cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Diario de Coronavirus
Reales |
18.05.20
  • 5
  • 1
  • 67
Sinopsis

Todo salta por los aires cuando la normalidad se convierte en incertidumbre y lo que pensabas que era una vida plácida y feliz, no es más que un espejismo de felicidad fotocopiada, disfrazada de conformismo...

Diario de Coronavirus:

Día 1:

El gobierno de España ha decretado el estado de alarma, y nada, parece que tenemos que quedarnos todos en casa. He ido al supermercado a comprar algo de comida, y aparentemente estaba todo tranquilo, algún jubilado forcejeando con el papel higiénico, la carnicería con bastante público… pero nada especial. He comprado un poco de todo, para tener provisiones para una semana, al menos. En casa estamos todos tranquilos, haciendo cosas juntos, como cocinar, hemos hecho un bizcocho de chocolate con naranjas, después hemos hecho el amor sobre la encimera, con las manos aún embadurnadas en harina… soy tan feliz…

Día 2:

Vaya, parece que ya queda poca comida, debí calcular mal, porque hice compra para casi una semana y solo ha pasado un día, tendré que ir mañana a por más cosas. El gobierno ha vuelto a salir en directo informando de la situación, el ejercito y las fuerzas de seguridad del estado, van a tomar el control del transito en las calles, solo se puede salir exclusivamente a por comida y poco más. La cosa se pone fea, pero todo sea por la salud de todos. En casa hemos tenido la primera discusión, ha sido por una tontería, no nos hemos puesto de acuerdo sobre a quién le tocaba fregar y recoger la cocina, al final hemos hecho de comer unos macarrones con chorizo, en plan rápido y después de comer yo me he subido al cuarto y ella se ha quedado abajo. A veces hay que dejar que corra el aire un poco.

Día 3:

No nos queda papel higiénico, he tenido que ducharme después de cagar para limpiarme. Tengo que salir a comprar sin falta. Hemos vuelto a discutir en el desayuno, solo quedaba una rebanada de pan para tostar y los dos la queríamos. Hoy para comer, que cada cual se haga un sándwich, no es necesario cocinar todos los días, se pone todo perdido. Me he masturbado en el baño, a veces uno necesita su momento en soledad… El gobierno ha vuelto a salir en televisión, dicen que al menos tenemos que estar aislados durante 15 días, han explicado una serie de medidas de choque para frenar la propagación del virus, parece de película de terror… En el móvil no paran de entrar vídeos y chistes sobre la situación, y por Internet circula una iniciativa para que salgamos hoy a las diez de la noche a aplaudir desde las ventanas y balcones por el trabajo que están haciendo los sanitarios de todo el país. Acabamos de salir al balcón a aplaudir, ha sido super emotivo, estaba todo el mundo emocionado gritando “Viva la Sanidad Pública” y “Viva España” …

Día 4:

He salido a comprar, y en la calle hay mucha gente saltándose el aislamiento, veo a ciclistas por la calzada, personas paseando con perros y sin ellos… No sé, no parece que estemos ante una crisis sanitaria nacional, me parece poco serio. En el supermercado hay una cola que da varias vueltas a la manzana, pero tengo que aguantar porque estamos sin papel higiénico y apenas queda comida. No he podido comprar el papel higiénico, había varios grupos de personas mayores armadas llevándose todo, he tenido que comprar unas esponjas de ducha para que al menos podamos lavarnos después de cagar. Tampoco quedaban toallitas húmedas ni papel de cocina, es de locos. Hemos vuelto a salir al balcón a aplaudir a los sanitarios, esta vez algunos gritaban que viva también la guardia civil, y otros que vivan los camioneros. Por internet hay una iniciativa para que también se aplaudan a los fabricantes de papel higiénico, que tanta falta hacen en estos momentos de crisis nacional. En casa apenas nos hablamos, solo por WhatsApp, si nos tenemos que decir algo, aunque estemos en la misma habitación, nos mandamos un mensaje de texto o de audio.

Día 5:

He vuelto a fumar, empecé anoche, esta mañana he ido al estanco o por un cartón entero y luego me he pasado por el supermercado a por una botella de whisky, en estos momentos tan complicados, no viene mal una copa de vez en cuando. Estoy pensando en adoptar un perro, creo que nos podría venir bien en casa en estos momentos de soledad, además se puede salir a pasear con ellos, eso sí está permitido. Son las nueve de la noche y estoy borracho, me he cascado media botella de whisky, en breve tenemos que salir al balcón a aplaudir… Ya es la hora, no he podido evitar asomarme y gritar: “Hijos de puta” mientras todos aplaudían. La gente ha empezado a insultarme y al final he tenido que meterme dentro.

Día 6:

No aguanto más, hemos discutido hasta el punto de que hemos decidido dejarlo, pero no podemos salir a la calle, tenemos que seguir juntos en casa, además tampoco tenemos a dónde ir. Vamos a dormir cada uno en una habitación y hemos separado la comida de la nevera en dos partes, cada uno con lo suyo. He salido a comprar más whisky y tabaco, en casa no puedo estar sin echar un trago. La barba me ha crecido considerablemente en tan solo una semana, y el pelo, parezco Tom Hanks en la película de “Naufrago”. Al final no llegué a adoptar un perro, pero he cogido un muñeco que tenía de adorno y le he puesto nombre, se llama “Foreman”. La verdad es que me hace compañía, por lo menos me desahogo y sabe escuchar. Por WhatsApp ya no me habla nadie, ayer me emborraché de nuevo y les mandé a todos a tomar por culo, me hice fotos de la polla fuera y el culo y se lo mandé hasta al grupo de mi familia. La vida no tiene sentido… Estoy pensando en lanzarme por la ventana esta noche, cuando salgan todos a aplaudir, no lo soporto más.

Día 7:

De hoy no pasa que me tire por la venta.

Día 8: Mañana me tiro por la ventana

Día 9, 10, 11….

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • ¡Caramba vaya diario! Y qué problema lo del papel higiénico ¿eh? jejeje. Estoy seguro que lo que cuentas en el diario lo habrá vivido mucha gente. Y desengáñate, la convivencia con el sexo opuesto es siempre difícil, y en muchos casos imposible. Pero en situaciones así lo mejor es no hacer un castillo de un grano de arena por asuntos domésticos. Bastante tenemos con la que nos ha caído encima. Yo no veo nada claro el volver a la normalidad. Al menos hasta que salga un medicamento, o una vacuna.
  • Es tiempo de copiar y pegar, de ver la vida pasar tras el cristal templado de un teléfono móvil o tableta digital, desde el anonimato de un perfil vacío, tras las cortinas... Confinados y confitados, envasados al vacío....

    Todos los caminos conducen a Roma (Amor, si lo lees al revés), basta con dejarse llevar, con vivir tu vida, aunque esta esconda diferentes caminos en uno mismo, aunque esa vida esté llena de aventuras paralelas y secretos a gritos.

    A menudo, la felicidad se confunde con normalidad disfraza de rutina, y se hace bueno aquello de "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer"...

    Todo salta por los aires cuando la normalidad se convierte en incertidumbre y lo que pensabas que era una vida plácida y feliz, no es más que un espejismo de felicidad fotocopiada, disfrazada de conformismo...

    Cuando el deseo y las ganas son más fuertes que el sentido común; te ciegan obviando la realidad... Los ensueños y las fantasías se agolpan y nada es imposible (o eso crees). ¿Quién no ha pagado una fanta alguna vez? O cientos de fantas...

    La sala de un cine es el escenario perfecto para dejar que fluya la pasión y se resuelva la tensión sexual de dos personas en fase de descubrimiento. Se atraviesa esa línea morbosa que en numerosas ocasiones imaginaste, pero que nunca llegaste a experimentar... Y todo aderezado con el delicioso sabor de una botella de gominola,.

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas". Dicho libro está compuesto por una serie de relatos, reflexiones, rutas y batallas, que el autor ha ido publicando en su web: www.rutasybatallas.net

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas". Dicho libro reúne una selección de textos publicados en la web: www.rutasybatallas.net

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas" recientemente "Autoeditado" por Javier Pérez Domínguez con (Acuman). Dicho libro reúne una serie de relatos, reflexiones, rutas y batallas que se han ido publicando en la web del autor: www.rutasybatallas.net con la bicicleta, los viajes y las reflexiones como principales protagonistas.

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas". Dicho libro esta compuesto por relatos, reflexiones, rutas y batallas, que el autor ha ido publicando en su Web: www.rutasybatallas.net con la bicicleta y los viajes como principal protagonista.

  • 24
  • 4.53
  • 280

Qué sé yo...

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta