cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
DESTINO GRIEGO
Reales |
17.06.09
  • 3
  • 1
  • 1315
Sinopsis

Ella yacía tumbada boca abajo sumida en un profundo dormir...
La mañana se había colado en mi mal soñar recordándome que justo al lado, en la habitación de la derecha, dormía mi amiga Laura (cosa poco habitual en mi hogar). Eso me hizo despejarme de mi recién despertar casi de inmediato. Un poco de agua para limpiar mi rostro de parásitos en formato de legañas y mucosidades; cepillé los dientes para poder morder mejor y refrescar el amargo aliento nocturno y me inserte ligero y silencioso como un lince en la habitación de mi destino femenino.
Allí estaba ella, mostrándome su desnudez e inocente figura postrada boca abajo con el delicioso relieve de su culo creciéndose majestuoso ante mis ojos. No lo dudé un instante, me despojé de mi maltrecho calzoncillo y dejé al descubierto mi pene erecto, mi músculo fantoche apuntando con firmeza hacia el culo de mi amiga. Ella parecía dormir profundamente, podía apreciar su respirar relajado y profundo. Me metí por uno de los lados en la cama y me deleite unos instantes con el orgasmo visual que aquel cuerpo desnudo me ofrecía. La sangre se apretaba en mi polla otorgándole a ésta un tamaño nada común, si lo comparamos con los múltiples momentos de masturbación bohemia y rutinaria. No podía perder más tiempo. Comencé a deslizar mis manos por su espalda, a acariciar toda ella con suavidad mientras me apretaba y acercaba mi sexo contra su cuerpo. Ella no parecía existir, estaba como ausente, como si se hubiese dejado el cuerpo en la cama y su mente y alma estuvieran en otro sitio. Bajé la mano hasta su culo y lo abrí, separé minuciosamente sus nalgas con la seria intención de introducir los dedos en su ano, en su puerta mágica... Así lo hice, deslice mis dedos por su clítoris comprobando que estos comenzaban a mostrar un estado de humedad y excitación como si del tacto de un boletus recién cortado bajo la lluvia se tratase; mientras su respiración se iba haciendo más entrecortada y profunda.
Sin prisa pero sin pausa, me coloqué encima de su culo, con mis piernas rodeando las suyas. Abrí sus nalgas una vez más y deje caer de mi boca toda la saliva posible con una puntería casi milimétrica. Comencé a repartir la saliva por la zona introduciendo uno de mis dedos en su ano, ella ya no disimulaba su excitación, comenzaba a buscar con su mano mi polla. Su coño dilatado y jugoso colaboraba en la lubricación y sin más miramientos llevé mi envite hasta la entrada de su oscuridad; apreté con el dedo gordo sobre la punta (igual que lo hacían en tantas y tantas películas italianas con finales griegos) y suavemente me introduje en éste mientras ella emitía un gemido agudo y se agarraba con fuerza a las sabanas.
Unos delicados movimientos iniciales para abrir camino, y deje caer mi peso sobre ella hasta meterme entero por su ano. Seguí empujándome contra su culo de menos a más para posteriormente acabar arremetiendo con dureza sobre “él”. El orgasmo estaba próximo, la textura prieta de su culo me llenaba de placer. Ella gemía y me pedía insistentemente que le follase, no podía defraudarla, así que decidí salirme de su delicioso escenario griego para meterme en su caverna elástica (limpiando el estilete, si, limpiándolo para evitar post-picores y demás posibles “demoños” y “ranca-demoños, y ni que decir tiene que con cordón policial alrededor de mi sexo protegiendo el planeta).
Ella se colocó a cuatro patas o cuatro piernas, o cual yegua encelada… Tomó mi polla con una de las manos y se la tragó entera. Me agarré a su culo y comencé a empujar con fuerza sobre este metiéndome dentro de su coño hasta más allá del final de mi pene. Los gemidos se crecían en la habitación mutuamente. Ella no paraba de frotarse el clítoris mientras yo le arremetía con fuerza... Me anuncio su inminente orgasmo, acelere un poco más mis arremetidas hasta que ella rompió a gemir y se corrió... Seguí empujando un poco más hasta apurar mi muerte, y cuando estaba a punto de vaciar mis testículos desiguales, me salí, ella se dio la vuelta rápidamente, y con una soltura casi profesional, agarró mi cerebro con la mano, lo desnudó de su traje de látex y se lo llevó a la boca, donde en escasos segundos eyacule una importante cantidad de liquido procreador, licor de primate, orujo de “homo”, savia de “australopithecus” , espesor deslizante, bocado de salmón, amargura de verano, saboreo agridulce… semen. No salió una sola gota de su boca, todo se quedo dentro. Después los dos quedamos rendidos, tumbados en la cama, el uno junto al otro, como si nos amasemos y.... Ella me dijo: "joder, me has despertado violándome..."
Quizá fue cierto, pero que todas las violaciones fueran así ¿no? Con final en abrazo improvisado, cigarro, caricias a seis manos y repetición de las mejores jugadas consumando de nuevo una, dos, tres o incluso dos o una veces el acto….

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Al final el tío se hace de la picha un lío contando las repeticiones de la jugada, pero eso es lo de menos. Una buena escena sexual. Y vaya con la frasecita de la amiga Laura al despertar xD.
  • A veces es necesario coger distancia para despertar y salir de ese letargo que te tenía atrapado en el tiempo, como Bill Murray en el día de la marmota. Recuperas el olfato, el gusto, los sentidos y te apetece tocar, saborear, ver, sentir, disfrutar... vivir...

    Es tiempo de copiar y pegar, de ver la vida pasar tras el cristal templado de un teléfono móvil o tableta digital, desde el anonimato de un perfil vacío, tras las cortinas... Confinados y confitados, envasados al vacío....

    Todos los caminos conducen a Roma (Amor, si lo lees al revés), basta con dejarse llevar, con vivir tu vida, aunque esta esconda diferentes caminos en uno mismo, aunque esa vida esté llena de aventuras paralelas y secretos a gritos.

    A menudo, la felicidad se confunde con normalidad disfraza de rutina, y se hace bueno aquello de "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer"...

    Todo salta por los aires cuando la normalidad se convierte en incertidumbre y lo que pensabas que era una vida plácida y feliz, no es más que un espejismo de felicidad fotocopiada, disfrazada de conformismo...

    Cuando el deseo y las ganas son más fuertes que el sentido común; te ciegan obviando la realidad... Los ensueños y las fantasías se agolpan y nada es imposible (o eso crees). ¿Quién no ha pagado una fanta alguna vez? O cientos de fantas...

    La sala de un cine es el escenario perfecto para dejar que fluya la pasión y se resuelva la tensión sexual de dos personas en fase de descubrimiento. Se atraviesa esa línea morbosa que en numerosas ocasiones imaginaste, pero que nunca llegaste a experimentar... Y todo aderezado con el delicioso sabor de una botella de gominola,.

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas". Dicho libro está compuesto por una serie de relatos, reflexiones, rutas y batallas, que el autor ha ido publicando en su web: www.rutasybatallas.net

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas". Dicho libro reúne una selección de textos publicados en la web: www.rutasybatallas.net

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas". Dicho libro esta compuesto por relatos, reflexiones, rutas y batallas, que el autor ha ido publicando en su Web: www.rutasybatallas.net con la bicicleta y los viajes como principal protagonista.

  • 25
  • 4.59
  • 9

Qué sé yo...

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta