cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Depresión
Drama |
13.09.17
  • 4
  • 3
  • 171
Sinopsis

a veces todo se complica

El cielo lucia perfecto, la luna brillaba en plenitud, ella me miraba con un brillo en sus ojos y de una manera que me hacía sentir el infinito amor que siente por mí. A pesar de eso, yo no me sentía bien, me sentía vacio y sin ganas de vivir -Aquí vamos de nuevo-pensé. Por alguna razón nunca puedo estar bien, siempre vuelvo a lo mismo; a ese sentimiento que ya se ha vuelto un compañero regular en mis días, ese sentimiento de tristeza;  he ido decayendo poco a poco e hundiéndome más en mí mismo y sé que en algún momento ya no quedara nada de lo que fui.  La miro a ella y observo lo perfecta que luce la escena de la cual estoy siendo parte, pero siento que no encajo en esa escena, debería ser otro el que comparta con ella y reciba su amor -¿Estás bien?- me pregunto.  Intente darle una respuesta pero no me salían las palabras, desvié la mirada hacia la luna y ella volvió a insistir -¿Estás bien? Te he notado muy raro- no le di respuesta, prefiero guardarme mis sentimientos a que todos vean que me desmorono por dentro, solo conseguí resolver mostrarle una sonrisa y darle un beso, me disculpe con ella, le dije que tenía otras cosas que hacer y me fui a mi casa.

Me senté en la parada del bus pero al final decidí irme caminando, no estaba muy lejos de casa solo eran 7 cuadras; caminaba muy lento, fijándome en cada detalle, como si nunca había recorrido esas calles, a pesar de que tenía desde los 5 años viendo las mismas tiendas y los mismos lugares. En algún punto me cruce con un grupo de chicos que iban cantando y corriendo, se podía notar que estaban un poco ebrios y  felices a más no poder -Yo solía ser como ellos- pensaba.  A pesar de no demostrar el cómo me sentía, sabía que las personas en mi alrededor notaban el cambio en mi, pase de ser el más risueño y bromista, a ser el más serio y amargado.

Llegue a mi casa cuando ya eran las 2 am, me detuve justo frente a la puerta y repose la cabeza en ella, dicen que la depresión  es un ”trastorno mental que se caracteriza por una profunda tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima y pérdida de interés por todo” o al menos eso me dijo el psicólogo al cual había empezado a ir hace menos de un mes, a mi me parecía una descripción muy pobre y simple para lo complejo y difícil que puede ser lidiar con la depresión, pero el psicólogo me lo describió de esa forma tan abreviada. Abrí la puerta y pude notar que mi madre estaba dormida en el sillón con una botella de Ginebra vacía a un lado de ella, era decepcionante y duro para mí ver así a la mujer que solía ser la más cariñosa y la que más me amaba; la cargue y la lleve hasta su habitación, cerré la puerta con sumo cuidado y la deje allí para que descansara, me dirigía a mi habitación cuando vi el cuarto de mi hermana con la puerta abierta, entre, encendí la luz y vi que ya no estaban sus cosas, sobre la cama reposaba una nota, sin leerla supe que era su despedida de mí, no aguante mas y rompí en llanto, era como si me quebrara por completo en ese instante.

Paso un rato hasta que pude volver a estar calmado,  empecé a leer la carta de mi hermana pero no podía leerla, finalmente me rendí y la deje justo donde ella la dejo, fui a mi habitación y me puse a ver una fotografía de mi hermana, mi mama y yo. Era una fotografía del verano pasado que habíamos ido a la playa, los tres nos veíamos más felices que nunca. No entiendo como todo cambio tan rápido, pero en el fondo algo en mi no quiere entenderlo. Mire por mi ventana y aun podía ver el cielo perfecto y la luna perfecta, pero ahora en un escenario no tan perfecto –aquí si merezco estar-pensé en forma de broma. Por un momento pensé en escapar y dejar todo, pero supongo que a veces hay vínculos que algunos no podemos dejar aunque queramos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

un poco dramático y exagerado...eso dicen

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta