cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Dentro del sueño
Amor |
18.01.22
  • 5
  • 7
  • 756
Sinopsis

Sueño y realidad pueden llegar a acoplarse de tal modo que resulte ciertamente difícil desligarlos

DENTRO DEL SUEÑO

           En la cama, desnuda como una Venus emergiendo de su concha, ladeado el cuerpo y desperdigados los negros mechones de su cabello sobre la almohada, está ella. Yo la observo desde la distancia, a escasos dos metros, como el espectador que contempla suspendido la obra de arte exhibida en un museo. Luego me aproximo, lentamente, saboreando cada paso, hasta que al llegar a su altura la abordo por la espalda y dejo que las yemas de mis dedos resbalen a través de su piel como regueros que arrastrasen un deseo incoercible, despacio, apenas un leve roce que no la libera del sueño en el que está sumida pero que consigue extraer de su boca un suspiro, tan leve como ese roce que lo provocó, ese roce en el que mis dedos continúan deslizándose, hacia abajo, siempre hacia abajo, como en un tobogán, sin dejar rastro visible pero envolviéndola poco a poco dentro de un halo etéreo, un halo en el que yo mismo me difumino y que produce el portento de permitirme entrar, sin ásperas ofensivas, dentro de su universo onírico, formar parte de su sueño para, vestido con las únicas galas de mi propia piel, bailar con ella ancestrales danzas proscritas.

           Mis ojos ya no ven la realidad que a ellos se ofrece, no existe el lecho, ni las sábanas, ni la cómoda de madera adosada, ni siquiera el vaso de agua que sobre esta reposa y en cuyo cristal aún están húmedas las huellas de sus labios amarantos. Estoy en una dimensión ajena, dentro de su sueño, y allí los componentes son otros, más nebulosos, menos tangibles, su sonrisa lo invade todo, como un relámpago de luz ante el cual todo lo demás empalideciera y se hiciese pequeño, tan pequeño en este caso que las formas terminan por difuminarse y el escenario queda reducido a dos cuerpos, el suyo y el mío, sin que nada exista más allá, dos cuerpos que danzan y se aman. Ella es mi Cibeles y yo su coribante. Bailo y la beso. Y ella me besa. Y yo la deseo.

           Estoy en su sueño, vivo y muero allí, en el sueño de ella, que también ya es mi sueño, un sueño hecho de caderas, de senos, de piel, de brazos y piernas; caderas hacia las que mis manos se precipitan, senos que encuentran mi lengua, piel que se estremece a mi contacto, brazos y piernas que se enredan en un nudo inextricable. Ella es mi diosa y yo la adoro como a tal. Y la beso de nuevo. Y ella, mi diosa, también me besa. Y el beso se hace infinito y traspasa los umbrales del sueño para entrar en lo real, porque mi boca en ese instante está ya dentro de su boca, y sus piernas hacen un escorzo de tango y se aferran a las mías incitando a mi carne ardiente para que se abra hueco en su carne húmeda…, en el sueño, y fuera de él, sobre la cama, en el lecho donde me he tumbado también yo.

           Pero no, no es real, abro los ojos y compruebo, con dolor, que no es real, porque ella sigue dormida, porque sus muslos reposan indolentes sobre el colchón, porque su boca está cerrada y no acogió el deseo de la mía, porque su sexo no está húmedo ni se impregnó de mi ardentía, porque sus pezones no se yerguen endurecidos ni su piel palpita entre estremecimientos… ¡Pero parece, sin embargo, tan real! Mas ¿qué es lo real y qué lo irreal? ¿Dónde está el límite? Desde luego, fue real en el sueño, eso es evidente, como así lo testimonia que salga de él sudoroso y sofocado y que pulsaciones desaforadas hagan que mi corazón se asemeje por momentos a una alfana alocada. Sí, fue real, ¡tan real! La miro. Sigue dormida, su respiración serena y armoniosa es puro contraste con la mía agitada y febril. Durante el tiempo que invadí su sueño ningún movimiento ha efectuado en el plano real, sólo esa respiración suave la delata, si acaso algún que otro liviano escorzo apenas perceptible, poca cosa, ligeros culebreos sobre el colchón de esas sensuales curvas que en la anatomía de su cuerpo van configurando muslos, caderas, senos…

           Deposito un dulce beso sobre sus labios, esos labios que al paladar transmiten preciados sabores, extractos de miel y de canela, aroma a rosa y celindas, y decido a continuación marcharme… Pero no, no me marcho todavía, tan sólo doy un paso hacia atrás y me detengo, vacilo, frenada mi decisión por una poderosa fuerza que me retiene allí, junto al tálamo, un encantamiento contra el que me cuesta luchar y que, convirtiéndolas en inamovibles columnas, hace que mis piernas se resistan a obedecer los mandatos del cerebro. Es la magia que aflora de su cabello desparramado en la almohada, de sus ojos cerrados, de sus labios rojos, de su piel de seda, una magia que se ciñe alrededor mío como un revestimiento gaseoso que me contagiara de voluptuosa pereza. Y aunque sé que debo irme, allí sigo, estancado, incapaz por momentos de resistir la tentación que me empuja a regresar al lecho y colarme de nuevo en sus sueños.

           Porque quiero estar junto a ella en todo momento, porque la necesito, porque ella es mi aire y mi alimento, mi luz, mi calor, la sangre de mis venas, el sentido de mi vida, porque su presencia cercana revitaliza mi espíritu, me confiere un valor del que carezco cuando no la siento a mi lado, porque deseo amarla con dulzura y también con vehemencia, ser en su piel seda y fuego, calma y pasión…, porque me niego a cerrar tras de mí la puerta y dejar de verla. Porque, sobre todo, sé que al irme la realidad engullirá de nuevo mi mente y otra vez me sentiré solo frente al muro en que se ha convertido mi vida.

           Y es que, por más que desee engañarme a mí mismo, sé que todo esto no es real, que no se trata ya de que siga dormida, respirando mansamente, pasiva y mórbida cual displicente diosa, sino que ni siquiera está allí, que tan solo es mi mente la que sigue sosteniéndola sobre esa cama donde tantas veces compartimos amor, deseo y lujuria; mi mente, esa forjadora de quimeras que, plegándose a un ávido afán, tiene a bien engañarme con la materialización de su cuerpo desnudo frente al mío; mi mente, que no halla dificultad alguna en reproducir unas formas que en la memoria lleva grabadas a fuego; mi mente, sí, la misma que, no obstante, termina por abrir sus propios ojos, los ojos de la mente, para que yo constate, con insoportable dolor, que en realidad soy el único que ocupa esa habitación, que lo demás es mera entelequia, que ella no está realmente allí, que está lejos, que hace ya mucho tiempo que se marchó, que se alejó para siempre de mi vida.

           Por eso sigo de pie, inmóvil, incapaz de irme, consciente de que al marcharme la quimera se desvanecerá del todo y una vez más volveré a estar solo en mi propio desierto, cabeceando frente a mi peculiar y triste muro de lamentaciones, llorando, sufriendo, cubierta mi alma únicamente por un manto de soledad y nostalgias…. Por eso sigo allí, sabedor de que ya  sólo podrá ser mía dentro del sueño.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Espectacular relato Mario, enhorabuena. Qué bellas sensaciones, una realidad despierta ante un sueño, el alma en estado de vigilia esperando, algo se perdió y se grabó a fuego lento desvaneciendo esas escenas íntimas llenas de pasión, llanto y nostalgia. Realmente bello. Un abrazo.
    Qué difícil es transmitir al lector sensaciones y con qué maestría las plasmas en este relato. Entre la realidad y la ensoñación hay a veces una línea tan fina que es muy fácil deslizarse de una a otra. Te felicito por la finura con la que abordas el primer párrafo, tan colmado de sensibilidad.
    A veces vemos y sentimos lo que deseamos tener, recordamos y anhelamos los buenos momentos. Un sueño arranca a otro sueño de nuestro sufrimiento? Depende de quien sueñe, creo. Saludos figura
    ¡Ay Mario, que dura es la vida...! A veces a la persona amada la identificamos como un símbolo para escapar de la mediocridad que nos abruma y en la realidad vemos que esto es una quimera, pero que dice mucho de nuestra situación real. Muchas parejas se lían de un modo más o menos conscientes con esta idea, y cuando ésta se desvanece, vienen los ayes y el "tú vas a la tuya y no me comprendes". Has descrito con maestría lo que son los sentimientos humanos.
    "Dentro del sueño", un relato que se brota un sentir, entre el sueño y la realidad, aspirando concretar hechos, pero el pensamiento se diluye , solo sostiene ilusiones o fugaces pensamientos que chocan con lo real. Voltaire, dijo: " La dicha no es más que un sueño y el dolor la realidad". Esa célebre frase advierte la aflicción que desarrolla esta producción literaria, extraordinaria y única, que marca el especial y magnifico estilo del escritor. Estimado Mario, no alcanza el número de estrellas para ti!! Felicidades!!
    Felicitaciones Mario, navegas mundos complejos como experto timonel. Los sueños, las realidades, los artilugios de la mente, la fantasía, todo se mezcla y todo sirve en ocasiones especiales. La verdaderamente especiales. Gracias por la catarata abundante de imágenes y estímulos sensoriales con que coloreaste el escrito. Un abrazo.
    Qué triste y qué bello, Mario. Suplir la ausencia con sueños, tener miedo de perder hasta esa opción... Es un texto de piel, precioso. Un beso!
  • Una de mis escasas incursiones en el género del terror. Espero que os guste

    Escribí este cuento allá por el año 2002. Lo comparto ahora con vosotros

    Aunque no suelo prodigarme mucho en lo que a versos se refiere, teniendo en cuenta que hoy es el día mundial de la poesía, qué menos que aportar mi pequeño grano de arena. Lo dedico especialmente a todas aquellas mujeres cuyos ojos son de color marrón. Hay mucha poesía enfocada a los ojos azules, verdes o negros, pero no tanta para ensalzar los ojos marrones, que son asimismo muy bellos. De modo que aquí va mi modesta contribución personal

    Publico este relato, escrito hace ya años, porque acabo de leer "El hombre y el páramo", de mi admirada Ana Pirela, y me lo recordó. Así que lo extraigo del baúl de los cuentos perdidos para compartirlo con vosotros

  • 40
  • 4.7
  • 10

Parafraseando a Benedetti, puedo decir que escribo porque me resulta imposible no hacerlo. En realidad, escribir es el único medio con el que consigo exorcizar esos puñeteros demonios que se empecinan en colarse por debajo de la piel para darle bocados al alma. Serán cabrones

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta