cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Enterrado vivo
Reflexiones |
12.09.18
  • 5
  • 2
  • 59
Sinopsis

Al abrir los ojos todo era oscuridad. Al principio no lo entendió, pero al estirar la mano y golpear una superficie sólida a escasos treinta centímetros de su pecho, comprendió que estaba adentro de una caja. Pocos segundos después, al percatarse de las dimensiones de su encierro y la fina tela con la que estaba forrado, la frialdad del terror recorrió todo su cuerpo: ¡era un ataúd!

¡Enterrado vivo! ¡¿Pero cómo llegó ahí?!

Intentando mantener la calma, intentó evocar su último recuerdo: Era de noche y estaba en su habitación, frente a la laptop. Revisaba su estado de cuenta. La tarjeta de crédito estaba a más del 70 por ciento y su cuenta de ahorros asimismo estaba en estado crítico.

¡La pensión alimenticia de su hijo!, recordó de golpe. Ya tenía una atrasada y sabía que la hija de puta de su ex no dejaba pasar oportunidad de joderlo. Además, este mes (¿o era el próximo?) era el cumpleaños de su novia y no tenía idea de cómo ser creativo, práctico y económico al mismo tiempo. (¡Para tu hija nunca te falta, pero conmigo siempre estás contando el dinero!) Tenía que pedir un aumento, lo sabía. Ese fue el propósito del último Año Nuevo, pero bien sabía que sería más fácil sacarse la lotería; el imbécil de su supervisor nunca lo permitiría. Se trataba de un mediocre, pendejo, bueno para nada, aferrado a su puesto obtenido por palancas. El mentecato tenía tanto miedo de que algún subordinado pudiera reemplazarlo que dedicaba día y noche a buscar el menor de los defectos en el trabajo de los demás. Y a propósito de trabajo, ¡Los reportes del último mes no estaban listos! (Más munición para ese mamón). ¡Claro! ¿Y cómo iban a estar listos, si la chingona de su ex le dejaba a cargo del niño los fines de semana, para ella poder disfrutar con su nueva pareja? (¡Tienes que hacer algo al respecto ya! ¡Estoy hasta de no poder ni coger a gusto porque está el niño en el otro cuarto!) Aunque odiara admitirlo, su novia tenía razón, tenía que poner un alto a esa situación. Le estaba afectando en todos los aspectos de su vida. No es que no disfrutara estar con su hijo, por supuesto que ese no era el caso, pero tenía que haber un equilibrio y la potestad compartida debía ser justa para ambas partes, no es posible que…

Meditando sobre estos y otros asuntos, volvió a quedarse dormido.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Interesante, divertido y bien contado. Saludos.
    Jaaa, yo huebiera hecho lo mismo!!! lindo texto bien contado, como acostumbras, o acostumbrabas, hace rato que no entras a deleitarnos con tu pluma.
  • Tras muchos siglos de banal existencia, un vampiro decide que la vida eterna ya no le satisface.

    ¿Quién dijo que no se pude vivir de tus sueños? Gracias a la bendita tecnología, ahora es posible… aunque claro, todo tiene un precio.

    ¿Alguna vez has soñado con alguien y al despertar sientes que te has enamorado de esa persona?

    Una familia disfruta del Domingo de Pascua y todo sería perfecto de no ser por el amargado abuelo.

    Relato sobre la postergación constante de los proyectos personales. No sé si realmente encaja en la categoría Reflexiones, tal vez debería ser en Varios. Ciertamente es un cuento de género fantástico con una moraleja; ya me dirán si funciona o si es demasiado obvio en su intención.

    Noé, un joven hombre de familia, se encuentra a prueba en un nuevo trabajo. No le agrada en lo absoluto, el sitio le pone la carne la gallina, pero la necesidad lo obliga a estar ahí. Este es un relato sobre aquellos empleos que nadie quiere, pero alguien tiene que hacer.

    ¿Y si el infierno sí es como lo pintan?

    Microrelato

    Alicia se mordía las uñas mientras observaba la enorme y tétrica casa frente a ella; algo en su interior le decía que estaba cometiendo un terrible error, que debía regresar cuanto antes, pero su curiosidad era infinitamente más poderosa que su prudencia. O tal vez se trataba de algo más.

  • 21
  • 4.72
  • 29

Comunicador de profesión, escritor por pasatiempo. Entusiasta de los géneros fantásticos, en particular el horror.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta