cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Deseo en la playa III #FS
Fantasía |
22.06.19
  • 4
  • 7
  • 398
Sinopsis

Me enzarzo en su cuerpo respirando su masculinidad por mis poros, clavando mis uñas en su espalda, convertidas en espinas para atrapar la felicidad que me proporciona mi pareja de baile.

Se mece, me acuna, da vueltas sobre nuestro universo simplificado en un solo eje circunstancial.

Su beso es un manantial de agua fresca y cristalina de la que bebo al principio, sedienta, como si hubiera encontrado un oasis en medio del desierto. Luego tomo sus labios a pequeños sorbos, paladeando el porvenir de su entrega.

Los demás se transforman a nuestro alrededor en pequeñas velas, cuya llama llena de aire caliente el interior de los timidos globos que las cubren, e inician un lento ascenso hacia los impasibles nubarrones del plomo.

La atmósfera de la playa se llena de cálidos farolillos anaranjados y aquel ejército de ángeles parece que nos quiera llevar el volandas para que nos acoja el firmamento. Levitamos. Mis pies dejan de tocar el suelo. Lanzo un gemido ahogado por el prolongado beso que aturde mis sentidos y me combustiona.

Sus fuertes brazos me sujetan con templanza, al tiempo que acomodo mis piernas tras las suyas, colgandome de su atlético cuerpo.

Manos que ciñen mi cintura, sangre que se amotina en mi corazón. Dedos que enrojecen mi piel, aliento que nubla mi razón.

Somos aire caliente, encendidos por nuestro ardor, quemando oxígeno a bocanadas, mezclando la combustión de nuestros labios. Por eso nos iza la química, sin leyes físicas ni gravedad que valga.

Porque suyo es mi deseo y mio su gozo.

Me separo un segundo y miro sus ojos que son un reflejo feliz de los míos.

Echo después la vista a tierra firme y veo como nos alejamos de la blanca playa, junto con algunos farolillos rezagados.

Puedo ver a la triste soledad como se despide de mí.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 153
  • 4.6
  • 44

Comparto lo que siempre quise ser, lo que soy, lo que nunca seré.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta