles todo lo necesario para asistir a clase. Ya habían pasado cinco años que la verdadera familia sin resultado buscaba a sus hijos y para ese entonces aun qué continuaban la búsqueda, no tenían demasiadas esperanzas de encontrarlos con vida, ya que había pasado demasiado tiempo de la desaparición.
Sin una niñez llena de juguetes y con todos los placeres que podían llegar a tener en su verdadero hogar, pero con un amor infinito de sus padres adoptivos y en un ambiente muy diferente, Carlos y Joaquín llegaron a la etapa de la adolescencia. Siempre muy compañeros, unidos, estudiando y con una promesa de mutuo acuerdo: poder algún día mejorar la situación de Juan y Marcela, los que ellos creían ser sus padres verdaderos.
Llegó el momento de finalizar sus estudios secundarios y el acto de entrega de diplomas, cuando por cuestiones del destino, en otro curso de la misma escuela había finalizado los estudios secundarios también uno de sus primos legítimos. Daniel y Patricia estaban invitados y habían asistido al mismo acto para ver a su sobrino, por primera vez estaban reunidos en un mismo lugar los seis. Al llegar el turno de los mellizos, Patricia ve en ellos algo muy familiar, por lo que al finalizar el acto los llama y les cuenta la desaparición de sus hijos mellizos y pregunta sus nombres, los cuales les responden y no puede creer el increíble parecido físico que tienen a sus hijos, por lo que les pide la dirección en donde viven y que por favor no le cuenten a nadie que estuvieron hablando con ella. Carlos y Joaquín no comprenden demasiado, emocionados por haber finalizado el secundario, no prestan demasiada atención a ello, buscan a sus padres adoptivos y regresan a su casa.
Quince días después, llaman a la puerta, Marcela abre y ve a dos oficiales que tienen una orden en su mano, es para que se realicen un examen de ADN para corroborar que son verdaderamente sus hijos –le informa unos de los oficiales-.
Accedieron al examen y la expectativa de Daniel y Patricia dieron un buen resultado ya que dichos exámenes dieron como negativa la paternidad de Juan sobre los mellizos y confirmaron que el verdadero padre es Daniel. Así, desconcertados, tristes, shockeados, conmocionados, Carlos y Joaquín volvieron 17 años después a su casa natal aunque más allá de saber la verdad sobre quienes eran sus verdaderos padres se rehusaban a volver con ellos, por que el ambiente en el cual podrían haber crecido, ya no les atraía, por el contrario, los aborrecía.
Durante ese transcurso de tiempo los mellizos son indagados desesperadamente por sus padres sobre las condiciones en las que vivían anteriormente, el trato de la otra familia, como los alimentaban, como subsistían y demás. Mientras que Juan y Marcela permanecían detenidos, hasta que finalmente los liberan por considerar que actuaron bajo un trastorno psicológico. Al volver a su casa el efecto de no tener ahí a los que ellos consideraban sus hijos, fue más devastador que aquella vez, en que los médicos le informaron a Marcela la triste noticia.
En su nueva casa Carlos y Joaquín, pese a conocer a sus verdaderos padres, no podían parar de extrañar a sus padres adoptivos, mucho menos soportar que Daniel o Patricia hablaran pésimamente mal de ellos y de la vida que tienen, cuando los mellizos sabían muy bien como lucharon y se esforzaron para que nunca les falte nada.
Así pasaron dos años, bastantes tristes y melancólicos. Estaban por cumplir 20 años, pero en todo ese tiempo con su nueva familia no pararon ni un minuto de pensar en los padres adoptivos y en la promesa que hicieron ambos. Rápidamente los padres le consiguen trabajo a los dos hermanos y empiezan su carrera laboral.
Hasta que comenzaron cuidadosamente a elaborar un plan para volver a ver a Juan y Marcela, los que ellos sentían ser sus padres verdaderos y también regresar a su antigua casa donde estaban mas cómodos que en la que nacieron.
Una mañana antes de que llegue Elsa, Carlos despierta a su hermano y saca el arma que le había quitado a su padre de donde la guardaba, se cambian de ropa, se cubren el rostro y van a la habitación de Daniel y Patricia donde efectúan 5 disparos que terminan con la vida de ellos, posteriormente tiran al suelo varias cosas y simulan un episodio de robo, rápidamente se cambian de ropa y ellos mismos llaman a la policía, quienes al llegar se encuentran con ese terrible panorama y deciden empezar una investigación, mientras que Carlos y Joaquín ya tienen todo planeado como actuar y que decir.
Pasó más de un año de todo esto, la investigación estaba congelada sin novedades, los investigadores no dudaban de la hipótesis del robo, pero a su vez dudaban, ya que los testigos, los vecinos de la cuadra, no vieron salir a nadie de la casa en el momento del hecho. Los mellizos estaban sospechados pero no había pruebas que los culpara. Un día deciden ir a su antigua casa para poder ver a Juan y Marcela. Cuando llegan la alegría de ambas partes era indescriptible, se abrazaron y lloraron de emoción al volver a verse después de varios años. Luego de hablar durante un tiempo sobre lo que hicieron durante su ausencia, Joaquín les comenta entre llantos, lo que le hicieron a sus padres y les entrega dinero, ropa, alimentos y los invita a que se muden a la casa de ellos y poder estar en mejores condiciones. Marcela entre el asombro, aceptó encantada, mientras que Juan vacilaba en dejar su casa luego de tanto sudor para construirla. Pero al cabo de unos minutos el también acepta y finalmente se mudaron.
Al llegar a su nueva casa, les resultaba raro habitar una casa tan lujosa que nunca antes habían pensado vivir. No estaban acostumbrados a ese ambiente y mucho mas conociendo lo ocurrido a los padres verdaderos de sus hijos adoptivos, les resultaba incómodo, pero no dejaban de estar felices.
Pasó el tiempo, ambos se acostumbraron a la casa, al entorno, y los cuatro estaban muy contentos de vivir como una familia, como antes. Aunque a los mellizos cada vez se les hacia mas difícil sostener la mentira y soportar la culpa de lo ocurrido a su familia verdadera.
Marcela a diferencia de antes ya no limpiaba la casa, ya que Elsa seguía trabajando allí y es ella la que eleva las sospechas hacia los mellizos, ya que descubre el plan de Carlos y Joaquín, que asesinaron a sus verdaderos padres para vivir en su casa con la familia que los raptó. Al darse cuenta de esto, al salir de la casa, se dirige a la comisaría que investiga el caso, se presenta como denunciante y la causa vuelve a iniciarse. Al pasar unos meses, finalmente los investigadores descartan la hipótesis del robo y detienen a Carlos y Joaquín, quienes esperaban el juicio. Meses más tarde, el tribunal los declara culpables y los condena a 30 años de prisión. Juan y Marcela por tercera vez estaban devastados, no pueden creer que a poco tiempo de tener a sus hijos, de nuevo volvieran a separarlos. Aun que podían seguir viviendo en esa casa, ya qué los mellizos se ocuparon de hacer los tramites necesarios para que la casa quede a nombre de sus padres adoptivos y nadie pueda quitársela. Juan y Marcela decidieron volver a su casa anterior hasta que sus hijos adoptivos salieran en libertad. La casa de los mellizos quedo deshabitada y deteriorada con el paso del tiempo.

Así es como quedó la familia de Milton y Gonzalo, sus nombres originales, o como les gustaba que lo llamen: Carlos y Joaquín. Su verdadera familia muerta, quien se preocupó más para que le devuelvan a sus hijos por lo material que por amor, ya que por sus trabajos los descuidaban y los dejaban con otras personas, creyendo que lo material y vivir cómodamente los haría felices, aún que sus padres no estuvieran con ellos.
Su familia adoptiva, los cuales les brindaron todo el amor y lo mejor que pudieron durante 17 años, viviendo sin ellos, solos y volviendo a su humilde casa donde años atrás los vieron crecer.
Ellos, ya con 24 años, en prisión a causa de un crimen que cometieron por la obsesión de los padres verdaderos hacia la riqueza y su sobre protección. Olvidando lo esencial, lo que no tiene precio, que simplemente era lo hecho por Juan y Marcela: darles amor sin importar cuanto dinero podían tener.

Sitio web oficial: http://www.delpoder-alamor.com.ar
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • me gustó mucho porque soy una adolescente y me pareció muy bonito!!!
    El poder del amor??? Cual amor??? en esta lectura no lei ni un acto de amor, y la verdad no se tiene porque identificarse con nadie.
    tu eres un monstro. la verdad me encanto eso que has escrito, diablo¡ si k tienes madera
  • DEL PODER AL AMOR relato que trata de hechos de la vida real y narrados en una historia ficticia, donde en el transcurso del relato podras entrar en la vida de seis personajes principales, en especial de dos familias de diferente estatus socio-económico que luchan por la tenencia de dos hijos, tras algunos acontecimientos, estos son los que finalmente deciden su camino. Para algunos el camino justo, para otros injusto, aún así las actitudes de ambas familias llevaron a ese destino. Este relato te dejará una importante enseñanza, dependiendo del personaje que te identifiques de este relato.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta