cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
Desahogo Perfecto
Varios |
30.08.14
  • 3
  • 1
  • 1257
Sinopsis

Tal como lo dice el título, sentir la frustración de esos momentos en los que no se puede remediar nada y encontrar un cierto alivio en algo reconfortante para uno mismo.

El boxeador Jared Parker se enfrentara al invencible Mayweather Jr. Por el título peso welter, en una pelea que quedara en la historia de nuestros espectadores, una lucha que no parara hasta a ver visto un ganador, muchos han pasado por los puños del temible Mayweather pero ninguno ha logrado desglosarlo de sus títulos y su impresionante record 46-0, su legado ya quedo grabado en nuestras memorias, y buscamos boxeadores que se arriesgan a luchar contra él. Sera capaz Jared de destronar a este pequeño gigante, será capaz el canadiense Jared Parker de derrocar su legado y sacarlo finalmente de ese escalofriante invicto, véanlo en vivo por ESPN la lucha del año, Jared Parker vs Floyd Mayweather. Esta noche.

Así escuchaba y observaba los reclames de esta noche el joven Jared. Los nervios lo traicionaban a ratos, al momento de escuchar y ver esas propagandas, los pelos se le ponían de punta, no podía creer que se iba a enfrentar a nada más y nada menos que Mayweather. Ya se sabía mucho de su invicto y todas sus victorias, probablemente el mejor dentro los mejores, una limpieza en su historial, el hombre apenas habrá escuchado la palabra <<perder>>  alguna vez, varios boxeadores de categoría han lucha contra Mayweather, ninguno salió victorioso. Jared sabía que alguna vez tendría que ceder y caería alguna vez, ya cuando la oferta se hizo concreta y se le ofreció luchar en Las Vegas sus esperanzas florecieron y pensó que podría ganar, tendría una oportunidad, la oportunidad perfecta para poder sacarlo del juego y que esta vez le tocara perder al frente de miles de espectadores, como el tantas veces venció a sus rivales con estadios repletos de personas clamando su nombre, esta vez no será de ese modo, la gente le tocara ver lo inesperado, Jared se encargaría de que en Las vegas se coree su nombre. Para su tranquilidad pensaba en esta lo más sereno posible  <<de todas formas no se espera nada de mi>> esas palabras lo hacían estar un tanto más tranquilo, la gente no esperaba nada de nadie, solo de Mayweather, que es el al que realmente van a ver, lo quieren ver ganar o perder, una será una felicidad como en otras 46 ocasiones y la otra será un improvisto, algo nuevo en el mundo del espectáculo.

Ya faltaban minutos para que los protagonistas entraran al ring del mítico recinto de Las vegas, el fervor se hacía único, la gente aplaudía y gritaba por este dichoso momento, como era de esperarse la gente se inclinaba a favor del hombre record, mientras que Jared, el joven Jared se encontraba en el anonimato absoluto, buscando un rincón en el mundo de las peleas, solo quería lograr esta victoria. Ambos estaban en el centro de ring esperando ansiosos de demostrar una verdadera pelea. Jared miro a su alrededor girando su cabeza de un lado y hacia otro, cerro ambos ojos al mismo tiempo para lograr una serenidad y concentración dentro del escenario, se centró en ganar, la palabra ganar la tenía plasmada en su cabeza, ya nadie podría quitársela de encima, no se iba a ir derrotado, su orgullo no lo permitiría, esta lucha era de él. El árbitro los acerco al centro del ring para empezar el duelo, advirtió las representativas reglas de siempre y ambos luchadores juntaron sus puños. ¡DING DING! Empezó la lucha.

El primer Round salió ileso de las manos de Mayweather.

El segundo Round ya se empezó agotar demasiado.

El tercer Round cayó por primera vez.

El cuarto Round parecía el definitivo.

En el minuto de descanso, el coach de Jared parecía darle indicaciones específicas para salir del apuro de la pelea. La lucha solo se estaba prologando para que Mayweather venciera una vez más, Jared ya no quería más guerra, a pesar de tan solo llevar 4 asaltos no quería un quinto. Sabía que de una u otra forma iba arrepentirse si no ponía de su máximo esfuerzo para ganar el combate. Jared acato las instrucciones del coach que fueron leídas lentamente por Jared en las que aplicaría variados jab; lo más rápido posible para luego finalizarlo con un gancho y lograr el K.O, al principio le pareció una idea exigua, porque todos sabían que se estaba enfrentando a alguien que era fulminante, no sería fácil noquear a alguien como Mayweather, solo una milésima de segundo bastaría para lograr conectar en su cara, solo se necesitaba detener el tiempo, que el lograse detener el tiempo, hacerlo verse mal dentro de cuadrilátero y enlazar el puño en su quijada. Eso estaba lejos de ser posible.

El quinto Round fue nuevamente de Mayweather.

 

Jared se encontraba desalentado, la alocución de su coach ya no servían, cada instrucción, cada palabra que prevalecía de su boca eran palabras que se atenuaban en el aire. El clamor de la gente lo tenía en un estado de desconcierto nulo, por momentos sentía silencio luego volvía el ruido.

 

El sexto Round cayó por segunda vez.

Jared no encontraba la escapatoria para su lucha, por dentro estaba destrozado, al borde de la humillación, no poder tocar a su enemigo ni una sola vez lo tenía alterado.

El séptimo Round no trajo muchas sorpresas.

El Octavo Round Jared ya distorsiono la realidad y sabía exactamente su situación.

El noveno Round lo paso a penas.

El décimo Round Jared se encontraba con un ojo inflamado y en muy mal estado—un golpe que recibió en el  octavo round—.

El undécimo Round Cayo una vez más.

Cuando Jared cayó en el último asalto pensó que ahí terminaría la pelea, pero se levantó a tiempo. Este sería su último round, es ahora o nunca, el golpe decisivo. Si no es ahora Mayweather ganara por puntos. A pesar de que Jared se encontraba muy exhausto con un rostro impresentable, él iba a seguir luchando y este sería su último round, un round que lo luchara con el corazón de un guerrero que soporto cada golpe y todas las pausas. Este sería su round.

El duodécimo Round Jared perdió.

Los jueces dieron la evidente respuesta y notificaron que Mayweather había vencido, que alargaba su record, y sumaba otra víctima en el salón de los caídos, como alce pegado en la pared.

Jared quedo humillado, si más dar. 

 

En la noche no logro conciliar el sueño, con tanto golpe recibido sumando las escenas que se recreaban en su cabeza una y otra vez. Esos motivos lo mantuvieron despierto hasta el amanecer, en donde su vuelo partiría para su regreso a su hogar e irse de ese asqueroso lugar.

En el avión pudo conciliar el sueño, dejo descansar su desgastado cuerpo finalmente, se despertó al tener una pesadilla de lo sucedió a noche, maldijo el nombre de Mayweather y se dirigió al baño. Ahí en un diminuto espejo logro ver como se le deshinchaba el ojo, aún estaba bastante mal, pero había bajado el volumen de su noche en Las Vegas.

Cuando se bajó ya del avión lo esperaba su infalible chófer.

—Lo siento mucho Señor Jared.

—No había mucho que hacer.

Jared miraba el paisaje por la ventana y se reprochaba lo sucedió a noche, su taxista le hablaba de diferentes temas, pero Jared no apresaba sus dichos. Cuando iba llegando a su casa recibió un mensaje de su coach informándole de que lo quiera ver en los cuadriláteros el sábado, sin más que hacer, se bajó del auto, se despido y agradeció a su taxista.

Con una maleta en una mano y con la otra las llaves, se paró al frente de su puerta y musito <<no voy a perder nunca más una pelea>>. Se notaba que la frustración que sentía no se iría en un buen tiempo.

Al momento de entrar a su casa, su cara paso por dos expresiones, cara de sorprendido casi esforzando su ojo malo para abrirlo, y la otra con una sonrisa sigilosa que se dibujó en su rostro. Y no encontró nada más satisfactorio que encontrar un ladrón robando en su domicilio; un estúpido ladrón robando en la casa de Jared Parker.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta