cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Detector de infidelidad
Humor |
07.09.20
  • 5
  • 3
  • 158
Sinopsis

—¡Vengan! , ¡Vengan! , ¡aprecien el último invento traído de la moderna capital! Gritaba un hombre un tanto pintoresco. Doña Martha, que se encontraba sentada en el porche de su casa tejiendo diversos trapos, estiró su cuello para lograr avistar aquello que ofrecía el hombre, pero el tumulto y jolgorio ya formado no le permitían ver lo que ofrecía: —¡Observen! —dijo quitando la tela de aquel objeto, descubriendo una especie de rectángulo con tapa arqueada y con orificios para insertar monedas—, esto es el mejor invento jamás visto. Un detector de la infidelidad. Por una moneda podrán observar el objeto más hermoso, más brillante, con decorados jamás visto por el hombre y hecho de un material tan moderno que sólo permite que aquellos ojos fieles puedan verlo —Un rebullicio se formó de inmediato entre los presentes, acabando al escucharse de nuevo la voz del hombre— A ver, ¿un voluntario? —todos comenzaron a esconderse y algunos se retiraron—. !usted! —dijo el hombre señalando a una joven mujer; Doña Rebecca. Quien distraída por la reacción de la gente, la agarraron de infraganti, sobresaltándose al escuchar aquella voz apuntándole—, Venga acérquese. Hoy usted podrá apreciar con sus propios ojos si ha sido o no una persona fiel. La mujer presionada por las miradas de las personas aceptó. Con su corazón acelerado se acercó a aquella máquina, mientras sus ojos escudriñaban todo el gentío hasta dar con su objetivo: su marido. La observaba adusto esperando el resultado de aquella prueba. El hombre sacó de su bolsillo una moneda y la insertó en la máquina. Esta vibró y emitió unos tintineos, abriendo la tapa ante la mirada perturbada de Doña Rebecca. Sus ojos estaban bien abiertos y sus pupilas dilatadas. Mientras trataba de tragar un miedo que su boca seca no le permitía. La tapa se volvió a cerrar escuchándose la voz del hombre: —A ver ¿pudo o no pudo ver el maravilloso objeto? Doña Rebecca miró a su alrededor angustiada, dando con la cara de su esposo. —Si, si, es hermoso —dijo de inmediato—, es algo tan maravilloso e inexplicable. —¡Allí tienen queridos amigos, la máquina funciona! Todos comenzaron a aplaudir, incluso el esposo de Doña Rebecca. Enseguida una fila de parejas se formó. Saber si eran o no fieles, les garantizaba el futuro de sus amoríos. Doña Martha que había escuchado todo aquello, seguía atenta ante lo que ocurría a sus ojos. Las parejas al ver aquel objeto dentro del cofre salían con los rostros pálidos pero con unas sonrisas casi dibujadas con esfuerzos, que no cambiaban siquiera al explicar lo que habían visto. Unos decían que era redonda como una naranja, otros que tenía forma de cisne, otros incluso le vieron perlas y diamantes tan brillantes como el sol. Eran tantas las descripciones que llegaban a oído de Doña Martha, que en su mente no se podía imaginar la forma de aquel objeto, más nadie, se atrevía a contrariar las nuevas descripciones por más absurdas que parecieran. Caída la noche llegó su esposo Don Cipriano. Doña Martha le llevó la cena y lo observó: Leía la prensa y siquiera volteó para mirarle. Se había vuelto amargado y distante, por lo que la relación se descuidó y se destruía cada día. —¿tienes otra verdad? Su esposo bajó la prensa y la observó con cara interrogativa. —!Que carajos dices mujer! —Que tienes una amante. Por eso ya no me ves, no me tocas. Tienes a otra —dijo entre lágrimas. —¡Que carajos voy a estar teniendo a otra! A penas me alcanza para mantener este hogar. Doña Martha firme y tensa, con voz fuerte le contestó: —Si es así, vayamos a la máquina, así saldremos de dudas—, ella no tenía nada que temer. El hombre la observó con una sonrisa irónica. —¿la máquina de la infidelidad que hablan en todo el pueblo? No mija, esas son puras pendejadas. —pues no lo es. He visto con mis propios ojos su resultado. —¡Bueno qué carajos! Si eso te quita el tema, pues hagámosle —dijo al ver la determinación de la mujer. Ambos salieron y se fueron directo a la máquina. Don Cipriano sacó la moneda y la insertó. La máquina empezó a vibrar, a tintinear y luego comenzó a abrir poco a poco la tapa. Ambos se acercaron y observaron. Doña Martha abrió bien sus ojos al no ver nada. Los aclaraba restregandoles con los nudillos y nada. Será que había sido infiel, será que contaba aquellos días donde en su colosal soledad y ebriedad de libido complacía sus deseos carnales por sí sola. Seguro su esposo si lo veía. Cómo haría para concordar sus descripciones con la de él. Miró a su esposo buscando un consuelo, viendo cómo él miraba aquella máquina: ceño fruncido y boca arqueada. El viejo la miró. Su cara seguía con rasgos toscos y llena de interrogantes: —Parece una vasijilla —le dijo átono. —si, muy similar a la que tenía tu abuela —le respondió de inmediato ocultando su pena. Se retiraron en la silente noche sin hablar más del tema.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • si llegaran a inventar esa máquina hay que comprar la patente y destruirla por completo.... no vaya a ser que de verdad funcione.....
    Muchas gracias. Un gusto que le haya gustado. Saludos
    Hala Henry. Bienvenido a la página. Muy buen relato donde describes muchas situaciones de lo vida en los pueblos, sus gentes y costumbres. Me ha gustado como la contaste. Un gran abrazo y continúa escribiendo mucho.
  • Ha comenzado la nueva temporada de DeadlyFire, el torneo a muerte clandestino mas famoso del mundo, organizado por la corporación Kromos. Samanta, escogida como principiante para participar en el torneo, es secuestrada y encerrada para su entrenamiento. El cual deberá llevar a cabo en contra de su voluntad si quiere sobrevivir. Ganar el torneo es la unica opcion para su liberación

    Ha comenzado la nueva temporada de DeadlyFire, el torneo a muerte clandestino mas famoso del mundo, organizado por la corporación Kromos. Samanta, escogida como principiante para participar en el torneo, es secuestrada y encerrada para su entrenamiento. El cual deberá llevar a cabo en contra de su voluntad si quiere sobrevivir. Ganar el torneo es la unica opcion para su liberación.

    Cuando se cierran los ojos pueden ocurrir eventos inexplicables a nuestro alrededor, eventos que solo por podemos sentir y escuchar, eventos que jamás veremos por medio de nuestros ojos.

    Luego de perder comunicación con su padre. Marceline decide ir a visitarlo a su mansión. Encontrándose con una serie de eventos que le hicieron de su noche su peor pesadilla

Amante de la escritura. Fanatico de la lectura

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta