cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

6 min
Demiran
Ciencia Ficción |
18.06.17
  • 5
  • 1
  • 318
Sinopsis

Hacía tiempo que no escribía un relato de Ciencia-Ficción.

http://www.sttorybox.com/stories/73413-demiran

Demiran Reeves fue la gran artista del siglo XXI. Consiguió el primer suicidio asistido legal y oficial. Ante cientos de personas creó su última gran obra de arte. Su cuerpo tuvo un funeral discreto del que aún se especula al hallarse la tumba en lugar desconocido a petición de la familia.
Años después imitadores surgieron, creándose la corriente de la “Eutanasia artística”. Los hay que juegan con los pigmentos que va adquiriendo el cadáver en según qué zonas y climas; otros prefieren convertirse en polvo antes de hora, con resultados brutales expuestos sólo en museos muy concretos y de poca audiencia.
La sociedad reaccionó, pidiendo una parte la prohibición de tales obras por peligro a la integridad de los artistas. Otra parte se muestra indiferente, y los hay que defienden que es otro de los inescrutables caminos de la selección natural. Esto provoca una contra-reacción, acelerando el proceso de tales artistas por completar “el camino”, los pasos que han de efectuar para crear su gran obra final. Debido a ello, las muertes son torpes y precipitadas, cuando no son hospitalizados o ridiculizados por compañeros de este arte/fe.
Es justo esta semana que la figura de Demiran Reeves vuelve “a hacer de las suyas”. Sus más febriles seguidores recuerdan que ya advirtieron que la muerte no la detendría tras convertirla en un fin. Un ingeniero informático, llamado James Lock, está logrando desarrollar una idea de la que no lograba apoyo. Fue indicar que pensaba usarlo en la figura de Demiran que obtuvo financiaciones de empresas y entidades varias.
El día de la presentación del proyecto existían cientos de teorías sobre el acontecimiento que se avecinaba, donde la más popular era que habían profanado el cadáver para sustraer ADN y así crear un clon. Sin embargo clonar humanos todavía no es legal, ¿lograría Demiran superar una vez más una barrera imposible?
Así fue.
El proyecto trataba de programar inteligencias artificiales capaces de crear arte, enfocado a analizar todas las obras de un autor en cuestión para imitarlo. Programas así ya existían, como los que son capaces de escribir libros enteros, pero James Lock enfocó en que hoy en día tenemos la ventaja de Internet. Su inteligencia artificial primero analizaría todas las redes sociales del artista a imitar. Después buscaría por la red por foros y registros de chat donde coincidieran datos y e-mail. Con permisos (algunos rumorean que sobornos) se obtendría además los correos electrónicos enviados y mensajes privados del sujeto, aprovechando el vacío y cuestión moral sobre si un fallecido tiene aún derecho a su privacidad digital, leyes que se modificaron en los últimos años tras las oleada de ataques terroristas. Esta profanación supone completar el interior o cara oculta de la persona, lo que también la define en mayor medida. La inteligencia a su vez analiza fotos y vídeos, buscando coincidencias de gestos, posturas y expresiones más usadas para los registros antes mencionados.
Por último vendrían los testimonios de quienes la conocieron, apuntándose a esta iniciativa cientos de personas, de las que se les dieron prioridad sólo a los más cercanos. Sin embargo esto creó otro tipo de controversia, ya que algunos diferían en su versión sobre la persona, creando conflictos o ambigüedades al no coincidir su testimonio con los registros de chat que pudo tener esa misma persona con la fallecida.
Poco a poco el proyecto fue adelante, desarrollándose una inteligencia con alto porcentaje similar a la persona original. Se supo desde el principio que alcanzar un cien por cien era inviable. Siempre habrán aspectos en todos nosotros que jamás serán revelados, donde algunos son desconocidos incluso para nosotros mismos.
Llegó el día de la inauguración. “Demi Rev” estaba listo para mostrarse al público. Ante un auditorio lleno y cámaras de casi todas las televisiones, crearía una obra de arte para demostrar que el talento de Demiran podía ser rescatado (o aprovechado, que comentarían algunos). Cuando las luces se apaciguaron, el silencio hizo lo propio. Rodeado de oscuridad definida, la pantalla se encendió para mostrar el rostro de una Demiran con rasgos artificiales, detalle intencionado. Pestañeó y la gente gritó de la emoción. La imagen de la inteligencia colocó su índice en los labios con total pasividad. El público se calmó y se mantuvo atento.
Iba a suceder una nueva obra de la ahora eterna Demiran Reeves.
Con programación propia derivada de cantidad de algoritmos, la llamada Demi Rev hizo aparecer una pistola que se colocó en la sien. Al tiempo que apretaba el gatillo se produjo un estallido por la zona de debajo de la pantalla. Una constante lluvia de chispas salpicó y provocó leves llamas que no tardaban en extinguirse.
El público, tras una inspiración aguda inicial, se mantuvo callado, expresando rostros que ya no sabrían repetir. El ingeniero James Lock subió al escenario mientras los de seguridad atacaban con los extintores a la zona de la explosión. El hombre se llevó una mano a la cabeza, preguntando en vano cómo la CPU que albergaba la inteligencia podía haber explotado. A la prensa le insistiría una y otra vez que no habría ni una milésima parte de un uno por ciento de posibilidad de que aquello sucediese.

Ha pasado tiempo desde aquel suceso, y los seguidores de Demiran Reeves han ido en aumento, con las consecuencias que ello conlleva.
Sus más antiguos seguidores (acusados por otra parte de ser falsos admiradores, pues aún no han realizado su gran obra final) creen que aquel día Demiran regresó por un instante para seguir brindando su arte. Con su obra final había logrado traspasa el umbral de la muerte, teniendo ahora una voluntad que jamás comprenderemos, que sólo existe para alcanzarla.
Por su parte, James Lock se dedica a crear videojuegos aprovechando todo lo aprendido con la programación de inteligencias artificales. Está involucrado con un proyecto donde la protagonista es una joven aventurera que se adentra a una ciudad perdida en México. Algunos comentan que tal personaje es muy similar a Demiran Reeves.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 354
  • 4.8
  • 13

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta