cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Día dos, Dubrovnik
Amor |
12.11.21
  • 5
  • 2
  • 449
Sinopsis

Baje y subí escaleras sin fin...

Dubrovnik día dos

 

La noche en el hotel, fue espectacular!!! Y lo que me llamó la atención

Es el nombre.”Hotel Argentino” pero no pregunté el porqué del nombre, 

Simplemente me zambullí en una cama enorme, y mirando unas cortinas azules, como el mar, que protegían un balcón, me quedé dormida… 

A la mañana siguiente, me vestí apresuradamente, y pasé de largo el desayuno, mi urgencia era llegar a la ciudad acorazada.

Caminé un trecho por una vereda, que me daba un poco de vértigo, ya que había como un acantilado, con muchos aloes Vera, muy grandes que luego al llegar a casa pinté para no olvidarme ese lindo momento.

Pero de repente para llegar a la ciudad, había que bajar una escalera de piedra muy empinada, que los lugareños, subían y bajaban corriendo como apurados, hablando entre ellos, sin faltarles el aire como a mí, que por esa época fumaba bastante.

Por fin llegué, a otra escalera y así, por fin, me dí cuenta que solo había una calle plana, y esa era la Strada, todo el resto, restaurantes y tiendas, estaban ubicados escaleras arriba o

Habrías un portón, y adentro había toda una construcción que partía de las escalinatas que no se veía,desde afuera…

Yo intenté mirar curioseando todo lo que para mí era tan extraño.Entré a lo9s negocios, 

Miré souvenirs, joyas, que nunca compré y pinturas que solo miré, pero todo fuera del alcance de mi bolsillo.

Era la semana de la Virgen, y eso significaba, “fiesta”, en las calles había obras de teatro

Y orquestas que tocaban, para los lugareños y los turistas…

Ya a esta altura, había tomado un café en un barcito en la consabida escalera, pero como era tan fuerte y yo no estaba acostumbrada, tenía los ojos como dos monedas, que no podía cerrar aunque quisiera, así que seguí con toda la energía hasta que decidí parar, 

En un restaurante,me senté en una mesita, a cuyo lado había una grande llena de Alemanes riéndose a carcajadas... yo esperé al mozo sintiéndome como que estaba en un cine observando una hermosa película.

Al llegar el mozo, le hice mi pedido y me trajo una copa,con mariscos y un riquísimo vino blanco….(continúa)

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 60
  • 4.66
  • 9

Me gusta escribir sobre las relaciones y vínculos humanos.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta