cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Dentro de mí
Terror |
09.07.18
  • 5
  • 9
  • 119
Sinopsis

Tus ojos se abren nerviosamente, un agudo dolor martillea en tu cabeza y te esfuerzas por recordar. Ah sí, la fiesta, tragos van, tragos vienen, y la paliza que te dio el novio de esa mujer. Sí, un cabrón, pero tú fuiste más al llevarla a ella afuera y cogerla en ese callejón.

Los planes no salieron como te esperabas, campeón. Qué más da, al menos le diste uso a ese condón. Te levantas con la cara punzante de sofocante ardor, nada extraño se refleja en el espejo y te preguntas que habrá sido de esos rotundos golpes dirigidos con determinación.

Ningún ojo amoratado, habrías jurado sentir tu nariz rota. Soy fuerte, eso dices. Una palmadita en el pecho, no fue nada. Otra de las tantas cosas que no recuerdas.

Tus entorpecidos miembros casi se doblan en ese giro repentino. Uf, aliviado de los golpes pero con una inminente resaca. Te recuestas, sientes el alcohol volver, te arrojas desesperadamente al sanitario y te alivias ahí mismo. Mierda, ¿qué ha sido eso?

Una masa negra sanguinolenta descansa al fondo del agua. Sí, ha salido de tus entrañas. No puede ser. Será que tengo algo roto dentro, te preguntas. En tu mente se dibuja la escena del tipo pateándote en las costillas. Eso, recuerda. Esfuérzate un poco más.

Te enjuagas la sangre de tu boca en el lavado y notas como poco a poco comienza a incomodarte uno de tus dientes. Te sacude de un latigazo, y vienen más. Si hay algo peor que una resaca es el dolor de muelas y el ritual apenas empieza.

Llevas tu mano hacia tu rostro y sientes que algo no encaja. Había mucha sangre en la acera. Es imposible de que estés ileso así como así. Tus ojos ahora se fijan en tu camisa, las manchas rojas te confunden aún más. Vamos, tienes que recordar.

El dolor comienza a extenderse rápidamente, se vuelve insoportable. No es solo uno y amenaza el resto, pareciera que están a punto de reventar. Te tomas el maxilar con ambas manos, el sufrimiento no se aleja. Tu esfínter colapsa en medio de quejidos y llanto.

El sujeto de camisa a rayas te sujetó varias veces para que el cornudo te golpeara. Sí, tenía un amigo, ya recuerdas. Luego tu cabeza chocando varias veces en la pared como pelota de futbol. El cómo te recuperaste de eso es el detalle, mi buen amigo conquistador.

Buscas pastillas, algún fármaco que alivie tu dolor. Te ves al espejo nuevamente y observas como un hilillo de sangre empieza a brotar de tu boca. Es imposible ahora frenar lo inevitable. Tu mente viaja, estas tirado agonizante y el ser sin forma en el callejón. Por fin recuerdas.

Te habían dejado morir. Escogiste a la persona equivocada con que jugar y el tipo se las cobro todas. Te ahogabas con tu propia sangre, tu vida se consumía. Una mano delgada pero enorme se posó en tu pecho, tu boca se abrió y algo gigantesco se introdujo en tu interior.

Escupes más de esa masa oscura, tu piel se deforma, se acomoda diría yo. El dolor de muelas yace ausente, una a una caen en tus propias manos y la sangre escurre con ellas. No hay nada ahora y lo hay todo. Nacen presurosas y se extienden en su delicada forma.

Puedes verlo por ti mismo, sentirlos. Tan afilados como cuchillos, tan largos como nada que has visto y sonríes, porque no puedes creer lo que ves. Tan diabólicamente hermosos y tan dulcemente terribles a la vez.

 

Visitame en: http://roadatnight.blogspot.com/2018/07/dentro-de-mi.html

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Oh, muchísimas gracias Omar. Esta narrado en tercera personaje y si, es omnisciente. Descuida, tomo nota. Valoro mucho lo que detallas y agradezco una vez mas el sabio consejo. Un saludo enorme.
    Está bien; pero se puede mejorar. Define al narrador: Tercera persona ¿no? ¿Omnisciente o narrador-personaje? Si es omnisciente no puede estar haciéndose constantemente esas preguntas porque debería saberlo todo. Si es personaje debería saberse antes de finalizar el relato quién es. Ahora, podría ser un narrador omnisciente y personaje a la vez, que sepa algo; pero no todo, como un amigo muy cercano, un testigo, un psicólogo, un confesor, un yo alterado; pero eso podría acabar con el efecto que quieres darle al relato. Saludos.
    Por supuesto, Noah, De eso se trata. Se puede mejorar poco a poco con la practica, escribiendo y puliendo tu técnica, pero mucho mas, cuando una mano amiga te da mas de una recomendación. Gracias por visitarme, amigos. Un saludo enorme. Me hace muy feliz leer sus comentarios :D
    Excelente
    Barbaro, pero atiende siempre a las críticas, los halagos se asumen muy fácil
    UUUU me dio miedo, excelente relato Frank felicitaciones
    Gracias por las correcciones, Chus Luvi. No sabes cuanto se agradece. Romina, muchas gracias. Un abrazo y un beso :)
    Te odio, sí, a ti, por el susto que me pegaste con tu relato. No, no es cierto, sólo bromeaba en cuanto a que te odio...pero soy sincera en cuanto a lo del susto. Muy bien hecho, compadre.
    Muy bien llevado Frank, quizá la transicion de la historia requiera alguna línea más o una mínima restructuración de los elememntos principales...los tres últimos párrafos no me encajan del todo. No obstante, excelente, enganchan. Un abrazo y a seguir publicando...:)
  • “Devastado por el dolor y sintiéndose muerto por dentro, fue el primer voluntario en ofrecerse al programa de crioéxtasis. Nunca esperó los eventos que ocurrirían durante el tiempo que permaneció en su congelado infierno…”

  • 25
  • 4.68
  • 150

Profesor de Física. Ávido lector. Intento de escritor.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta