cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Descomponiéndome
Reflexiones |
06.10.07
  • 4
  • 2
  • 2671
Sinopsis

Pensaré en dos direcciones, como si no me bastase con establecer un camino recto, para mí siempre ha sido necesaria la dualidad, todo parece más auténtico, lo real se asoma a la dualidad, se esconde lo real frente a la unilateralidad, huye de aquello q no se puede sospechar. Sin razón o quizás con cierta desidia me atreveré a decir, tápense los ojos si no quieren empezar a odiarme tan pronto, q mi voz suena dual. Me explico, hablo y mi voz se repite, no se llega a solapar. Al instante q termino de decir, por ejemplo: “la hierba me comió”, vuelvo a pronunciar, esta vez sin hacer el esfuerzo de articular las palabras, entonces, sin ningún tipo de acto voluntario: “la hierba me comió”.
No quiero entretenerme en explicar mi concepto de la dualidad, ya os daréis cuenta hasta donde llega tal concepción q, por otra parte, nadie me otorgó en ningún momento determinado o determinable de mi vida, sí apareció con el tiempo, como algo q yace latente, q cohabita día tras día con uno mismo, hasta q despierta y solo grita: Sí, soy un solitario.

Mi vida pasó y morí, así podríamos resumir mi existencia, y probablemente sea el mejor extracto, intentar explicar detalles o ser conciso solo puede responder a un ímpetu y afán en complicar los asuntos, los asuntos triviales como el q ahora nos concierne, la vida. Disculpad por incluiros como partes implicadas al asunto, pero entenderéis q con alguien debo hablar, hace tiempo q no hablo con nadie, q todo lo q hago lo repito y al fin lo aprendo y lo tomo como costumbre, pues nadie me enseña, y así, pensándolo fríamente, soy como un hombre abandonado al azar en el mismo azar, afirmo: “vivo en el azar“, niego: “en el azar estás acompañado” Y me revienta, me hierve la sangre cuando me doy cuenta q soy, o fui, una víctima del teatrillo q habéis montado, sí, arremeto contra todos vosotros y si pudiera os escupiría a la cara uno a uno, quizás mi dicha fuese mayor al terminar con el último de vosotros.
Creo q poco a poco vais teniendo más argumentos para ir odiándome algo más, lo pretendo y creo q al final, cuando todo termine una vez más, desearéis verme “remuerto”, acogiéndome de nuevo a la beata dualidad.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 145
  • 4.44
  • 428

Puedes visitar mi blog: http://puntoomuerto.blogspot.com.es/

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta