cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
desde que te has ido compañero
Amor |
17.08.21
  • 5
  • 4
  • 349
Sinopsis

Hace ya mas de un año, perdimos a alguien muy querido de forma violenta e inesperada, su mujer y ss dos hijos quedaron devastados, la he visto caer en la pena mas profunda , levantarse y caer de nuevo innumerables veces buscando una explicación que no llega. hace unos días me explico como es vivir con aquella tristeza a cuestas, he intentado interpretarla y compartirla con Uds. porque siento una honda impotencia, nada de lo que yo haga la ayuda , aquello me llena de preocupación y tristeza .

Pasada la media tarde, rasguña mi piel la hierba a medio salir dura y espinosa, la maleza se abre paso ahogando a las flores que intentan salir a la superficie, sesgadas por raíces duras y unos brazos estirados y abundantes que intentan  asirlas y acabar con ellas, es este el pensamiento que tengo mordiendo el durazno que me salpica con jugo dulce los ojos , aquí he estado la ultima media hora perdida entre pensamientos inútiles, dejando vagar la mente en el primer día de primavera de este año maldito, tantas cosas pasaron y tan rápido. He perdido personas entrañables ,he caído en desgracia económica y socialmente, me duele este tiempo aciago prendido de una centuria, como caldo de cultivo de malas nuevas , ya no tengo temor, sino ira, desconcierto, voy rumiando mis malos pensamientos, elucubrando cosas terribles, planificando con malas intenciones pululando a mi alrededor , fijando mi odio , mi angustia y  maldad a cada uno de mis actos, saboreando el sabor metálico que tienen, ese extraño olor a sangre que los precede. Me corroe la angustia mas intensa que una punzada . mas leve que la agonía, interminable,para que te enteres que no me conformo, que hay preguntas sin respuesta , para que el cielo sepa,  Así dreno de a poco mi amargura. esparciéndola a mi paso, acaso por fin me deja . 

Hace días vengo aquí  a que me picoteen las hierbas y me lastimen la piel, hace días que busco un dolor de calibre distinto que reemplace al antiguo, lo diluya, lo engañe y acabe por irse; no es solo sentido en la piel que parece romperse a cada arremetida, es mas profundo, casi óseo, intimo, indescriptible, solapado,  palpitante, lacerante y artero, se aloja en mi de pronto, doblándome por días, dejándome indefensa, triste, enconada .Vengo a cerrar los ojos y hacerme consciente de él, lo muerdo y lo mastico, pero no logro digerirlo, regresa inesperadamente  con una magnitud distinta a cada rebrote, y eterna.

A veces me he dejado llevar hasta el fondo de este abismo espinoso , para culminar por fin aquel trayecto ,pero entonces desaparece por semanas, dejándome inquieta ,malhumorada y maltrecha, paranoica ,cansada, enferma. Entonces me levanto , entonces vuelve  la temperatura a mi piel casi muerta , entonces levanto por fin la cabeza , pero como una marea  alevosa, despiadada regresa; imperceptible, sigiloso, mas incisivo , inevitablemente retrocedo y vuelvo al flagelo a  cerrar de nuevo con llave mi puerta. Cada recuerdo me va abriendo heridas, no logro salir de este estado nebuloso, gélido y tenebroso, en sincronía con el ascendente dolor, las imágenes van despertando, hundiéndose dentro de mi,  cortando y quemando junto con las fotos viejas .

Mas de un año ha pasado y el dolor no  aminora, a ratos me deja exhausta , me da un respiro y regresa con violencia, me encuentra haciendo algún dulce en la cocina o rociando despacio las rosas, en medio de una lectura o cuando me siento a comer , ahí aparece de un sablazo, me golpea como un torbellino y me arroja a un rincón apartado, allí me lleno de llanto hasta el ahogo, allí el suplicio llega  hasta lo mas profundo , allí la tribulación, el martirio al que me entrego, anulada, y quisiera morir, se me oscurece la razón y se disgregan como cuentas de un collar los trozos de mi alma en pena , no soy capaz de rearmarme, permanezco así semanas enteras , asida a los recuerdos que abren mi piel y escuecen , deseando al menos gritar , pero ya ni para eso hay fuerzas . Asi que vengo aquí a este apartado en medio de un basural  a orillas de un riachuelo escuálido y barroso, al borde de la ciudad, rodeada de sitios eriazos, para que nadie me siga o encuentre, me tiendo en la hierba reseca, acepto  las lapidaciones y brutales agresiones en la piel, tal vez si sangrara un poco o se rompiesen  algunas fibras musculares,  el dolor por fin ceda, salga , desaparezca, se evapore , cese el avance de la lava recorriendome . Con esperanza, me tumbo y voy sintiendo la hierba horadando, las rocas penetrando, los trozos de raíz  hundiéndose , presionando y doliendo, me dejo hacer, que duelan, que duelan hasta lo insoportable, que taladren y saquen el humor oscuro que me inunda , que me abran y por fin me desagüen del todo el dolor y la tristeza ,me liberen , me dejen llenar los pulmones , estar quieta , descansar, cerrar los ojos y que todo desaparezca 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Desgarrador y al propio tiempo profundo. Has sabido describir esa tristeza y el dolor subyacente de una forma ciertamente encomiable. Te mando un gran abrazo, Pamela.
    no se si el objetivo de interpretar aquel dolor que he visto se ha plasmado en este texto , pero sé que mucha gente sufre perdidas y tragedias de las que es difícil levantarse dedicado a ellos y a todos los que les rodean e intentan ayudarles
    Un relato desgarrador, en el que tú describes a la perfección lo que significa el dolor de una pérdida. Aunque la persona actúe aparentemente con normalidad, su ánimo se desploma de esta manera... Pero dentro de la desgracia, yo pienso porque he investigado que un algo de energía perdura tras este paaso por este mundo.
    Pocas personas en esta pagina, ponen en fibra literaria los sentimientos mas profundos como tu, Pamela Díaz!. No es facil describir emociones tan vividas, que erizan la piel de quien las lee. Soy mas lectora que escritora, por eso te admiro. Gracias!
  • No voy a mentir, desde que esto empezó yo he pasado mas de una vez por este proceso y no me avergueza admitir que he sentido no solo miedo sino pavor

    ahora que viene el tiempo en que la naturaleza desborda por todos lados recordé que en mi niñez camine muchas veces por un maizal, es sin duda una gran experiencia, por suerte no sufrí lo que esta protagonista , pero estoy cierta que muchas lo han padecido , en honor a esas victimas enmudecidas por la verguenza , y la tradición ,aquellas que guardaron ese dolor y por aquellas que tuvieron que hacer frente a las consecuencias .

    no creo que alguien viviera este proceso con calma , mas aun ,creo que todos los miedos se han paseado prepotentes por nuestros hogares ,nuestros trabajos, nuestra vida , llenándonos de incertidumbre, dolor y rabia

    A quien no le ha pasado....

    Puede que me equivoque pero los encuentros inesperados resultan ser en ocasiones tan importantes y decisivos como el conocer a alguien toda la vida , en honor aquellos amores que nacieron así de la coincidencia y el azar .

    La rutina es como el acido y los miedos como cuerdas desgastadas, que se rompen y sueltan la pesca cosechada, a su paso van esparciendo almas

    la vida es un sin fin de sensaciones emociones y momentos que deben ser vividos a totalidad, nada como un baño de felicidad que renueve todo a su alrededor

    Hace ya mas de un año, perdimos a alguien muy querido de forma violenta e inesperada, su mujer y ss dos hijos quedaron devastados, la he visto caer en la pena mas profunda , levantarse y caer de nuevo innumerables veces buscando una explicación que no llega. hace unos días me explico como es vivir con aquella tristeza a cuestas, he intentado interpretarla y compartirla con Uds. porque siento una honda impotencia, nada de lo que yo haga la ayuda , aquello me llena de preocupación y tristeza .

    A veces, la sensación física es tan abrumadora que nos talla el cerebro dejando una marca indeleble , perdurable y mágica yo que soy tan de piel, que disfruto cada sensación al máximo, me atrevo a invitarles a mi mundo

    ahora que mi país muta política, económica social y sentimentalmente, ahora que enfrentamos cambios tan profundos es que hago esta reflexión nacida de las entrañas atravesadas con lanza y flecha . y peleo esta batalla interna con mis genes y mi descendencia

  • 155
  • 4.57
  • 33

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta