cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Despertares
Amor |
01.12.21
  • 5
  • 6
  • 787
Sinopsis

DESPERTARES

           Me gustaba ser el primero de los dos en despertar, abrir los ojos y, una vez rendidas las últimas falanges del sueño, observarla mientras ella seguía durmiendo, ajena a mi escrutinio, retorcido su cuerpo con voluptuosidad bajo el suave cendal que transparentaba su desnudez. Me gustaba que fuera así siempre, pero sobre todo en verano, en el curso de esas mañanas azules en las que uno tiende a amanecer empapado en sudor y pleno de deseo. Solía entonces permanecer un buen rato mirándola, embebecido con el rumor de su respiración suave, absorto en sus muslos blancos, desafiantes, sólidos, y en aquellos hombros que emergían del camisón, uno de ellos casi siempre redimido por el deslizamiento hacia abajo de la fina tira que lo custodiaba.

           Con tal de seguir deleitándome en la geometría que conformaba su cuerpo de amazona, plácidamente mecido por los espíritus del sueño, y dibujar con la vista el relieve que componían bajo la tela sus senos de nácar y, más arriba, el contorno de ese rostro insinuado entre la maraña de pelo negro revuelto que en parte lo cubría, aplacaba cuanto me era posible la tentación de invadirla, dejando así que el apetito de la carne fuese creciendo dentro de mí, cada vez más abrumador, hasta que el hambre llegaba al extremo de hacer inútil toda resistencia, y sólo entonces, cuando mi voluntad se estremecía y claudicaba, cedían los ojos el protagonismo a las manos, a esas manos mías que, espoleadas por el deseo, empezaban a tantear sus provocativas formas de Venus durmiente, suavemente, apenas un roce en el que las yemas de los dedos planeaban sobre la piel desnuda, poco a poco, muy poco a poco. Me excitaba comprobar cómo, aun todavía dormida, su cuerpo respondía a mis caricias y se empezaba a erizar al paso de mi táctil cortejo, cuyo recorrido, aun cauteloso, se iba extendiendo a los más recónditos rincones de su geografía.  

           El guante del sensual asalto lo recogían luego mis labios, que avecinaba yo hasta los suyos para, al tiempo que los humedecían, recibir su cálido aliento. No cesaban pese a ello los dedos en su labor, sino que, en perfecta alianza con aquéllos, seguían su camino abriéndose paso entre la seda del camisón, que con suavidad hacían ascender varios centímetros, los necesarios para explorar el delta donde convergían los celestiales muslos. Sin ropa interior que de embozo hiciera al delicioso edén que allí florecía, los invasores alcanzaban fácilmente su objetivo, el suave, terso, sutil valle que contenía la entrada al Paraíso, donde fustigados por una avidez incoercible perdían ya todo recato, tanteando con felina destreza los pliegues y hendiduras del depilado sexo que, excitado por el contacto, comenzaba a dejar fluir sus adherentes caldos. Todo se volvía entonces humedad y calor, y ella, rendida a mis besos y caricias, empezaba a despertar con ronroneos de gata en celo.

           Me escurría yo acto seguido entre las sábanas y, separando sus muslos, la sujetaba por los glúteos para hundir mi lengua en ese sexo húmedo y palpitante cuyos cálidos flujos me eran ofrecidos. Respondía ella retorciéndose en estremecimientos de puro goce, al tiempo que mi nombre escapaba de su boca escoltado por una legión de estertores y gemidos.

           Poco después, ya del todo despierta, tomaba ella la iniciativa para, tirando de mí hasta emplazarme a su altura, asir con sus brazos mi cuello y fundir nuestras bocas en un beso febril donde, presas del paroxismo más salvaje, se entrelazaban mi lengua y la suya en una lúbrica danza plena de zigzagueos y succiones. Sólo la perentoria necesidad de recobrar el aliento podía poner fin a esa bucal unión, tras lo cual ella, clavándome unos ojos encendidos de lujuria, me hacía girar con un movimiento brusco, como si de una llave de judo se tratara, para tenderme de espaldas en el tálamo y con una maniobra de fiera hambrienta que busca someter a su presa subírseme encima a horcajadas e iniciar sobre mí una cabalgada delirante.

           Suaves al principio, cada uno de los descensos lo remataba con el movimiento que componían sus caderas al rotar en derredor del eje erigido por mi verga, lúbricos círculos que como un poseso me hacían aullar de dicha; iban paulatinamente luego cobrando intensidad sus arremetidas, cada una de las cuales me transportaba a las profundidades de su vientre, en un viaje de aceleraciones y desaceleraciones que sacudía los cuerpos con eléctricos espasmos y que, siguiendo el compás marcado por guturales jadeos, conducía al Nirvana de los sentidos, allí donde éstos terminaban por desbordarse en el paroxismo del orgasmo. Llegaba de este modo el definitivo frenesí, la apoteosis final en que, entre convulsiones, arqueaba ella hacia atrás la espalda para en sus entrañas recibir mi esencia, el glutinoso néctar vital en que yo me derramaba con plena fruición.

           Tras la explosión de placer, desuníamos nuestros cuerpos y, exhaustos, quedábamos tendidos el uno junto al otro, agarrados de la mano y perdida la vista en el enjalbegado techo de la habitación. Ninguno decíamos nada, roto tan solo el silencio por las entrecortadas respiraciones a través de las que iban reponiéndose nuestros pulmones del previo derroche de oxígeno.

           Minutos después la voz de ella me devolvía a la realidad: tenía que irse. Si todo iba bien, podríamos volver a pasar una noche juntos dentro de algunas semanas, cuando el idiota de su marido tuviera que salir de nuevo en viaje de negocios.

           Confiaba ser de nuevo yo entonces el primero en despertar.  

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Son esos los más excitantes despertares después de una subversiva noche de placer bendecida por el verano, que tienden a hacer olvidar cualquier sentimiento de culpa hacia la víctima. Saludos, Mario.
    Hacía tiempo que no leía tal derroche de sensualidad junto, Mario. Dibujas con letras imágenes y sensaciones con gran elegancia y para qué decirte otra cosa... me ha gustado mucho. La escena se corresponde con el final, de otro modo pienso que no sería creíble. Un beso!
    "Despertares".....un relato donde el centro de atención para el lector, es la descripción de una experiencia, quizás temprana, que expresa las maneras de estímulos de sentimientos sexuales , con un erotismo exacerbante y que encierra la oportunidad a una infidelidad. Saludos fraternales Mario.
    Esto si que es hermoso, aunque no el hecho de vivir en una mentira!! gracias por tu valoración!
    Disculpa lo de abajo que el ordenador me ha hecho un poco el tonto. Decía que éss son las mejores aventuras; solo que suceden muy de tarde en tarde, porque las mujeres suelen ser muy conservadoras. Has disfrutado de lo lindo escriendo este relato; que es un buen relato que con toda seguridad muchos no podrán dormir por la noche. Mi anterior relato de la CONEXIÓN... si fuera algo oficial la gente lo creería más. Pero pienso que esto al viejo sistema no le interesa porque tiene una mentalidad antigua, del siglo XlX.
    ¡Esasm esas son las mejores aventuras
  • Una de mis escasas incursiones en el género del terror. Espero que os guste

    Escribí este cuento allá por el año 2002. Lo comparto ahora con vosotros

    Aunque no suelo prodigarme mucho en lo que a versos se refiere, teniendo en cuenta que hoy es el día mundial de la poesía, qué menos que aportar mi pequeño grano de arena. Lo dedico especialmente a todas aquellas mujeres cuyos ojos son de color marrón. Hay mucha poesía enfocada a los ojos azules, verdes o negros, pero no tanta para ensalzar los ojos marrones, que son asimismo muy bellos. De modo que aquí va mi modesta contribución personal

    Publico este relato, escrito hace ya años, porque acabo de leer "El hombre y el páramo", de mi admirada Ana Pirela, y me lo recordó. Así que lo extraigo del baúl de los cuentos perdidos para compartirlo con vosotros

  • 40
  • 4.7
  • 10

Parafraseando a Benedetti, puedo decir que escribo porque me resulta imposible no hacerlo. En realidad, escribir es el único medio con el que consigo exorcizar esos puñeteros demonios que se empecinan en colarse por debajo de la piel para darle bocados al alma. Serán cabrones

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta